sábado 27, noviembre 2021
spot_img

Asesinato de abogado de Ríos Montt crispa ambiente político en Guatemala

Por José Carlos Móvil, Guatemala, 4 jun (EFE).- El asesinato de Francisco Palomo Tejeda, quien fue abogado del exmilitar golpista guatemalteco Efraín Ríos Montt y del expresidente Alfonso Portillo, crispó este jueves el ambiente político de Guatemala a falta de casi tres meses para las elecciones generales.

El abogado de 63 años, acribillado con 12 tiros el miércoles en una concurrida avenida de la capital de Guatemala, era vinculado a la derecha guatemalteca y fue defensor de Ríos Montt (1982-1983) en un juicio por genocidio y del expresidente Portillo (2000-2004) en casos de corrupción.

Portillo dijo estar «conmocionado y dolido» horas después del atentado, mientras que la hija de Ríos Montt, Zury Ríos, aseguró sentirse «traicionada» por el Gobierno conservador del presidente Otto Pérez Molina, ante la ausencia de políticas de seguridad.

El asesinato del abogado, cuando faltan tres meses para las elecciones de septiembre, provocó decenas de muestras de pésame y repudio por parte de la clase política guatemalteca, que advirtió, además, de las consecuencias de este crimen.

«La muerte de Francisco Palomo, abogado de Ríos Montt, es una muestra de que en esta Guatemala nadie está a salvo», afirmó la líder indígena Andrea Ixchiú a través de su cuenta en la red social Twitter.

La ministra de Gobernación (Interior), Eunice Mendizábal, llegó a la escena del crimen, unos cinco kilómetros al sur del centro de la Ciudad de Guatemala, y anunció que un «grupo elite» de la Policía Nacional Civil (PNC) investigará el homicidio.

«Lo mejor de nuestro equipo está trabajando en este caso. Estamos coordinados con el Ministerio Público», aseveró la funcionaria, quien dijo haber tenido «el gusto de conocerlo (a Palomo)» al «haber trabajado en alguna época con él».

El viceministro de Interior, Élmer Sosa, dijo este jueves en declaraciones a Efe que «el móvil político» es una de las hipótesis que manejan las autoridades con respecto al atentado.

Una testigo del crimen, quien conducía un automóvil unos 20 metros en diagonal por detrás del vehículo del letrado, dijo a Efe que los supuestos asesinos iban en una motocicleta, una hipótesis que también manejan las autoridades.

«Escuché los balazos y al ver de donde venía todo, vi el carro (automóvil) y una moto con un tipo en chumpa (chaqueta) negra y el piloto con el chaleco», añadió la mujer, quien iba acompañada por su bebé en el vehículo y que pidió el anonimato.

La legislación guatemalteca establece que los conductores de las motocicletas deben llevar un chaleco donde porten el número de matrícula de su vehículo, una medida establecida en la última década para evitar robos y asesinatos desde este tipo de transporte.

El crimen causó un nuevo sismo dentro del ambiente político guatemalteco y también en la sociedad civil, que en abril y mayo ya había sido sacudida con dos escándalos de corrupción estatal y que unos meses antes se vio enlutada con el asesinato de tres periodistas.

La nación centroamericana ha registrado multitudinarias manifestaciones cada sábado desde el 25 de abril contra el presidente Pérez Molina, cuyo Gobierno ha perdido en dos meses a varias de sus piezas principales, incluida la ahora exvicepresidenta Roxana Baldetti, quien dimitió el 8 de mayo.

Dentro de las bajas de Pérez Molina también se incluye al anterior ministro de Interior, Mauricio López Bonilla, removido de su cargo en mayo después de acompañar al mandatario desde que tomó posesión el 14 de enero de 2012.

«Este asesinato refleja la incapacidad del Gobierno de proteger la vida de todos los ciudadanos», señaló el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala a través de su vicepresidente, Jordán Rodas Andrade.

El país, reconocido como uno de los cinco más violentos del mundo por organismos internacionales, celebrará el próximo 6 de septiembre elecciones generales para el período 2016-2020, en unos sufragios donde se definirá al sucesor de Pérez Molina, quien llegó al poder bajo la filosofía de «mano dura» en contra de la delincuencia.

Palomo estuvo a cargo de la defensa en el juicio por genocidio en contra de Ríos Montt, que culminó en 2013 con una condena al exdictador por la muerte de 1.771 indígenas ixiles en pleno conflicto armado interno.

La Corte de Constitucionalidad decidió unos días después anular la sentencia de 80 años de prisión para el exmilitar, argumentando vicios en el proceso legal y obligó la repetición del juicio, que a la fecha aún está pendiente de llevarse a cabo.

Palomo Tejeda también fue representante de Guatemala en el Parlamento Centroamericano, de 2001 a 2006, y hace 12 años ejerció como magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad, máximo tribunal de Guatemala.

El jurista estaba casado con la exdiputada Lucrecia Marroquín, hermana del periodista y expresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) Gonzalo Marroquín.

Dentro de los casos más emblemáticos del abogado están la defensa de Portillo en casos de corrupción y del exministro de Interior Carlos Vielmann, quien radica en España y está acusado por ejecuciones extrajudiciales durante un operativo en una cárcel guatemalteca. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias