miércoles 19, enero 2022
spot_img

Ombudsman investiga muerte de 43 personas en México y repudia clima violento

México, 26 may (EFE).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México anunció hoy la apertura de una investigación «exhaustiva y objetiva» de los hechos del 22 de mayo en el municipio de Tanhuato, donde murieron 43 personas, y expresó su repudio al clima de violencia en el país.

Por ello, el organismo autónomo pidió a las autoridades involucradas la rendición de informes pormenorizados y determinó el envío de visitadores adjuntos a esa población para recabar evidencias en el marco de la investigación que realiza.

La CNDH indicó en un comunicado que bajo esta premisa, el primer visitador general del organismo autónomo, Ismael Eslava Pérez, se trasladó este martes a Tanhuato, en el suroccidental estado de Michoacán.

Expresó su repudio al «clima de violencia e inseguridad que en los últimos meses se ha vivido en algunos estados de la República, dentro del cual se han generado diversos hechos que demandan ser plenamente aclarados, como son los de Tanhuato y los ocurridos el pasado 6 de enero en Apatzingán, también en Michoacán».

El organismo reiteró la necesidad de que «todas las investigaciones que se realicen cumplan con los atributos de objetividad, imparcialidad y exhaustividad, para evitar incurrir en violaciones a derechos humanos y para propiciar que efectivamente se llegue a la verdad».

El viernes pasado se produjo un enfrentamiento en el municipio de Tanhuato en el que murieron 42 presuntos miembros de un cártel de las drogas y un policía federal.

El Gobierno mexicano se ha defendido de las versiones que aseguran que se trató de una matanza.

«No hay una sola ejecución», dijo el lunes el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, quien recordó que «hay tres detenidos» y que dos policías resultaron heridos en el choque ocurrido en un rancho de Tanhuato.

El balance tan desigual de víctimas fatales entre las dos partes hizo que algunos analistas recordaran lo ocurrido el 30 de junio de 2014 en el municipio de Tlatlaya, central Estado de México, donde 22 civiles murieron a manos de militares.

Según la versión inicial del Ejército, 22 presuntos miembros de una banda de secuestrados fallecieron en un enfrentamiento con las tropas, pero después una testigo dijo que solo uno había muerto en el choque y los demás habían sido asesinados después de ser interrogados.

Una investigación de la fiscalía reveló después que en el tiroteo 14 personas perdieron la vida y las ocho restantes fueron asesinadas por tres de los soldados que participaron en la operación, aunque la CNDH estimó en 15 las ejecuciones extrajudiciales.

En cuanto a los hechos del 6 de enero en Apatzingán, la versión oficial es que nueve civiles murieron durante una operación de la Policía Federal para recuperar la alcaldía de ese municipio, que había sido tomada por civiles armados.

Pero un reportaje de la revista Proceso aseguró que los agentes irrumpieron a bordo de decenas de vehículos en el centro de Apatzingán y abrieron fuego contra civiles, causando la muerte de al menos 16 personas y heridas a muchas más.

El Gobierno mexicano anunció en abril pasado que ha ordenado a la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) investigar esta versión y prometió informar a la ciudadanía del resultado de las pesquisas.

Ese mismo mes, la Comisión Nacional de Seguridad emitió un boletín en que dijo haber recibido de forma anónima un vídeo «del cual se pueden inferir presuntos actos de uso excesivo de la fuerza o abuso de autoridad por parte de elementos de la Policía Federal» en Apatzingán. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias