viernes 28, enero 2022
spot_img

Gobernador mexicano pide apoyo federal para imponer el orden en Michoacán

Morelia (México), 22 dic (EFE).- El gobernador del suroccidental estado mexicano de Michoacán, Salvador Jara, pidió hoy al presidente Enrique Peña Nieto apoyo federal para imponer el orden en tres municipios donde proliferan civiles armados.

Jara hizo el anuncio sobre la solicitud de apoyo en su residencia oficial tras recordar el enfrentamiento que protagonizaron grupos de civiles el pasado 16 de diciembre en el municipio de Buenavista Tomatlán, donde 11 personas murieron, entre ellas Manuel Mora Moreno, hijo de Hipólito Mora Chávez, fundador de los grupos de autodefensa en el estado.

El gobernador dijo que es necesario que los michoacanos transiten de la cultura de las armas a la de la paz para evitar más «sangre derramada».

Explicó que pidió el apoyo del Ejército Mexicano, la Policía Federal y de otras corporaciones nacionales para detener a cualquier persona armada en La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán, así como en el poblado de La Mira, municipio costero de Lázaro Cárdenas, y en Apatzingán, en el municipio homónimo, principal bastión del grupo criminal de los Caballeros Templarios.

«He decidido solicitar la intervención de las fuerzas federales, del Ejército y la Policía Federal, para que coadyuven con el estado en la pacificación de la región y en la instauración de un pleno Estado de derecho. Es inaceptable que haya civiles armados en Michoacán; no vamos a tolerarlo y actuaremos para iniciar el desarme de cualquier persona o grupo», dijo Jara en un mensaje a los medios.

El enfrentamiento del 16 de diciembre ocurrió cuando más de 80 civiles encabezados por Luis Antonio Torres «el Americano», líder de uno de los grupos de autodefensa antagónico al de Hipólito Mora, atacó una barricada de este último en la comunidad de La Ruana.

En el ataque murieron seis seguidores de «el Americano» y cinco de Mora, quien en febrero de 2013 tomó las armas para hacer frente a los Caballeros Templarios, lo que provocó que civiles de al menos 20 de los 113 municipios de Michoacán hicieran lo propio para enfrentar a los criminales.

El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto intervino en Michoacán en enero pasado con miles de tropas y agentes federales para restaurar la legalidad en el estado ante el avance de las autodefensas y las actividades de los Templarios.

El 7 de marzo aparecieron asesinados en un camino rural de Buenavista Tomatlán dos presuntos sicarios de los Templarios que se infiltraron en el grupo de autodefensa de «el Americano».

Torres acusó a Mora del doble crimen, por lo que el fundador de las autodefensas fue detenido el 11 de marzo pasado y liberado por falta de pruebas el 16 de mayo.

El 10 de mayo de 2014, el comisionado federal para la seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, anunció la legalización de los grupos de autodefensa mediante su incorporación en la Fuerza Rural, una corporación policial creada con ese propósito.

Torres y Mora inscribieron a sus seguidores, pero el pasado domingo 14 de diciembre las autoridades notificaron a 300 miembros del grupo de «el Americano» que no aprobaron exámenes de control y confianza, lo que provocó que protagonizaran bloqueos de carreteras en nueve municipios.

Habitantes de la región de Tierra Caliente, a la que pertenece Buenavista Tomatlán, vinculan a los 300 civiles reprobados con el grupo armado de «los Viagras», una agrupación de sicarios que sirvió por tres años a los Templarios.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias