viernes 9, diciembre 2022
spot_img

Un ruido que partió del camión de gas antecedió la tragedia en México

Ciudad de México, 30 ene (dpa) – Un ruido que partió del camión de gas, seguido de una neblina de propano, antecedieron la gran explosión que el jueves dejó tres muertos y unos 70 heridos en una maternidad de Ciudad de México, según declararon los operadores del vehículo a la fiscalía.

Cuando estaban suministrando gas al hospital, como era su rutina, los tres operadores «escucharon un ruido, se percatan que había una fuga considerable», dijo el procurador de Justicia capitalino, Rodolfo Ríos.

Los operadores, que están hospitalizados y en calidad de detenidos, dijeron que corrieron a frenar la fuga con trapos húmedos y echando agua para «congelar» el gas, pero no pudieron.

La fuga, según su relato, empezó «en la parte media de abajo de la propia pipa (cisterna)». El camión había recibido mantenimiento recientemente.

Las investigaciones están caratuladas como homicidio, lesiones culposas y daño a la propiedad. La gasera se comprometió a cubrir todos los gastos, al margen de que las otras sanciones que puedan recaer sobre ella si se establece su responsabilidad. Peritos investigan la causa de la explosión.

El Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, un distrito del oeste de la capital mexicana, es una pequeña institución pública de salud con 38 camas, que atiende a embarazadas, bebés y partos.

Algunos de los lesionados ya han podido abandonar el hospital, pero hay todavía 39 bebés y adultos ingresados, entre ellos nueve bebés en estado grave.

«Ahora lo más importante es que estén estabilizadas y que estén fuera de peligro», dijo Jesús Lorenzo, padre de dos bebés recién nacidas, que esperaba fuera del Hospital ABC, al que fueron trasladadas para ser atendidas.

Nueve pequeños no tienen brazaletes de identificación por lo cual se tendrán que hacer pruebas de ADN para saber quiénes son sus padres.

«En este momento hay nueve niños que están siendo sujetos a un estudio de ADN», dijo el secretario de Salud, Armando Ahued. «Tenemos algunos niños que aparentemente los papás nos dicen que son sus hijos, pero nosotros no tenemos ninguna otra forma de demostrarlo».

Más del 70 por ciento del hospital quedó destruido por la explosión y se están retirando los escombros para poder levantar una nueva maternidad en el mismo sitio.

Rescatistas han sacado unas 2.000 toneladas de escombros del lugar del hospital y «nos faltan de 2.000 a 3.000 toneladas», dijo el alcalde capitalino, Miguel Ángel Mancera, en una entrevista con el noticiero matutino de Televisa.

El jefe distrital de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, dijo que la onda expansiva produjo daños, principalmente rompimiento de cristales, en viviendas a un kilómetro a la redonda.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias