domingo 27, noviembre 2022
spot_img

España: “Podemos” caminar con alegría a la esperanza

Madrid.- Llegué en  metro a Atocha, la mañana era fresca y diáfana; empecé a caminar, había una considerable  cantidad de gente. Ya en  Plaza Cibeles, frente a la Diosa de la Madre Tierra,  éramos muchas, pero muchas personas. Había  banderas moradas, republicanas y de diversos lugares de España,  tampoco faltó la de Grecia y los colores de algunas latinoamericanas se mezclaban con ellas en el aire.

Nos dirigíamos a Puerta del Sol, la plaza emblemática de Madrid, que ha sido en diversos momentos de la historia, testigo de la valentía de este pueblo.

Éramos una multitud, ni idea de cuantas personas, no puedo calcularlo,  lo único que puedo decir era que no se podía caminar, ni por esa plaza ni por ninguna calle aledaña. Nunca había estado en una actividad tan multitudinaria  y tan llena de emociones.

En España y me atrevo a decir en el mundo, la gente está harta de la política que excluye, que no escucha, que gobierna para sus amigos, que promete  y no cumple. Está hasta la coronilla de recortes en sanidad, educación, cultura,  de que se destruya el ambiente y que se apoye a la banca en detrimento de quienes no pueden pagar una hipoteca. Está hastiada de la corrupción, de los políticos que estiran la mano y gobiernan desde los egos. Una pancarta resumía este sentir: “políticos  corruptos, iros a tomar por culo«.

Aquí en Europa, en España, en el llamado “primer mundo”, hay personas que sufren pobreza, que no tienen energía para calentarse en el invierno; donde muchos y muchas pasan hambre; excluidas de oportunidades para vivir y no solo para sobrevivir. Un país en donde a la gente joven, se le cierran las puertas a un futuro, a una vida mejor y a quienes peinan canas se les burla como si no fuesen parte de la historia.

El  pueblo español pide a gritos dejar de ser una marca, exige recuperar su soberanía  y  el gobierno de su propia alegría;  lejos de los mandatos de Ángela Merkel y la Troika europea (banqueros privados).

A pesar del enojo,  en la Marcha del Cambio se respiraba dignidad, diversidad, alegría y esperanza. Se hizo evidente la capacidad de soñar del ser humano, al  imaginar  un país diferente, donde quepan todas las personas.

Un pueblo que se niega a seguir por la ruta del neoliberalismo y la globalización de la desesperanza. ¡Sueña  España con mejores tiempos¡ inicia el camino para dejar atrás la corrupción, la exclusión y  la tristeza.

Hoy,  desde la esperanza, un pueblo grita unido, bajo el ¡sí se puede!  ¡sí Podemos! cambiar el rumbo de desigualdad y corrupción en que lo ha sumido el neoliberalismo impulsado por el Partido Popular y el Partido Socialista Español.

Al final, no pude evitar que asomaran mis lágrimas; en Costa Rica, también yo soñé y luché por lo mismo.

“A ti, sencillamente por estar”

Ana Marcela Montanaro es Abogada

Madrid, 31 Enero del 2015

Más noticias

3 COMENTARIOS

  1. Y mientras tanto, los neo-feudalistas se comen las uñas en la Unión Europea y en el continente americano. Parece ser que la lucha de los pueblos por liberarse de las casta financiero-corporativa está más cercana de lo imaginado. No se puede mantener engañada a toda la gente eternamente.

  2. SIEMPRE ME HE CUSTIONADO SI A LOS ESPAÑOLES LE FALTABAN COJONES, DADO TODO LO QUE LES HAN ESTADO HACIENDO ESOS GOBIERNUCHOS; PERO AHORA ABRIGO LA ESPERANZA DE HAN APRENDIDO LA LECCIÓN, ALGO QUE SEGURAMENTE NOS FALTA DE APRENDER A NOSOTROS, QUE FACILMENTE NOS METEN MIEDO!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias