martes 25, enero 2022
spot_img

Barcelona se ampara en Messi para lograr el doblete ante el Athletic

San José, 30 May (Elpaís.cr) – El Barcelona, liderado una vez más por el astro Lionel Messi, venció con autoridad al Athletic Club de Bilbao en la final de la Copa del Rey 1-3 disputada en el Camp Nou, para completar el sexto doblete (Liga y Copa) de su historia, título 27 del certamen y en el horizonte próximo una oportunidad de cerrar la campaña con un «triplete».

Un Barça para nada local en su cancha, invadida por los ruidosos e intensos vascos, que se ilusionaban con poder festejar en las narices del monarca de la Liga.

Sin embargo, los números previos de esta octava final entre ambos no eran muy alentadores. Cinco triunfos azulgrana y dos de los vizcaínos, tres victorias del Barcelona en finales jugadas en su cancha, aunque el Athletic ganó la única que disputó en el reducto del contrario. También, pasaron 31 años desde su último trofeo copero.

Los silbidos durante el himno de España finalmente aparecieron, con abucheos incluidos, y también dirigidos al Rey que por supuesto presenció el cotejo en un palco. Los independentistas externaron una vez más sus deseos.

Un par de mosaicos adornaron las tribunas. Uno por bando, ubicados casi detrás de cada arco, hasta que llegó el pitazo inicial, pero el ruido proveniente de ambas aficiones no se detuvo. 49 títulos convergían en la grama del Camp Nou, los dos equipos más ganadores del certamen.

Se jugó con mucha intensidad, los vascos creyeron en la posibilidad de batir a los catalanes a partido único. Las finales se juegan diferente y puede dudarse de si hay algún favorito. El Bilbao de Ernesto Valverde intentó controlar a Lionel Messi con marca personal de Balenziaga, más el esfuerzo y agresividad en la marca y transición ofensiva.

Le funcionó en los primeros minutos. El poderoso tridente Messi, Neymar y Suárez, el de los 117 goles en una temporada a falta de dos cotejos (incluido este), no conectó en los minutos de arranque. La marca férrea, el cierre de espacios y esa movida de ponerle un jugador encima a Messi para fastidiarlo y no permitirle recibir libre ni mucho menos salir disparado, eran la estrategia.

Sin embargo, a un genio de la magnitud de Leo es casi imposible controlarlo a placer. A pesar de que Balenziaga lo estaba logrando con anticipos y provocaciones.

El dinámico Athletic salió con atrevimiento. Aduriz y Williams esperaban en ataque, secundados por el correcto Beñat, el que se despedía después de 510 partidos, Andoni Iraola, y Mikel Rico. El juego aéreo sería una verdadera amenaza con el espigado Aduriz.

Al 5′ amenazó con un intento de cabezazo a centro de Rico, pero se la robó a Williams que llegaba por su espalda con mejor ubicación.

Los vascos dificultaban el juego del Barça, que no lograba hacerse de la pelota. Sin embargo, nunca hay que confiarse con los dirigidos por Luis Enrique Martínez. De golpe despiertan y cuando el rival se da cuenta ya le pasaron por arriba.

Así fue ocurriendo con el Bilbao. Balenziaga consiguió que Messi se molestara y se pusiera jugar. Posteriormente a un enredo de Ter Stegen que casi deriva en un robo y gol de Williams, el ’10’ habilitó con un preciso pase a la espalda de la defensa para Neymar, uno más de los que le ha dado en esta campaña. El brasilero anotó, pero el línea invalidó el tanto por un supuesto fuera de lugar.

El Barça fue creciendo. Surgieron Rakitic, Suárez, quien regresaba tras 18 días sin jugar por molestias en los isquiotibiales de la pierna izquierda, Messi y Alves, probablemente en su despedida del Camp Nou, se sumaba a provechar el espacio de un Balenziaga preocupado exclusivamente por la ‘Pulga’, a veces ocupado por Rico o Beñat.

A los 10′ Rakitic habilitó a Suárez, que hizo la diagonal por derecha, definió en el área y Herrerín se levantó como figura. La pelota era del Barça, los espacios también. A pesar de la presión, los azulgranas son especialistas en sacudirse la presión contraria y de romper con rígidos esquemas defensivos.

Si no lo hacen apelando al juego colectivo, tranquilamente lo pueden hacer con Lio Messi. El argentino se anotó otra obra de arte, otro golazo de Play Station con Balenziaga incluido. Recibió por derecha al 20′ y arrancó: limpió a Beñat, caño a Balenziaga, regate a Rico, de quien esquivó una patada, regate a Lapote y zurdazo contra el poste izquierdo, imposible para Herrerín. Lo gritó con todo el sudamericano, tercera final consecutiva en la que le anota a los vascos.

Además, ese gol significó el 118 del tridente, que empató el récord de Higuaín, Cristiano y Benzema, como la ofensiva con más goles en una temporada (2011-12), pero faltaba más.

Comenzó el festival de la ‘Pulga: al 23′ un pase bombeado preciso para un Suárez habilitado por la izquierda del área, pero que no pudo controlar y Herrerín apagó el incendió. Al 26’, siempre por derecha, recuperó y envió para el uruguayo, que en el área centró para Neymar y Herrerín de nuevo salió como el héroe a evitar el segundo.

Al 27′ el golero le negó la anotación con un tapadón a Piqué, quien remató casi en el área chica y al 27′ fue Alves, hoy con un peinado curioso que denota su extravagancia, quien le sirvió la pelota a Neymar y este de zurda la tiró por un costado de la portería.

Al 28′ otra vez Messi la inició, con un nuevo servicio cruzado de derecha, con Balenziaga encima, a Jordi Alba, quien la metió al medio apenas larga para el ‘Pistolero’ Suárez.

Sin embargo, por fin lograrían traducir ese dominio absoluto con un aporte del tridente más el gran Rakitic. Apareció el tiki-taka al borde del área, Rakitic, Messi, Rakitic, Suárez, pase al segundo palo y gol de Neymar para el 0-2. Historia liquidada y récord absoluto de goles del tridente, 119 en una campaña, números espeluznantes.

Recién a los 40′ el Bilbao se acercó a la puerta de Ter Stegen con un remate de Williams a pase de Iraola, quien recuperó sobre Alba por el costado izquierdo. La pelota se fue apenas arriba del arco.

A dos del final, con el Barça merodeando el área rival, Suárez demostró que las dos semanas y media de inactividad no le pasaron la factura, con una extraordinaria individual, con un caño a un zaguero y la falta de Iraola. Amarga despedida para el veterano.

El tiro libre lo cobró Messi con comba directa a entrar en el ángulo derecho, pero Herrerín voló, se estiró y la pudo sacar al córner. Muy destacado el trabajo del arquero bajo los tres tubos del Athletic.

En la complementaria seguiría todo en favor del Barça: la pelota, el marcador y las ocasiones, aunque no tan claras ni en tanta cantidad. Los catalanes apretaron con justeza el acelerador, apenas con lo necesario para superar a los vascos.

Al 54′ entró Xavi Hernández en lugar de Andrés Iniesta, ahora sí en su último cotejo para el Barcelona en el Camp Nou. El gran capitán se ganaba una ovación generalizada, incluso un reconocimiento de los vascos que no olvidan aquel saludo a los jugadores del Bilbao en la final de la 2008-09, con la bandera del rival puesta. Los vascos agradecieron ese gesto.

Al 73′ el Barça empezaría a definir el cotejo. Una sociedad que parece llegará a su final cuando acabe la temporada: Messi-Alves, el argentino y el brasilero, una mancuerna imparable y que rindió muchos frutos al conjunto catalán.

Neymar le devolvió la pared a Alves, desbordó por derecha, centró, y Messi por el medio anticipó a una defensa dormida, cabizbaja, para el doblete en la final y un 0-3 que significa un título, que abrió la posibilidad del «triplete» en la ‘Champions’ contra la Juventus la próxima semana.

Sin embargo, la final no acabaría sin algo de suspenso, tras el gol de Williams al 79′ a centro de Ibaí Gómez desde la derecha, con un buen salto y un cabezazo hacia atrás que venció a un flojo Ter Stegen para el 1-3. Recobraba un poco de vida el Bilbao.

Apretó, adelantó líneas, pero no fue más que un leve susto porque el Barça volvió a controlar las acciones e incluso, Neymar hizo calentar a los vascos, con una acción lujosa y sobradora, una bicicleta a la brasileña, que despertó la furia viscaína. Lo corrieron todos a un Neymar que trataba de ignorarlos. Empujones y reclamos, Xavi se llevó al ’11’ seguramente pidiéndole que evitara provocar a los contrarios.

El triunfo de los catalanes se consumó. El Barcelona superó a un esforzado Athletic Club de Bilbao y se convirtió en el primer equipo desde 1954 (Valencia), que gana todos sus partidos en una edición de Copa del Rey, en el título 27 de los azulgrana. Un doblete que podría ser «triplete» el próximo sábado, cuando en Berlín se crucen con la Juventus.

Los grandiosos Xavi e Iniesta levantaron la Copa y pusieron a vibrar a una hinchada que se ilusiona con un trofeo más: la ‘Orejona’, que a su vez sería el título 25 para el ‘6’, quien dejará el Barça tras 17 exitosos años defendiendo la camiseta azulgrana.

Alineaciones:

Athletic Club: Herrerín; Bustinza, Etxeita, Laporte, Balenziaga; Iraola (Susaeta, min.57), San José, Beñat (Iturraspe, min.74), Rico (Ibai, min. 74); Williams y Aduriz.

FC Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba (Mathieu, min.77); Busquets, Iniesta (Xavi, min.55), Rakitic; Messi, Suárez (Pedro, min.77) y Neymar.

Goles: 0-1 de Messi al 20′, 0-2 de Neymar al 36′, 0-3 de Messi al 73′ y 1-3 de William al 79′.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias