martes 27, septiembre 2022
spot_img

El carnaval de Uruguay se sube a los «tablados»

Montevideo, 24 ene (EFE).- Las comparsas participantes en el carnaval de Uruguay comenzaron este fin de semana a escenificar su espectáculo por los cerca de veinte «tablados» que se disponen en distintos barrios de Montevideo para hacer disfrutar a la gente de la principal fiesta popular del país.

Los «tablados» son «teatros al aire libre distribuidos por toda la ciudad sobre los que las diferentes agrupaciones ofrecen la función de música, canto y baile que han ensayado durante todo el año», explicó a Efe el coordinador del Museo del Carnaval de Montevideo, Eduardo Rabellino.

Las comparsas se pasan la noche actuando por los distintos «tablados» de la ciudad, cuando acaban la función en uno toman un autobús y se dirigen a otro, y cada día suben cuatro, cinco y hasta ocho grupos por cada escenario.

«Los habitantes de Montevideo y los turistas se acercan en grandes cantidades a ver estos espectáculos», afirmó Rabellino, que se encarga además de presentar y animar las actuaciones en el «tablado» que acoge el Museo del Carnaval, que hoy contó con la actuación de cinco comparsas.

La primera de ellas fue «Mi Morena», una agrupación integrada en la categoría de negros y lubolos (intérpretes de candombe), que dedicó su actuación a la emigración uruguaya, seguida de la murga «La Trasnochada», que basó su función en canciones irónicas y satíricas.

«De los tablados me gusta poder ver a varios conjuntos y que es una instancia para estar con amigos y tomar algo. Es muy divertido», dijo una de las asistentes al evento de esta noche en el Museo del Carnaval, Lucía Pereira.

Otro de los espectadores, Guillermo Fernández, expresó que lo que más le gusta son «los tambores y las bailarinas» y el «buen ambiente» que se genera en estos actos.

La tradición de los «tablados» es una de las principales características que diferencian el carnaval uruguayo del de otros países.

«El carnaval uruguayo es un evento de espectáculos que se desarrollan sobre escenarios», indicó Rabellino a este respecto, subrayando la singularidad de la cercanía de las comparsas con el público en recintos pequeños que tiene esta fiesta.

Los «tablados» surgieron a la par que el carnaval en las primeras décadas del siglo XX a iniciativa de los propios vecinos, que «fueron preparando escenarios para que los grupos de personas que se reunían para cantar y divertirse pudieran actuar y ser vistos», explicó Rabellino.

Hoy en día los «tablados» se dividen entre públicos o populares y privados, y pagan a las comparsas en base a una tarifa fija establecida para que se suban a montar su función.

Los tablados populares,como el del Museo del Carnaval, cuentan con una subvención de la Intendencia (Ayuntamiento) de Montevideo, que paga algunos de los grupos que actúan y a su vez permite que ese recinto pueda poner un precio más barato a las entradas.

Los «tablados» no forman parte del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas, que comienza el próximo lunes, pero por ellos pasan las mismas 42 comparsas que entran en liza.

Las comparsas se dividen en parodistas (bromean sobre algún episodio histórico o personaje popular), humoristas (comediantes), revista (espectáculo similar al de los teatros) y las ya mencionadas murgas y lubolos. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias