miércoles 1, diciembre 2021
spot_img

Gobierno libio reconocido redobla sus ataques aéreos a las puertas de Trípoli

Tarhuna (Libia), 23 mar (EFE).- La Fuerza Aérea libia leal al gobierno internacionalmente reconocido establecido en Tobruk incrementó hoy sus ataques aéreos en localidades próximas a Trípoli, controladas por el gobierno rebelde, bombardeos en los que murieron al menos dos personas y otras cinco resultaron heridas.

Según informaron a Efe fuentes de Seguridad, dos aparatos de una escuadrilla al mando del general Jalifa Hafter, jefe del Ejército regular controlado desde Tobruk, bombardearon con intensidad diversas posiciones en sendos campos de refugiados de Umm al Rashrash, vecinos a la localidad de Tarhuma, a 80 kilómetros al sureste de la capital.

Esa zona está controlada desde agosto de 2014 por la plataforma de milicias mayoritariamente islamistas moderadas «Fayer Libia» (Amanecer Libia), afines al gobierno cesante y rebelde que encabeza en Trípoli Omar al Hasi.

Responsables diplomáticos evacuados indicaron a Efe que la ofensiva de Hafter sobre el extrarradio de la capital tiene como objetivo ganar ventaja militar sobre el terreno para desequilibrar la balanza a favor del gobierno internacionalmente reconocido en las negociaciones de reconciliación nacional que auspicia la ONU.

Otros dos proyectiles impactaron en un campo agrícola de un ciudadano en la ciudad de Um Rashrash, según observó Efe.

Los ataques, que se produjeron en torno a las 08.30 hora local (06.30 GMT), paralizaron las clases escolares y obligaron a los alumnos que residen en dichos campamentos a huir precipitadamente de las aulas en busca de cobijo.

Los bombardeos forman parte de la denominada «Operación Dignidad», lanzada el pasado mayo por el propio Hafter con ayuda de Egipto y Arabia Saudí, para arrebatar a las milicias islamistas y al gobierno rebelde las dos principales ciudades libias, Trípoli y Bengasi, está última escenario de crudos combates desde el pasado verano que han obligado a huir a la población.

El domingo, al menos siete milicianos leales al Gobierno de Tobruk perdieron la vida en combates en Bengasi contra las milicias islamistas afines al Ejecutivo rebelde que defienden la ciudad, informaron hoy a Efe fuentes de seguridad.

De acuerdo con su relato, los siete soldados murieron durante un intento de asalto de las fuerzas al mando del general Hafter a los barrios de Abu Hadima y Al Laiti, defendidos por las milicias islamistas Maylis al Shura y Zuar Bengasi.

Los combates, casi diarios y en los que participan aviones y artillería pesada, se recrudecieron anoche también en barrios del oeste de la ciudad como Qar Yunes y Um Mabruqa, sin que ninguno de los dos contendientes consiga los avances sustanciales que pretende.

También el lunes, fuentes de seguridad de la capital informaron a Efe de que cinco comandantes y tres milicianos de las fuerzas islamistas leales al Gobierno rebelde en Trípoli murieron en choques en el extrarradio de la capital con las fuerzas leales a Tobruk.

Libia es un Estado víctima del caos y la guerra civil desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera a derrocar el régimen dictatorial de Muamar al Gadafi.

Desde las últimas elecciones, dos gobiernos, uno rebelde en Trípoli y otro reconocido en Tobruk, luchan por hacerse con el control del país apoyados por milicias islamistas, exmiembros del antiguo régimen, líderes tribales, señores de la guerra y traficantes de armas, de personas, drogas y petróleo.

Grupos yihadistas como la rama libia del Estado Islámico (EI) avanzan desde hace semanas desde su bastión oriental en Darna hacia la localidad costera de Sirte, donde ya controlan algunos barrios y luchan contra las fuerzas islamistas moderadas leales a Trípoli.

En este ambiente de creciente caos, los países occidentales y vecinos temen un colapso total en Libia que permita al EI afianzar sus posiciones y convertir este territorio en una base para grupos terroristas con el fin de extender sus operaciones yihadistas en el norte de África.

Por ello, la ONU presiona desde hace días a las dos partes en conflicto para que acepten la formación de un gobierno de unidad nacional que ponga fin al conflicto fratricida y permita aunar fuerzas para frenar el frente yihadista, compuesto por voluntarios llegados de todo el Sahel, y en particular del vecino Túnez.

A este respecto, el representante especial del secretario general de la ONU en Libia, Bernardino León, expresó hoy su confianza en que las negociaciones que auspicia puedan dar esta semana como fruto los primeros nombres para ese futuro un gobierno de unidad nacional, aunque pidió prudencia.

«Hay una oportunidad de que hagamos progresos y tengamos los primeros nombres para un gobierno de unidad esta semana», indicó León en Bruselas, donde presidió una reunión de alcaldes y representantes municipales de todo Libia junto a la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias