jueves 9, diciembre 2021
spot_img

La tensión vuelve a Guerrero en vísperas de protesta por los 43 desaparecidos

Maestros de la CETEG marchan hoy, miércoles 25 de febrero de 2015, en Chilpancingo (México), tras el enfrentamiento que sostuvieron con la policía este martes 24 de febrero en Acapulco. Un hombre murió y más de un centenar de maestros fueron detenidos por varias horas tras el enfrentamiento que protagonizaron la noche del martes con policías en el puerto mexicano de Acapulco, informaron hoy fuentes sindicales.

México, 25 feb (EFE).- El choque entre maestros y policías en el puerto de Acapulco, que dejó un muerto y una docena de heridos, subió la tensión en el estado mexicano de Guerrero en vísperas de una nueva jornada de protestas por la desaparición de 43 estudiantes hace cinco meses.

El maestro jubilado que falleció a causa de los incidentes de este martes es Claudio Castillo Peña, de 65 años, quien tenía una discapacidad para caminar, informó a Efe el abogado de los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos, Vidulfo Rosales.

«Fue golpeado salvajemente por la Policía y eso provocó su muerte», dijo el letrado, quien es uno de los promotores de la movilización del jueves en la capital mexicana para conmemorar cinco meses de la desaparición de 43 estudiantes de una escuela rural para maestros en Iguala.

Consideró que «hubo un uso irracional y excesivo de las fuerzas policiacas» durante la protesta que realizaron integrantes de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) cerca del aeropuerto de Acapulco. «No había necesidad de asesinar a una persona; ellos ya tenían controlada la situación», expresó.

Rosales también informó que de 106 personas que fueron detenidas en la noche del martes en el choque entre los maestros y policías, 99 fueron liberadas en las últimas horas.

Este jueves, el comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, dijo a la prensa que la autopsia realizada al maestro reveló que su deceso se produjo por un «traumatismo profundo de tórax» y que «se presume las lesiones fueron producto de aplastamiento».

Añadió que la víctima no presentaba «traumatismo craneoencefálico como señalan algunas versiones» y que «el fallecimiento no fue producto del enfrentamiento entre los manifestantes y la Policía Federal», sino que posiblemente se debió a «un evento distinto».

La muerte del maestro caldeó los ánimos de la Ceteg, que este miércoles realizó por varias horas una toma de la Autopista del Sol, que comunica la capital mexicana con Acapulco.

Este martes, después de un bloqueo de varias horas de la vía que conduce hacia el aeropuerto de Acapulco por parte de integrantes de la Ceteg, un grupo de manifestantes embistió con un autobús la valla de agentes federales que resguardaban el acceso a la terminal aérea.

Manuel Salvador Rosas, integrante de la Ceteg, dijo en entrevista con Radio Formula que el sindicato se deslinda «totalmente de ese camión que llegó a embestir no sólo a los cuerpos de granaderos de la Policía federal, sino a las compañeras que se encontraban haciendo la valla para evitar caer en provocaciones».

Los agentes respondieron a la agresión con el uso de toletes y gas lacrimógeno contra los manifestantes, lo que derivó en un enfrentamiento en el que los maestros utilizaron palos, tubos y piedras.

Los incidentes de Guerrero se registraron cuando están por cumplirse cinco meses de la desaparición de 43 estudiantes a manos, según investigaciones de la Fiscalía, de autoridades corruptas y el cártel Guerreros Unidos el 26 de septiembre del año pasado en el municipio de Iguala, en ese mismo estado.

Familiares de las víctimas realizarán en la capital mexicana una marcha que partirá este jueves a las 16.00 hora local (22.00 GMT) desde el monumento conocido como Ángel de la Independencia hacia la casa presidencial de Los Pinos.

Rosales indicó que la intención es que se reproduzca el acto en todas las gubernaturas estatales y los municipios del país.

Asimismo, los familiares tienen programado para el viernes en la capital mexicana un encuentro con funcionarios del Gobierno para coordinar el acceso a los cuarteles militares para corroborar que los desaparecidos no se encuentren allí.

El encuentro estaba programado para este martes en Acapulco, pero fue cancelado por el Gobierno debido a las manifestaciones en Guerrero.

«Estamos a la espera de que la reunión pueda tener lugar para poder verificar a cuántos cuarteles se va a realizar, pero como se sabe se ha venido posponiendo una y otra vez», dijo Rosales.

Los padres reclaman al Gobierno que investigue el supuesto papel del Ejército en los hechos del 26 de septiembre, en los que también murieron seis personas y otras 25 resultaron heridas en ataques a tiros perpetrados por policías locales que también detuvieron a los 43 jóvenes y presuntamente los entregaron a Guerreros Unidos.

El Gobierno ha rechazado tajantemente la participación de fuerzas federales y la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) se ha negado a abrir una línea de investigación en ese sentido.

La PGR aseguró en enero que comprobó científicamente que los jóvenes fueron asesinados y sus restos incinerados en un basurero por miembros de Guerreros Unidos, pero los familiares no creen en esta versión y mantienen su búsqueda.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias