lunes 28, noviembre 2022
spot_img

Corte de la ONU falla en caso de Croacia contra Serbia por genocidio

La Haya, 2 feb (dpa) – La Corte Internacional de Justicia (CJI) dará a conocer mañana su fallo en la demanda presentada hace más de 15 años por Croacia contra Serbia por la política de limpieza étnica llevada a cabo durante la guerra civil entre 1991 y 1995.

Sin embargo, Croacia no es sólo la parte acusadora, sino que ha sido señalada a su vez por Serbia, que rechaza todos los cargos en su contra por genocidio como heredera oficial de la antigua Yugoslavia.

Belgrado acusa a los croatas de la muerte de 6.500 personas y la expulsión de 20.000 miembros de la minoría serbia en Croacia. Se trata de los habitantes que tuvieron que abandonar la república de Krajina cuando fue reconquistada por el Ejército croata.

En ambos países el fallo se espera con expectación, aunque sus consecuencias no están nada claras. Si hay una condena, se podrían exigir reparaciones y entonces los dos vecinos, que no tienen una economía precisamente boyante, se verían arrastrados a una crisis aún peor. Pero también se trata de establecer quién tiene la culpa de la terrible guerra civil. Y es difícil de imaginar que una sola de las partes entre en los libros de historia como genocida.

Nunca antes fue condenado por genocidio un país y ni siquiera un jefe de Estado sobre la base de la Convención de la ONU de 1948. Y los expertos no creen que los 15 jueces del tribunal decidan escribir historia ahora.

La única condena por este crimen que dictó la CIJ fue en 2007, por la masacre de Srebrenica de julio de 1995. Unidades serbias mataron a unos 8.000 hombres y jóvenes musulmanes en la ciudad en el que fue el peor crimen en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Aunque los jueces optaron por culpar a Serbia de no haber actuado para impedirlo, declararon en una polémica decisión que como país Serbia no era culpable de genocidio.

Ahora Belgrado vuelve a estar en el banquillo de los acusados por la expulsión de cientos de miles, la muerte de 13.500 croatas y la destrucción de amplias regiones del país. El objetivo, según la acusación, era crear una «Gran Serbia» anexionándose parte de Croacia y Bosnia.

Especialmente tensa es la relación con los mutilados de guerra croatas, que acampan desde hace meses frente al Ministerio de los Veteranos y exigen la renuncia de sus responsables. Se sienten marginados pese a que con su lucha consiguieron crear las bases de una Croacia independiente.

En Serbia en cambio nadie espera que haya una condena. En esa sangrienta guerra hubo terribles crímenes individuales, «pero no llegaron al nivel del genocidio», señala el profesor de derecho Tibor Varadi.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias