viernes 28, enero 2022
spot_img

El recurso al veto por parte de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad y Palestina

El derecho al veto del que dispone Estados Unidos en el seno del Consejo de Seguridad ha permitido históricamente evitar que se vote sobre acciones realizadas por Israel en Palestina. Varias voces han hecho saber que el “veto automático” de Estados Unidos para proteger a Israel es contraproducente y que es menester que en este segundo mandato, la administración del Presidente Obama cambie su accionar.

En estas últimas semanas del año, diversos sectores solicitaron a Estados Unidos que no recurriera al veto de cara a la presentación de una resolución en el seno del Consejo de Seguridad sobre Palestina (ver por ejemplo llamado de la ONG Jewish Voice for Peace). Como bien se sabe, se trata de un privilegio que ostentan desde 1945 los cinco Miembros Permanentes del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) para evitar que el Consejo lleve a votación una propuesta de resolución. En caso de no ejercer su derecho a veto, Estados Unidos permitiría una votación entre los 15 integrantes. Notemos desde ya que el permitir la votación no abre la puerta a una adopción automática del texto en caso de obtener una mayoría a favor:  para ser considerada como adoptada, la decisión del Consejo de Seguridad debe contar con al menos 9 votos, incluyendo el voto afirmativo de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, según reza el artículo 27 de la Carta de las Naciones Unidas.

Un estudio publicado en el Anuario Colombiano de Derecho Internacional (Nota 1) indica que para el período 1984-2007, Estados Unidos recurrió 32 veces a ejercer su veto de manera solitaria en el seno del Consejo de Seguridad. De estos 32 vetos, 25 de ellos se relacionan directamente con textos sobre acciones armadas u otras acciones de Israel en Gaza, en Cisjordania o en el sur del Líbano (ver tabla insertada en el precitado artículo, pp. 78-82). La primera vez que la administración del actual Presidente Barack Obama recurrió al veto para evitar una resolución de este tipo fue el 18 de febrero del 2011 (ver nota de The Guardian) causando reacciones airadas de muchos Estados y de varios otros sectores, incluyendo la de una ONG como Amnistía Internacional (ver comunicado oficial de AI): mediante este tipo de veto, la colonización de Israel en territorios palestinos no pudo ser objeto de un voto por parte del Consejo de Seguridad. La misma actitud de Estados Unidos se dio a finales del 2012, con relación a 3000 asentamientos nuevos en Cisjordania y en Jerusalén Oriental, con una innovación técnica esta vez: la noción de «veto implicito» instaurada por la delegación de Estados Unidos ante las otras delegaciones (Nota 2). En estos días la prensa ha informado de la amenaza de veto por parte de Estados Unidos con relación a la propuesta de resolución presentada por Jordania a los miembros del Consejo de Seguridad a mediados de diciembre. Recientemente, el pasado 19 de diciembre, se leyó incluso en Haaretz (Israel)  un artículo de opinión titulado: “Obama, do another Cuba: Lift the perennial American veto for Israel in the UN”.

En las últimas horas de este 30 de diciembre, y luego de intensas consultas entre sus integrantes, el Consejo de Seguridad procedió finalmente a examinar el texto de Jordania sobre Palestina. Estados Unidos procedió a no usar su veto y a permitir la votación del texto sobre Palestina. El voto realizado arrojó el siguiente resultado: a favor del texto votaron, Argentina, Chad, Chile, China, Francia, Jordania, Luxemburgo y Rusia. En contra votaron Estados Unidos y Australia. La propuesta no logró reunir los 9 votos afirmativos, en la medida en que se abstuvieron los representantes de Corea del Sur, de Lituania, de Nigeria, del Reino Unido y de Ruanda.

El voto obtenido este 30 de diciembre evidencia una vez más el aislamiento de los Estados Unidos, como ya había ocurrido en ocasiones anteriores (Nota 3). Para los observadores resulta notable el número de cinco abstenciones logrado para evitar el noveno voto afirmativo, incluyendo la de Reino Unido.

Es probable que a partir del primero de enero del 2015 (es decir dentro de unas pocas horas) el panorama sea distinto: en efecto, el próximo 1ero de enero, ingresan al Consejo de Seguridad Angola, España, Malasia, Nueva Zelanda y Venezuela y se retiran del máximo órgano de Naciones Unidas los siguientes miembros: Argentina, Australia, Corea del Sur, Luxemburgo, y Ruanda. Sobre la elección de Venezuela y de España en octubre del 2014, remitimos al lector a un breve análisis nuestro publicado que detalla los intentos (en años anteriores) de Estados Unidos para evitar a toda costa que Venezuela llegase al Consejo de Seguridad.

Es muy posible que un texto similar al votado este 30 de diciembre arroje un resultado bastante distinto si es votado a partir del 1ero de enero, en la medida en que dos aliados de Estados Unidos y de Israel dejan el Consejo de Seguridad (Nota 4). El resultado de esta votación depende, claro está, de que se permita que tenga efectivamente lugar: es decir, que Estados Unidos mantenga la misma postura con relación a no ejercer su derecho a veto.

Notas

Nota 1: Véase TORRES CAZORLA M.I., “El derecho de veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: la historia de la válvula de seguridad que paralizó el sistema”, Vol. 1, Anuario Colombiano de Derecho Internacional (2008). Texto disponible aquí
Nota 2: Véase WECKEL Ph., « Israël, les Etats-Unis inventent le veto implicite au Conseil de sécurité », Sentinelle SFDI, Numéro 329 (Janvier 2013), Disponible aquí.

Nota 3: Por ejemplo, en marzo del 1997, al permitir la votación de una modesta resolución sobre nuevos asentamientos de Israel en Palestina (ver texto de la resolución s/1997/241), la votación  en el Consejo de Seguridad fue de 13 votos a favor, 1 voto en contra (Estados Unidos) y una abstención (Costa Rica). En el debate sobre el voto de esta resolución (ver acta S/PV/3756), el delegado de Costa Rica indicaba haber recibido instrucciones para abstenerse como única explicación.

Nota 4: Recordemos que Australia y Ruanda, conjuntamente con Estados Unidos e Israel, fueron los únicos Estados en no participar a una reunión convocada por Suiza realizada el 17 de diciembre del 2014 sobre la aplicación del derecho internacional humanitario en los territorios palestinos ocupados. Véase al respecto nuestra modesta nota: BOEGLIN N., « Pressions et menaces récentes d´Israël sur la Suisse: brève analyse », Pressenza, 21/12/2014 y disponible aquí.

(*) Nicolás Boeglin es Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica (UCR).

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Como siempre, muy ilustrativo su exposición Prof. Boeglin. Ambos Estados. EEUU e Israel, junto al reino Unido, son copartícipes en el genocidio contra el pueblo palestino y la desestabilización del Medio oriente. Sin embargo, el mundo está cambiando sus centros de poder y cada vez son más evidentes sus actitudes criminales basados en su potencia armamentística.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias