sábado 4, diciembre 2021
spot_img

Miles de maestros marchan en Ciudad de México para exigir a Gobierno negociar

Estudiantes marchan durante la conmemoración de una masacre de 1971 hoy, miércoles 10 de junio de 2015, en Ciudad de México (México). Los jóvenes, además de la masacre de estudiantes del 10 de junio de 1971, también recordaron en sus consignas y pancartas a los 43 normalistas desaparecidos en el estado de Guerrero en septiembre del año pasado. EFE/Sáshenka Gutierrez.

México, 10 jun (EFE).- Miles de maestros procedentes de distintos estados protestan hoy en México para presionar al Gobierno, que tras las elecciones ha dicho que la reforma educativa sigue adelante, a fin de restablecer el diálogo sobre sus demandas.

Mediante dos multitudinarias marchas que partieron del Palacio Legislativo y el confluido Paseo de la Reforma, una marea de maestros -la organización hablaba de decenas de miles- expresó su repudio a la reforma educativa, promulgada en 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto.

Esta contempla, entre varios puntos, la instauración de un sistema de evaluación obligatorio para todos los maestros, una medida que estos días ha caldeado los ánimos entre los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en huelga desde el 1 de junio.

El examen docente fue suspendido a fines de mayo, pero reactivado el lunes pasado por el Gobierno, que atribuyó la cancelación a factores «técnicos», como falta de computadoras, y políticos por los comicios del domingo, cuando se eligieron 2.016 cargos bajo la amenaza de boicot electoral en varios estados.

Esta obvia maniobra del Gobierno, y sus endebles razones, son vistas por el sindicato de maestros como una provocación, e incluso un insulto.

«Los argumentos que presentan es como si México fuera un país de retrasados mentales, son irrisorios e infantiles. Y nos obligan a tener una respuesta inmediata», dijo a los medios el secretario general de la CNTE en Michoacán, Juan José Ortega, quien encabezó una de las marchas que transitó pacíficamente por la capital.

Según Ortega, la evaluación docente no debería ser «punitiva», pues los maestros pueden perder su plaza si suspenden varias veces, sino capacitarlos para que superen sus rezagos.

Además, el examen debe huir de una «estandarización» y contemplar las particularidades de cada región.

Sin embargo, Peña Nieto dio el martes un mensaje tajante: «Los procesos de evaluación docente siguen adelante, ni se posponen, ni se difieren, y por ninguna razón se cancelan».

Ante este golpe en la mesa, propuestas alternativas del sindicato, como planes pedagógicos acorde a cada área, parecen no tener cabida.

Aun con ello, los maestros, cuya huelga afecta a más de seis millones de alumnos, no aflojan el pulso.

«Peña decía que todo cambiaría, y sin embargo, la misma porquería», le contestaron hoy miles durante la marcha.

Llegados de estados como Michoacán, Oaxaca, Guerrero o Veracruz, donde la CNTE tiene su principal respaldo, buscan restablecer las mesas de diálogo con la Secretaría de Gobernación y lograr poner fin a la reforma educativa.

Sin embargo, hoy tuvieron una breve reunión con el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, quien les indicó que no habrá negociación hasta que regresen a clases.

«La secretaría de Gobernación no se sentará a la mesa con ellos hasta que todo el contingente este en sus escuelas, trabajando. Mientras tanto no hay dialogo», declaró a los medios.

Los maestros regresaron al Monumento a la Revolución, donde planearán las acciones para los próximos días.

En Michoacán, los maestros realizaron hoy una quema simbólica de evaluaciones frente al Congreso estatal, recordando los sucesos de la pasada semana de quema de urnas y sedes de partidos.

Frente al hemiciclo, líderes denunciaron que el Gobierno busca despedir al 40 % del magisterio mediante los exámenes.

«Es un estándar demasiado riguroso para un país con estándares demasiados variados», secundó a Efe el maestro de Educación Física Ibrahim Omar Tapia.

«Se debe garantizar el conocimiento del profesor, pero también la infraestructura, los recursos y las condiciones», consideró.

En este aspecto, el maestro de una Escuela Normal Rural de Michoacán Rubén Bustos denunció a Efe que, en su colegio, donde se forma a futuros maestros, las subvenciones estatales se han reducido enormemente.

Sin saber la cifra actual, aseguró que era bastante menor a los 140.000 pesos (unos 9.000 dólares) que recibía cada escuela antaño, lo que conduce «a una infraestructura cada vez más deteriorada».

Este hecho, sumado a la reforma educativa y a la desaparición de los 43 normalistas en manos de autoridades corruptas y miembros de un cártel el pasado septiembre, dan sobrados motivos a Bustos para la manifestación.

Una marcha que, por momentos, parecía una fiesta con miles de maestros haciendo la ola y tomándose fotos frente a los principales monumentos. Momentos de dispersión frente a una realidad mucho más sombría para sus intereses.

Los primeros exámenes están programados del 20 al 22 de junio y, hasta mayo de 2016, se evaluará a medio millón de profesores, dijo ayer Peña Nieto frente a directivos del grupo español BBVA, que aplaudieron su determinación. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias