viernes 28, enero 2022
spot_img

Crece en Alemania la resistencia a actos islamófobos

Berlín, 23 dic (dpa) – Más de 20.000 personas se manifestaron en la noche del lunes en Alemania para protestar contra los actos islamófobos del movimiento Pegida que se realizan desde hace algunas semanas en Dresde y otras ciudades del país.

En Múnich, por lo menos unos 12.000 manifestantes acudieron a la convocatoria de artistas, intelectuales y organizaciones de ayuda a refugiados en repudio a las marchas de xenofobia que comenzaron hace dos meses y medio en Dresde, en el este del país, y se han extendido a otros puntos de Alemania.

También tuvieron lugar protestas en Bonn, donde por lo menos 2.500 personas marcharon a favor de mayor tolerancia frente a unas 200 que expresaron su temor a la «islamización de Occidente».

En Kassel, en el centro del país, más de 2.000 manifestantes salieron a protestar contra un centenar de derechistas y en Würzburg fue medio millar contra unos 200 simpatizantes de los autodenominados «Europeos patrióticos contra la islamización de Occidente» (Pegida, por su acrónimo en alemán).

En Dresde, la ciudad donde nació este movimiento islamófobo, la décima marcha convocó a un récord de 17.500 personas, 2.500 más que el lunes pasado. Los organizadores habían llamado a los manifestantes a cantar juntos villancicos navideños, pero el acto acabó en calumnias a la «prensa mentirosa», a los «políticos traidores» y diatribas hacia los «extranjeros criminales».

Al mismo tiempo, unas 4.500 personas marcharon contra el racismo en Dresde y unas 400 participaron en un oficio religioso ecuménico en una iglesia de la ciudad.

Las protestas convocadas por Pegida, en las que participan ciudadanos comunes pero también militantes de extrema derecha, se dirigen fundamentalmente contra la supuesta «islamización» de Alemania y el actual régimen de asilo político.

Sociólogos ven en ellas el miedo difuso de mucha gente de caer en la escala social y la ira contra los políticos que al parecer no toman en serio sus temores.

«Lo que parece racismo es en realidad un conflicto social», señaló en declaraciones a dpa el politólogo de la Universidad de Dresde Werner J. Patzelt. El experto opinó que el tema es delicado porque se mezcla con el conflicto cultural que supone para muchos la llegada de refugiados del mundo islámico.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias