miércoles 19, enero 2022
spot_img

Butler y Brady, los gestores del cuarto Trofeo Vince Lombardi de los Patriots

Phoenix (EEUU), 2 feb (EFE).- Los Patriots de Nueva Inglaterra, con una milagrosa interceptación del novato Malcolm Butler a falta de 20 segundos del final más los cuatro pases de anotación de su mariscal de campo Tom Brady, obtuvieron su cuarto título en la final de la NFL al derrotar 28-24 a los Seahawks de Seattle en la 49 edición del Super Bowl.

Si Brady, nombrado Jugador Más Valioso (MVP), empató la marca con el legendario Joe Montana, el defensa novato Malcolm Butler protagonizó la jugada clave al interceptar en la yarda uno el envío del mariscal de campo de los Seahawks, Russell Wilson, que potencialmente habría dado el triunfo al equipo de Seattle.

Nueva Inglaterra se acreditó su cuarto título de Super Bowl después de haberlo ganado en las temporadas del 2001, 2003 y 2004, mientras que los Seahawks se quedaron sin posibilidades de sumar su segundo título después del que ganaron en la del 2014.

El partido, que tuvo un primer cuarto lento y sin anotaciones, concluyó de manera explosiva, coronado por una trifulca a falta de 10 segundos para el final, protagonizada por el defensa de los Seahawks, Michael Bennett, que golpeó fuera de acción deportiva al ala cerrada Rob Gronkowski.

Brady se encargó de dar movilidad al marcador en el segundo cuarto cuando hizo conexión con su receptor Brandon LaFell con un envío de 11 yardas para poner el balón en la zona de diagonales.

El pasador Brady dio forma a una serie de nueve jugadas y 65 yardas en sólo 4:10 minutos para poner a los Patriots con una ventaja inicial.

Pero la respuesta de los Seahawks no podía venir sino de su corredor estelar Marshawn Lynch, que rompió por completo a la defensa de los Patriots.

Lynch no quiso hablar con los reporteros el Día de Prensa, sino que prefirió hacerlo en el campo de juego. En el segundo cuarto Lynch corrió tres yardas, superó la barrera defensiva de los Patriots y dejó el balón en la zona de anotación para poner el marcador en 7-7.

Aunque la jugada clave se dio minutos antes, cuando el pasador Wilson mandó un pase de 44 yardas a su receptor Chris Matthews, que dejó el balón en la yarda 11 de los Patriots, y Lynch vendría después a sellar la anotación.

El protagonismo de Brady volvió cuando hizo otro ataque aéreo con pase de 22 yardas a Gronkowski, quien coronó una serie de ocho jugadas y 80 yardas para volver a poner a los Patriots nuevamente en ventaja de 14-7 con la segunda anotación de Nueva Inglaterra.

Los Seahawks entonces demostraron que además del ataque terrestre con Lynch, contaban con una artillería por aire, cuando Wilson nuevamente vio a Matthews y le mandó pase de 11 yardas para anotación.

Tras cinco jugadas con avance de 80 yardas, los Seahawks ponían números iguales de 14-14 para ir al descanso de mitad del partido con el marcador empatado.

Al inicio del tercer cuarto el pateador Steven Hauschka anotó gol de campo de 27 yardas y puso a los Seahawks con ventaja de 17-14.

Para reforzar la ventaja, Wilson volvió a atacar por aire con otro pase de tres yardas al receptor abierto Doug Baldwin y la escuadra de Seattle amplió la diferencia a 24-14.

Los campeones del Super Bowl del 2014 tenían la ventaja en el marcador, establecían el ritmo del partido, pero no supieron sentenciar ante un rival que tenía la magia del brazo de Brady y un entrenador como Bill Belichick, que siempre encuentra la estrategia para darle la vuelta a los partidos.

Los Patriots iniciaron el cuarto periodo con la presión de remontar el marcador y Brady hizo conexión con un pase de cuatro yardas de anotación a su receptor Danny Amendola, otro de los destacados en la ofensiva de los nuevos campeones del Super Bowl, y puso los números 24-21.

Brady fabricó otra serie de 10 jugadas y 64 yardas en 4:50 minutos, que concluyó con otro envío de anotación de tres yardas al receptor Julian Edelman, y los de Nueva Inglaterra se ponían con la ventaja definitiva de 28-24.

Wilson nuevamente inició el ataque de los Seahawks con una serie de siete jugadas desde la yarda 20 de su campo para llegar a la yarda uno de los Patriots.

Apartir de ese instante, con 20 segundos por jugar, parecía que se venía la remontada de Seattle debido a que se pensaba que atacarían por tierra aprovechando a su extraordinario corredor Lynch, sin embargo, por orden del entrenador en jefe Pete Carroll, la jugaron por aire. Wilson vio a Lockette y le mandó pase, pero en el camino del balón se interpuso Butler, logrando la interceptación que coronó el juego de los Patriots, y que prácticamente congeló el partido.

Brady terminó con 37 de 50 pases para 328 yardas con cuatro envíos de anotación, dos interceptaciones, y 101,1 de índice pasador.

Mientras que Wilson completó 12 de 21 pases para 247 yardas, hizo dos que colocó el balón detrás de las línea de las diagonales, pero sufrió la interceptación más costosa del partido y la que también impidió a los Seahawks seguir como campeones de la NFL.

Por otro lado, Carroll, de los Seahawks, que dirigió a los Patriots tres temporadas (1997-99) tampoco pudo con Bill Belichick, el profesional que llegó a ocupar el puesto que éste dejó tras ser despedido.

Belichick, de 62 años, unido siempre a la trayectoria de Brady, también disputó el sexto Super Bowl y se unió al legendario Chuck Noll como los dos únicos en la historia del Super Bowl que tienen cuatro títulos de campeones con el mismo equipo.

Mientras que Carroll y los Seahawks no pudieron repetir el título de campeones, algo que no sucede desde la temporada del 2004 cuando lo consiguieron los Patriots (2003-2004).

La próxima edición del Super Bowl será la 50, llevará ese número arábigo como homenaje al cincuenta aniversario y se disputará el 7 de febrero del 2016 en el Levi’s Stadium, de Santa Clara (California), el campo de los 49ers de San Francisco.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias