lunes 3, octubre 2022
spot_img

En medio de nuevas manifestaciones Dilma Rousseff repudia violencia policial

Curitiba (Brasil), 30 abr (dpa) – La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, condenó el uso de la violencia, en una jornada en la que unas 2.000 personas marcharon en la sureña Curitiba en apoyo de los maestros de enseñanza pública reprimidos el miércoles al manifestarse contra un proyecto de ley.

Rousseff calificó este jueves las protestas de los docentes de «legítimas» e instó a las autoridades a «establecer el diálogo sin violencia».

La mandataria aseguró que su gobierno «respeta las manifestaciones y las diferencias de opinión» y «al mismo tiempo tiene un repudio integral hacia la violencia».

Este jueves unas 2.000 personas, en su mayoría estudiantes, marcharon por el centro de Curitiba, en el sur de Brasil, en apoyo de la protesta de los maestros, que acabó este miércoles con unos 160 heridos y 13 detenciones e hizo estallar una ola de duras críticas contra la corporación y el gobernador de Paraná, Beto Richa.

La Comisión de Derechos Humanos del Senado también emitió un comunicado en el que su presidente, Paulo Paim, dijo que lo que se vio en el centro cívico de la ciudad, frente a la sede de la Asamblea General, fueron «escenas de horror».

Las escenas a las que alude Paim se prolongaron por unas dos horas, durante las cuales la policía lanzó bombas de gas lacrimógeno, chorros de agua y balas de goma contra los manifestantes.

«Fueron escenas de horror que ocurren por la incapacidad de administración de la situación por parte del comando de la policía militarizada local y de su comandante mayor, el gobernador de Paraná, Beto Richa», expresó la comisión de senadores, que anunció la realización de una audiencia pública para el 6 de mayo, destinada a debatir si la policía cometió o no excesos.

Richa, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), catalogó como «natural» la reacción policial.

La gobernación lamentó «profundamente los actos de enfrentamiento, agresión y vandalismo» y los atribuyó a «encapuchados» sin vínculos con los manifestantes.

El gobernador y la policía militarizada fueron los principales blancos de la protesta de estudiantes realizada este día, cuando también se registraron algunos incidentes y forcejeos con los agentes, pero sin que tomaran mayores proporciones.

Los estudiantes izaron una bandera negra enfrente de la sede de la gobernación, en el lugar de la bandera del estado, como símbolo de «luto» por la represión sufrida por los profesores el miércoles anterior, tildada de «masacre».

«Nuestro acto de estudiantes es en total apoyo a los profesores. Porque todos nosotros precisamos un día de los profesores, inclusive los policías y nuestro ilustre gobernador. Queremos el veto a la votación y que ésta sea desestimada, y no vamos a desistir», citó el portal «Paraná Online» a uno de los líderes del movimiento.

El joven se refería de este modo al proyecto de ley repudiado por los maestros que, no obstante, fue aprobado por el legislativo.

El proyecto que originó las protestas establece que los beneficios jubilatorios de funcionarios de 73 años o más, que hasta ahora eran pagados con recursos de la gobernación, sean financiados con los aportes de los funcionarios. Los maestros temen que en unos años el nuevo sistema genere déficit a sus fondos de previsión social.

El comando policial dijo que la acción fue en reacción a la intención de los manifestantes de romper el cerco policial e ingresar a la sede legislativa. «Posibles abusos o excesos de fuerza serán investigados», agregó.

En tanto, Amnistía Interncional evaluó que Richa y el comando policial deben asumir la total responsabilidad por la violenta represión y consideró «fundamental que la violencia sea investigada de forma rápida e independiente».

Un correligionario de Richa, el ex ministro de Derechos Humanos Paulo Sérgio Pinheiro, se unió a las críticas contra el gobernador y dijo que la policía militarizada usó «una fuerza absolutamente desproporcionada» contra los maestros.

Según confirmó este jueves la Secretaría Municipal de Salud de Paraná, 160 personas fueron atendidas por los servicios de emergencia móvil en el lugar de los disturbios. De ellas, 63 fueron trasladadas a hospitales por presentar heridas de mayor gravedad.

Los heridos recibieron los primeros auxilios en la sede de la alcaldía, que queda frente a la Asamblea Legislativa, en el centro cívico de Curitiba.

Además de los manifestantes, resultaron heridos un camarógrafo y un diputado, ambos mordidos por perros de la policía, así como 20 efectivos.

La Orden de los Abogados de Brasil (OAB) manifestó su «vehemente repudio» al uso de la violencia y expresó que la policía «debe actuar para garantizar la integridad de la población y no para ejecutar una masacre».

Los maestros decidieron proseguir este jueves con la huelga iniciada el lunes y anunciaron para mañana 1 de mayo una nueva manifestación.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias