martes 30, noviembre 2021
spot_img

Concacaf rechaza «de momento» propia investigación por los actos de corrupción

Miami, 1 jun (dpa) – El nuevo secretario general de la Concacaf, el estadounidense Ted Howard, rechazó este lunes «de momento» que el ente vaya a realizar su propia investigación del escándalo de corrupción que le costó el puesto al presidente Jeffrey Webb.

«No, de momento no. El Departamento de Justicia (de Estados Unidos) tiene que acabar lo que está haciendo. No es nuestro objetivo», dijo Howard en Miami sobre una posible investigación propia.

La semana pasada Howard fue nombrado secretario general en lugar de Enrique Sanz, sancionado hoy por el comité ético de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol) y por la Concacaf (Confederación de Fútbol de Norte-, Centroamérica y Caribe).

La investigación de la justicia estadounidense del sistema de corrupción y sobornos del fútbol mundial, por la que hay 14 acusados, ha afectado especialmente a la Concacaf, que este lunes realizó en Miami el sorteo de la próxima Liga de Campeones de clubes.

Como consecuencia de las acusaciones, la Concacaf destituyó al presidente Webb, detenido la pasada semana en Zúrich, y nombró al hondureño Alfredo Hawit en su lugar.

Además, Howard suplió a Sanz y se formó un comité especial para dirigir las actividades integrado por los presidentes de las federaciones de Canadá (Victor Montagliani), México (Justino Compeán) y Estados Unidos (Sunil Gulati).

«Estamos trabajando con las autoridades, atendiendo sus peticiones», dijo Howard, número dos de la Concacaf, confederación cuya credibilidad queda muy dañada.

La sede del ente en Miami fue objeto de un registro la pasada semana por agentes del FBI como parte de una investigación en la que se han visto salpicados varios miembros y exmiembros de la Concacaf.

Además de Webb, también están entre los acusados el costarricense Eduardo Li, presidente de la Fedefutbol; Julio Rocha, exjefe de la federación de Nicaragua; y Jack Warner, expresidente de Concacaf. Ya se declaró culpable el exsecretario general Charles ‘Chuck’ Blazer.

Una investigación propia en 2013 acusó a Warner y Blazer de fraude y de apropiación indebida. Según la justicia de Estados Unidos, el sistema de corrupción continuó con Webb al frente.

«Estamos decepcionados, sorprendidos de que pudiera pasar de nuevo tras lo que ocurrido hace cuatro años», señaló Howard.

En 2011, Blazer denunció que Warner colaboró con Mohammed bin Hammam en el intento del catarí de comprar votos para convertirse en presidente de la FIFA en 2011. Aquellas denuncias llevaron a la investigación cuyo resultado se conoció en 2013.

«Hay que mostrar que la gente que está en los puestos de liderazgo es la que tiene credibilidad e integridad. Esperemos demostrar a la gente con nuestras acciones que estamos haciendo las cosas correctas», señaló el secretario general.

El banco Scotia Bank ya aseguró la pasada semana que revisará su patrocinio con la Concacaf a raíz del escándalo.

La propia fiscal general (ministra de Justicia) de Estados Unidos, Loretta Lynch, mostró su preocupación la pasada semana. «La Concacaf es una organización en crisis y ya nos hemos puesto en contacto con sus representantes para que la gente que trabaja ahí con integridad sepa que estamos dispuestos a trabajar con ellos para reformar sus prácticas», dijo.

Howard confirmó que la Copa Oro, el torneo de la región que se disputará en varias ciudades de Estados Unidos y Canadá del 7 al 26 de julio, sigue adelante.

«Hay que seguir, la Concacaf continuará y será cada vez mejor. Esperemos que salga más fuerte después de esto», agregó el nuevo número dos, que no descartó que pueda haber más personas involucradas en el escándalo, aunque señaló que todas las presuntas actividades ilícitas se realizaron «fuera de la organización».

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias