domingo 14, agosto 2022
spot_img

Al Yarmuk, el talón de Aquiles del régimen sirio en Damasco

Beirut, 8 abr (EFE).- Desde hace una semana, el grupo terrorista Estado Islámico (EI) ataca el campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk, a tan solo cinco kilómetros del centro de Damasco y punto débil del régimen sirio en la capital.

Hasta ahora no se había documentado la presencia de miembros del EI en el interior de la ciudad, pero sí en su periferia, donde uno uno de sus feudos es el distrito de Al Hayar al Asuad, vecino a Al Yarmuk y por donde entraron al campo el miércoles pasado.

En su interior, los yihadistas se han encontrado con una área habitada por unas 18.000 personas -frente a las 160.000 que había antes del inicio del conflicto sirio hace cuatro años- donde es complicado que el Ejército lance una contraofensiva si no quiere causar una masacre de civiles.

«Aunque está en la capital, Al Yarmuk no había sido hasta ahora una prioridad para el régimen, que se había limitado a cercarlo. Es una zona muy poblada y son palestinos, no sirios», destacó en declaraciones a Efe el analista militar Hisham Yaber.

Debido al gran número de civiles que quedan dentro, el EI ha adoptado una estrategia de «guerra de guerrillas» en sus calles, donde, a diferencia de otros lugares, no está empleando vehículos pesados, lo que, a juicio de este general retirado, le da una gran ventaja.

«Es una situación muy complicada para el Ejército porque lo primero que se aprende en la academia militar es que es muy difícil luchar en zonas habitadas a no ser que las destruyas», explicó.

De hecho, hasta ahora, las autoridades no han intervenido en el interior del campo y se han limitado a bombardear y lanzar proyectiles de artillería contra determinados distritos.

Antes del comienzo de la contienda, este campo de refugiados informal, establecido en 1957 y con una superficie de 2,1 kilómetros cuadrados, acogía la mayor comunidad de refugiados palestinos en Siria.

En diciembre de 2012, los insurgentes de la oposición al régimen de Bachar Al Asad asumieron su control y, desde entonces, sus calles han sido escenario de enfrentamientos entre grupos opositores y fuerzas gubernamentales, apoyadas por el Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General (FPLP-CG).

Desde julio de 2013, las fuerzas armadas sirias lo mantenían cercado.

En opinión del analista del centro de estudios Carnegie de Oriente Medio en Beirut Mario Abu Zeid, el EI se ha beneficiado en cierta medida del avance del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, en el resto del país.

«El progreso del Frente al Nusra ha hecho que el régimen se concentrara en él y redujera su presión sobre las líneas de abastecimiento del EI, que ha aprovechado la oportunidad para lanzar un ataque sorpresa en Damasco a través de Al Yarmuk», consideró el experto.

Abu Zeid dijo que ha habido «una especie de acuerdo» entre el EI y la rama siria de Al Qaeda, pese a que ambas organizaciones son rivales en otras partes de Siria: «No han cooperado directamente porque cada cual tiene su propia agenda, pero el Frente al Nusra se está manteniendo al margen», reflexionó.

Antes de la irrupción del EI en Al Yarmuk, los grupos que estaban presentes en su interior eran Aknaf Beit al Maqdis -una facción palestina opuesta al régimen sirio- y la filial de Al Qaeda, a la que activistas y fuentes palestinas acusan de haber ayudado a los yihadistas a infiltrarse en el campo.

Abu Zeid opinó que el Frente al Nusra quería desembarazarse de algunos líderes de organizaciones rebeldes que no querían colaborar con él, como el Ejército del Islam, presente en Guta Oriental, en la periferia de la capital y que ha acudido a defender Al Yarmuk; por lo que ha dejado que el EI se introduzca en el campo.

Para el portavoz del FPLP-CG, Anuar Raja, el EI no solo ha atacado el campo para poner un pie en Damasco, sino también para perjudicar a los palestinos.

«Detrás del EI está Israel, que lo que desea es atacar a los palestinos para que se dispersen y negarles su derecho de retorno a Palestina», lamentó a Efe este responsable.

Resulta complicado vislumbrar un desenlace al conflicto en Al Yarmuk, donde Yaber augura una larga ofensiva que posiblemente acabe con un alto el fuego entre las partes por la situación humanitaria. «Dudo mucho que ninguna parte tome el control total», subrayó. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias