viernes 9, diciembre 2022
spot_img

Fernández denuncia trama «sórdida» e interrogantes tras muerte fiscal AMIA

Buenos Aires, 19 ene (EFE).- La presidenta argentina, Cristina Fernández, denunció hoy la existencia de una historia «muy sórdida» y de «interrogantes» tras la muerte de Alberto Nisman y defendió los intentos de su Gobierno por esclarecer el atentado contra la mutual judía AMIA, en su primera reacción tras el fallecimiento del fiscal.

«En el caso del ¿suicidio? del fiscal a cargo de la causa AMIA, Alberto Nisman, no sólo hay estupor e interrogantes, sino que además una historia demasiado larga, demasiado pesada, demasiado dura, y por sobre todas las cosas, muy sórdida. La tragedia del atentado terrorista más grande que se produjo en la Argentina», señaló la mandataria.

Fernández, en una extensa carta colgada en su página de una red social, denunció también intentos de «desviar, mentir, tapar y confundir» sobre el atentado contra la AMIA y cargó contra agentes de Inteligencia y medios opositores.

En espera de un juicio de encubrimiento sobre el atentado contra la institución judía impulsado por Nisman contra el ex presidente Carlos Menem, el ex juez de la causa AMIA y ex responsables de los servicios de Inteligencia, la presidenta denunció el papel de los agentes en el primer juicio sobre la tragedia.

«Si en aquel juicio desaparecían los cassettes que probarían que la SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado) estaba al tanto de que se estaba preparando un atentado, ahora aparecen cassetes de personajes públicamente simpatizantes de Irán a los que ni siquiera es necesario intervenir un teléfono para saber lo que hacen o lo que piensan», agregó.

«Hoy más que nunca no se debe permitir que una vez más se intente hacer con el juicio de encubrimiento lo que ya se hizo con la causa principal. Porque se descubrirá a los autores del atentado cuando se sepa quiénes los encubrieron», insistió.

«Curiosa y sugestivamente», señaló la presidenta, se intenta convertir al Gobierno «que más ha hecho por el esclarecimiento del atentado» en «encubridores por tratar de que se le pueda tomar declaración a los imputados iraníes mediante un tratado internacional aprobado por ley en el Congreso», continuó en alusión al acuerdo alcanzado con Irán en enero de 2013.

«Me parece que es demasiado. No se puede violar la ley con la aprobación del Congreso. No se puede violar la ley cuando lo que se quiere es que declaren los imputados, sobre todo porque es la única manera de que la causa salga del estancamiento y el retroceso de casi 21 años», apuntó.

La presidenta se plantea una larga serie de interrogantes sobre las circunstancias que han rodeado a la muerte de Nisman, entre ellos se pregunta por qué el fiscal pediría un arma -con el que se disparó- a uno de sus colaboradores para defensa personal cuando contaba con una custodia de 10 policías y vivía en un edificio con seguridad privada.

«Creo que los argentinos nos merecemos no ser tan subestimados en nuestra inteligencia y mucho menos cuando 85 víctimas y sus familiares todavía esperan justicia después de 21 años», concluyó.

Nisman, de 51 años y que estaba al frente de la Unidad Fiscal Especial de Investigación del Atentado a la AMIA desde 2004, había asegurado esta vez que tenía pruebas que demostraban que, tal como apuntaba la investigación y la comunidad judía, Irán y la organización Hizbulá estuvieron detrás de la planificación y ejecución de ese ataque.

El fiscal denunció la pasada semana a Fernández y a varios de sus colaboradores por la firma de un acuerdo con Irán que supuestamente implicaba encubrir a algunos de los principales acusados del atentado contra la institución judía.

Malestar

Por otra parte, miles de personas se manifestaron hoy en diferentes ciudades de Argentina para expresar su conmoción y reclamar que se esclarezca la muerte del fiscal Alberto Nisman, encargado de la causa del atentando contra la mutual judía AMIA que dejó 85 víctimas mortales en 1994.

Las manifestaciones fueron convocadas espontáneamente a través de las redes sociales y se reprodujeron en ciudades como Mar del Plata (costa bonaerense), Mendoza (oeste), Córdoba (centro), Santa Fe (dentro), La Rioja (noreste) y San Luis (oeste), pero la más multitudinaria tuvo lugar en Buenos Aires.

En la capital, miles de personas tomaron las principales avenidas de la ciudad y se concentraron en la emblemática Plaza de Mayo, con pancartas y carteles con consignas como «Yo soy Nisman», «Justicia por Nisman» o «Todos somos Nisman», así como frente a la residencia presidencial de Olivos, en las afueras de la ciudad.

Junto a los cacerolazos, las bocinas y los aplausos, los porteños gritaron consignas contra el Gobierno y la presidenta argentina, Cristina Fernández, que la semana pasada fue denunciada por Nisman por la firma de un acuerdo con Irán que supuestamente implicaba encubrir a algunos de los principales acusados del atentado contra la mutual judía.

En la Plaza de Mayo se dejaron escuchar eslóganes como «que se vayan todos, que no quede ni uno solo», «se va a acabar, se va a acabar la dictadura de los K» y hasta gritos de «asesina» dirigidos a la mandataria argentina.

«En primer lugar estoy acá en defensa de las instituciones, en defensa de que la democracia mantenga la división de poderes y en función de que es muy llamativo todo lo que sucedió», dijo a Efe un manifestante, en las inmediaciones de la Plaza de Mayo.

«Yo estoy acá como un ciudadano mas queriendo un país mejor con todas las instituciones funcionando y reclamando para que se investigue», explicó a Efe Pepe, otro argentino que también se unió a la manifestación.

«Nosotros tenemos integridad, tenemos moral, rendimos cultura al trabajo y es la mejor herencia que le podamos dar a nuestros hijos», continuó, al borde de las lágrimas.

Otra vecina de Buenos Aires se mostró «acongojada» porque «esto es lo peor que le pudo pasar al país».

«Estoy acá para defender a la Argentina en este caso por el fiscal Nisman», apuntó otro de los asistentes.

La concentración de Buenos Aires alcanzó puntos de máxima tensión cuando varios manifestantes intentaron saltar las vallas que acordonan la Casa Rosada, que preside la Plaza De Mayo.

El cadáver de Nisman fue hallado anoche en su casa, en el exclusivo barrio de Puerto Madero.

Según los primeros exámenes forenses, murió a consecuencia de un balazo en la sien disparado por su propia mano con la pistola calibre 22 que los investigadores hallaron junto su cuerpo.

Nisman, de 51 años y que estaba al frente de la Unidad Fiscal Especial de Investigación del Atentado a la AMIA desde 2004, había asegurado que tenía pruebas que demostraban que Irán y la organización Hizbulá estuvieron detrás de la planificación y ejecución de ese ataque.

El fiscal denunció la pasada semana a Fernández y a varios de sus colaboradores por la firma de un acuerdo con Irán que supuestamente implicaba encubrir a algunos de los principales acusados del atentado contra la institución judía.

De acuerdo con la versión oficial, en el apartamento había documentos relativos a esa denuncia, por la cual tenía previsto comparecer hoy en el Congreso.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias