martes 25, enero 2022
spot_img

Congreso estadounidense avanza para lograr revisión del acuerdo nuclear con Irán

Por Raquel Godos, Washington, 14 abr (EFE).- El Congreso de Estados Unidos dio un paso más para lograr que el acuerdo nuclear con Irán que alcancen las potencias del G5+1 tenga que pasar por sus manos, tras la aprobación por unanimidad de un proyecto de ley bipartidista que así lo exige.

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense aprobó por unanimidad el texto que obligaría al Gobierno del presidente Barack Obama a que el acuerdo internacional alcanzado recientemente con Irán sobre su programa nuclear fuera revisado por los legisladores en su fase final.

El proyecto original, ideado por los republicanos y rechazado por la Casa Blanca, ha sufrido modificaciones con varias enmiendas demócratas que podrían lograr que Obama finalmente apoyara la ley.

El Gobierno norteamericano no quiere que las presiones del Capitolio afecten a las negociaciones con el país persa, por lo que mirará con lupa el lenguaje del proyecto para evitar poner en peligro un acuerdo clave.

El respaldo bipartidista, con una votación de 19 votos a favor y ninguno en contra, se produjo después de que la Casa Blanca manifestara que Obama «podría estar dispuesto» a firmar el proyecto de ley, con tal de que este no entorpezca el proceso negociador.

El nuevo proyecto de ley acorta el plazo para que el Congreso revise un acuerdo nuclear con Irán de los 60 días inicialmente propuestos a 30, y permite al presidente presentar el acuerdo hasta el 9 de julio, fecha posterior al límite del 30 de junio marcada entre las partes para firmar su pacto.

Asimismo, retira uno de los condicionantes más complejos de aceptar para el Gobierno estadounidense, ya que el proyecto original contenía una disposición que obligaba al Ejecutivo de Obama a certificar como parte del acuerdo que Irán ya no apoya a ninguna organización terrorista.

Promovido principalmente por el presidente del Comité, el republicano Bob Corker, y el demócrata de mayor rango en esa comisión, Ben Cardin, la ley impide que Obama levante cualquier sanción ya en vigor contra Irán mientras el Congreso revisa los contenidos del acuerdo.

Después de un período de revisión inicial de 30 días, podrían añadirse 12 días más en caso de que el Congreso aprobara un proyecto de ley que rechace el acuerdo sobre el programa nuclear, el cual necesitaría el respaldo mínimo de 60 senadores, y podría ser vetado por Obama al menos que superen los dos tercios de la Cámara.

Si el presidente veta el proyecto de ley, el Congreso contaría con 10 días adicionales para conseguir sumar los votos necesarios que evitasen la oposición del mandatario.

El proyecto de ley también exige que el presidente emita una serie de informes detallados al Congreso no solamente sobre su desarrollo nuclear, sino también sobre el trabajo que realiza para avanzar en sus misiles balísticos y su apoyo a organizaciones terroristas.

«Creo que esto pone al Congreso en su papel correcto», dijo Corker durante la sesión en el panel, en la que todos los miembros agradecieron el esfuerzo por llegar a un lugar común sobre un asunto tan delicado.

«Esta legislación refleja exactamente la opinión del Congreso en la que hemos estado trabajando desde el primer día. No es algo que haya agradado a la Administración. Pero el Congreso ha prevalecido», agregó.

No obstante, el texto actual que ha logrado la unanimidad del Comité puede ser modificado con nuevas enmiendas durante su debate en el pleno del Senado, algo a lo que muchos demócratas se opondrían.

Por ejemplo, el texto actual no recoge la exigencia de que Teherán reconozca el derecho a existir de Israel, una petición del senador y precandidato a la Presidencia para 2016 Marco Rubio y del senador por Wisconsin Ron Johnson.

«Puede haber algunas enmiendas horribles que se presenten en el pleno. No voy a sentarme y decir ‘vayan por ello’. Voy a utilizar cualquier herramienta a mi disposición para que se quede tal y como está», dijo la senadora por California Barbara Boxer, quien se opuso firmemente a la primera versión de Corker.

El acuerdo preliminar entre el G5+1 (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia, más Alemania) e Irán prevé que el programa de enriquecimiento de uranio de Teherán sea limitado y supervisado por un periodo de hasta 25 años, mientras el 95 por ciento del uranio ya producido deberá ser diluido o enviado al exterior.

Por otra parte, el tratado consensuado habla de «controles estrictos» durante hasta un cuarto de siglo de todas las actividades nucleares iraníes por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y, en caso de cumplir con los requisitos mínimos, el levantamiento de las sanciones impuestas por EE.UU. y la Unión Europea (EU) contra el país a raíz de su carrera atómica. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias