jueves 19, mayo 2022
spot_img

Nadal aprueba el «test Dimitrov» y pasa a semifinales en Madrid

Madrid, 8 may (dpa) – El español Rafael Nadal superó la prueba que se había autoimpuesto al derrotar por 6-3 y 6-4 al búlgaro Grigor Dimitrov y avanzar a las semifinales del torneo de tenis de Madrid.

Nadal necesitó de una hora y 47 minutos de juego para instalarse en la ronda de los cuatro mejores, donde se medirá con el ganador del duelo entre el checo Tomas Berdych y el estadounidense John Isner.

«Es una victoria importante para mí, llevaba desde Montecarlo sin tener sensaciones como las de hoy», dijo el español de 28 años, ganador en cuatro ocasiones en Madrid y defensor del título.

«Creo que en algunos momentos, sobre todo en el primer set, he jugado a un nivel bastante alto», agregó Nadal aún sobre la arcilla naranja de la pista central de la Caja Mágica.

Dimitrov es un jugador de fina técnica, con revés a una mano y elegante en sus golpes hasta el punto de ser comparado con Roger Federer, ganador de 17 Grand Slams.

El búlgaro no tiene la concentración ni la precisión del suizo, pero es número 11 del mundo y un tenista con hechuras. «Uno de esos tests que te ponen en tu sitio», según la descripción que había hecho el propio Nadal un día antes.

La victoria, la sexta en seis partidos ante Dimitrov, supone un alivio para el número cuatro del mundo, que difícilmente habría podido evitar la sensación de crisis si hubiera caído en cuartos de final.

Sabía el español que necesitaba subir un peldaño más su nivel, en duda desde que empezó 2015, para derrotar a un rival que lleva tiempo prometiendo más de lo que ofrece.

Aseguraba Nadal un día antes que mantener el servicio es vital en la altura de Madrid, casi 600 metros sobre el nivel del mar, donde el aire liviano ofrece ventajas a un sacador potente como el búlgaro.

El partido empezó impreciso, con quiebre y requiebre, hasta que Nadal se adelantó 4-2, miró a su «box» apretando el puño y le puso pausa al juego.

Los golpes del número cuatro del mundo no tienen todavía ni la profundidad ni el peso con los que ha marcado una época sobre arcilla, superficie sobre la que ha ganado 46 títulos, incluido un récord difícil de igualar de nueve Roland Garros.

Pero tuvo suficiente para derrotar a un Dimitrov que además puso de su parte, pues en la segunda parte volvió a quebrar el servicio de Nadal para 2-1 y no supo mantener la ventaja.

La forma en la que destrozó la raqueta contra el suelo en el séptimo juego, poco después de que Nadal le quebrara el saque, fue un gesto claro de que el búlgaro había perdido el foco.

El español esperó a su momento y en el segundo «match point» que tuvo cerró un partido que le acerca un poco más al lugar al que quiere llegar antes de afrontar uno de los momentos más importante de su carrera: la conquista de su décimo Roland Garros en París.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias