lunes 26, septiembre 2022
spot_img

Devuelven primer cuadro de famosa colección robada por nazis

Múnich, 15 may (dpa) – Un cuadro de Henri Matisse robado por los nazis y parte de la polémica colección hallada en 2012 en la casa del anciano alemán Cornelius Gurlitt se convirtió hoy en el primero en ser restituido a los herederos del propietario original.

Se trata de «Mujer sentada en una silla», robado al coleccionista judío Paul Rosenberg durante el nazismo (1933-1945). La familia llevaba décadas reclamándolo hasta que apareció en la colección Gurlitt, uno de los grandes escándalos vinculados al expolio nazi.

«Es un día muy feliz», dijo a la agencia dpa el abogado de la familia, Christopher Marinello. «Mis clientes están felices y agradecidos». El abogado no aclaró dónde se colocará el lienzo, que antes de la entrega será limpiado y restaurado.

Una corte de Múnich dictaminó el martes la devolución de ese cuadro y de «Dos jinetes en la playa», del alemán Max Liebermann. Aún no se fijó fecha para la entrega del segundo.

La pintura de Matisse fue una de las 1.500 obras halladas por sorpresa en 2012 en casa de Gurlitt, un octogenario que había heredado la monumental colección de su padre, uno de los marchantes de arte preferidos del dictador Adolf Hitler.

Poco antes de morir en mayo de 2014, Gurlitt declaró al Museo de Berna único heredero de la colección que había mantenido oculta toda su vida y que incluye cuadros, grabados y dibujos de maestros del arte moderno como Matisse, Picasso, Renoir y Monet.

Sin embargo, el gobierno alemán y el museo suizo acordaron dejar en Alemania unos 480 cuadros sospechosos de haber sido requisados, robados o comprados a la fuerza a sus dueños por los nazis hasta que se aclare su origen y sean restituidos.

El caso Gurlitt tuvo repercusión en todo el mundo y reabrió el debate sobre arte robado. Según el abogado Marinello, una figura como el coleccionista Rosenberg perdió cerca de 400 obras durante el nazismo, 60 de las cuales siguen sin ser ubicadas.

La misma suerte corrieron cientos de coleccionistas judíos, cuyos herederos siguen luchando por recuperar obras. La familia Rosenberg confió en que su caso sirva de guía para otros similares, cada uno de los cuales es examinado minuciosamente por una comisión especial.

«Creo que tiene que haber un equilibrio entre la burocracia y los reclamos de los dueños verdaderos», sostuvo Marinello. «Estamos tratando aquí con personas, y además con personas que en algunos casos son ya muy ancianas».

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias