jueves 27, enero 2022
spot_img

Costa Rica espera la ratificación total del acuerdo UE-Centroamérica este año

Bruselas, 10 jun (EFE).- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, confió hoy en que los países de la Unión Europea (UE) que aún tienen pendiente la ratificación del acuerdo de asociación entre ese bloque y Centroamérica la concluyan antes de finales de este año para que pueda entrar en vigor plenamente.

«Llevar a término, concretar la agenda que está definida desde hace ya mucho tiempo y que sólo ha notado avances significativos en dos áreas, que son la comercial y la migratoria y de seguridad», destacó Solís en una entrevista con Efe, en referencia a los principales retos que afronta la relación euro-latinoamericana.

Solís, quien está en Bruselas para participar en la cumbre entre la UE y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) hoy y mañana, señaló que la agenda es «compleja» y requiere «no solamente de voluntad política, sino también de financiación y pensar el futuro de forma colectiva, más periódica».

Por ello, esperó que uno de los resultados de la cumbre sea el mandato para que los cancilleres se reúnan una vez al año.

La reunión de líderes elogiará la entrada en vigor provisional del acuerdo de asociación entre la UE y América Central, el primero «de región a región» para los europeos, pero del que actualmente sólo funciona el capítulo de libre comercio a falta de que los parlamentos nacionales de los Veintiocho den su visto bueno a que se apliquen también los pilares de cooperación y diálogo político.

«Para Centroamérica es muy importante, y para algunos países como Costa Rica es esencial. La UE es nuestro segundo socio comercial, lo era antes del acuerdo de asociación», señaló Solís a Efe.

«Desafortunadamente, hay catorce países de la UE que no han ratificado la totalidad del acuerdo, y esto nos coloca en una situación paradójica: dos regiones que quieren acercarse pero que no han sido capaces todavía de encontrar un contexto político, legislativo, suficientemente sólido como para definir los términos enmarcados en ese acuerdo», enfatizó el mandatario costarricense.

Según dijo, «es una situación que quisiéramos resolver, como lo aspira la Comisión Europea, antes de fines de este año».

Precisamente, Solís tiene previsto mañana en una reunión bilateral con la canciller alemana, Angela Merkel, solicitar su apoyo para dar un impulso a ese proceso de ratificación, además de potenciar los intercambios en educación para combatir el desempleo.

En el plano económico latinoamericano, Solís reconoció que la UE tiene una «competencia fuerte» de Estados Unidos y China, aunque dejó claro que «Europa sigue siendo una fuerza necesaria, fundamental, en el diálogo político de la región».

«Las relaciones internacionales no son sólo comerciales», dijo, y recalcó que «la voz europea equilibradora, sensata, que mira con unos ojos distintos los temas que a América Latina le preocupan, la seguridad, el cambio climático, el desarrollo productivo, la inclusión social, parece que son factores que justifican ampliamente ese diálogo», apuntó.

El presidente costarricense afirmó que, sobre cambio climático, aún «hay todavía muchas discrepancias» entre los líderes en esta cumbre, aunque de cara a la Conferencia de la ONU en París en diciembre «tenemos muchas afinidades con las posiciones que se van a discutir desde la óptica europea».

«Costa Rica apuesta por un acuerdo en donde los denominadores comunes sean por lo alto, no por lo bajo», indicó a Efe, al tiempo que agregó que «los países más grandes y más ricos tienen una obligación financiera mayor que los países más pequeño6s y menos contaminantes, pero también tenemos responsabilidades».

Otro asunto sobre el que perduran las diferencias entre la UE y la Celac es el de la deuda soberana, del que «habrá alguna referencia» en la declaración final de los líderes, según Solís, aunque reconoció que los términos en que una región y otra suelen referirse al asunto «no son idénticos».

Igualmente confió en que la declaración incluya «alguna mención» a Venezuela, «especialmente porque hay un tema general sobre desarrollo democrático, la necesidad del respeto a los derechos humanos, la institucionalidad y el Estado de derecho, que necesariamente será abordado».

Solís afirmó que ello se debe al «momento difícil que experimentó Venezuela hace ya varios meses y los diferentes consensos que se han construido en cuanto a la conveniencia de que las elecciones se mantengan marcadas por la legalidad y el Estado de derecho».

Por último, Solís se declaró «muy satisfecho» de que Cuba haya abierto negociaciones con la UE y con EE. UU., aunque opinó que la «importancia crítica» que tiene actualmente ese proceso será «un factor que se superará con el tiempo y que entrará dentro del curso natural del desarrollo de las relaciones Europa-América Latina sin llegar a monopolizarlas». EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias