martes 30, noviembre 2021
spot_img

Claves: ¿Cuáles son los obstáculos para poner fin a la tragedia griega?

Atenas/Bruselas, 31 may (dpa) – El gobierno de Grecia asegura que las negociaciones para acabar con el drama de su deuda pública están a punto de llegar a su fin, pero sus acreedores internacionales no comparten semejante optimismo. Desde su perspectiva, aún queda camino por recorrer en las tratativas, y mientras la quiebra está cada vez más cerca del Partenón, Atenas aún debe lidiar con los siguientes aspectos:

– SALARIOS Y PENSIONES: El gobierno griego se opone en forma tajante a reducir una vez más los salarios y las pensiones en el sector público. Es una línea roja que el primer ministro Alexis Tsipras no está dispuesto a cruzar.

– REFORMA JUBILATORIA: Grecia está dispuesta a llevar adelante una reforma del sistema jubilatorio que podría incluir una fusión de las diversas entidades logales. No obstante, el gobierno ha dejado en claro que la eventual reforma no debe derivar en recortes de las jubilaciones. Si bien el país se ha adaptado a determinadas limitaciones en el caso de los pagos extraordinarios, rechaza en este sector el requerimiento de los acreedores, que apuntan a que el sistema jubilatorio se autofinancie a largo plazo y no presente ningún déficit.

– METAS PRESUPUESTARIAS: Grecia apuntaba en un primer momento a lograr un «superávit primario» (sin intereses de la deuda pública) del tres por ciento del producto interno bruto para este año pero, según el periódico «Kathimerini», para 2015 se está hablando de un superávit menor al 1,0 por ciento. El actual gobierno propone reducir las metas propuestas para los próximos años. En 2016, según el citado diario, se pautaría a un superávit primario de entre el 1,5 y el 2,0 por ciento, mientras que para 2017 se apuntaría a un 3,5 por ciento. La fuente señala que la Comisión Europea está de acuerdo con este lineamiento, pero que el Fondo Monetario Internacional (FMI) exige más.

– IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO: Para lograr las metas presupuestarias, Grecia debería avanzar en sus ajustes o aumentar la recaudación. Este año debería lograr reunir unos 2.000 millones de euros, señalan diversos medios. El gobierno está dispuesto a reformar las disposiciones referidas al impuesto sobre el valor añadido y se propone aprobar una regulación en tres pasos, con cargas de un 7,0, un 14 y un 22 por ciento, pero los acreedores sugieren aplicar un aumento del impuesto en dos pasos: del 10 y del 23 por ciento.

– MERCADO LABORAL: Los acreedores internacionales exigen que Grecia lleve adelante una reforma cabal de su mercado laboral que flexibilice las tarifas y los salarios. En este punto, las diferencias entre las partes siguen siendo muy significativas.

– INCENTIVOS A LARGO PLAZO: Grecia quiere contar con un programa que promueva a largo plazo el crecimiento económico del país, por lo que pretende pactar reducciones de deuda y un paquete de medidas de desarrollo.

– DIFERENCIAS INTERNAS: El gobierno griego ha criticado que los acreedores no tengan una postura común en las negociaciones. El FMI, asegura, sigue una línea mucho más dura y frontal que la Comisión Europea o el Banco Central Europeo. «Si no fuese necesario contar con la aprobación del FMI, se habría logrado un acuerdo hace tiempo», aseguran en círculos gubernamentales de Atenas.

Pero en el seno del gobierno griego también existen diferencias. Tsipras debe afrontar la intransigencia de su propia agrupación política, Syriza, que no se muestra dispuesta a ceder ante los acreedores internacionales e incluso juega con la idea de cancelar el pago de la deuda y abandonar el Eurogrupo.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias