miércoles 8, diciembre 2021
spot_img

Diputados “analizan” educación

Cooperemos con un insumo para el “análisis” que realizan los diputados de “La Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación”, sobre los “aciertos y deficiencias de la educación nacional en los últimos 30 años” (ElPaís.cr, 16/6/15).

Partamos del supuesto de que los estudios que se autodenominan como científicos “Informes sobre el Estado de la Educación”, (1) lo son –aunque no hayan contestado la simple pregunta: ¿cuáles son los paneles de científicos independientes que evalúan esos estudios?, y, (2) brindan información, en palabras de algunos diputados, “confiable”.

Ahora dirijamos la mirada hacia uno de los ejes principales del discurso de los políticos: “globalización”. Ese eje les ha permitido “aprender de experiencias internacionales”… ¡en buena hora! Y, por ahora, no discutamos de si “aprender”, en ese discurso, es más bien copiar, copiar y copiar, para luego hacerlo ley.

Dicho lo anterior, para coadyuvar con el “análisis” de los diputados, es necesario al menos plantear la pregunta: ¿de dónde surge la política educativa nacional, esa, de los últimos 30 años?

Como respuesta ofrezco el título –de la inmensa cantidad de evidencia científica independiente y evaluada- “La educación en América Latina. Enfoque desde la institucionalidad del orden mundial capitalista” (2012), por el sociólogo y doctor en Educación, Rubén Ramos.

El libro debería ser lectura obligatoria y completa para los estudiantes, por ejemplo, en las carreras de Educación, Economía y, principalmente, de los mismos diputados analistas, en espera de que el “análisis” conducido por ellos haga honor al nombre de la comisión que presiden y que, desde luego, ese “análisis” sea puesto a disposición del público con la misma facilidad de una noticia.

En la contraportada y el resumen del libro, dice (aporto el destacado):

Contraportada:

“Cuando alguien piensa en lo mal que anda la educación en nuestros países, lo primero que hace es culpar al ministerio de educación, cuando no al gobierno. ¿Cómo es que podamos estar tan mal con toda la ayuda que recibimos, mientras Cuba que no recibe nada y tiene el bloqueo, aparece como el país con lo más altos índices de rendimiento en todas las áreas? Este libro no trata precisamente de Cuba, sino de todos los países de América Latina sujetos a una educación impuesta por la institucionalidad del orden mundial capitalista para hacernos cada día más ignorantes, más obsecuentes, más pobres. Trata de esa educación que en nombre de la “ayuda” y la cooperación internacional, desarticula pueblos, enajena conciencias, desarraiga culturas. De esa educación que, cebándose en la pobreza, hace crecer cada año nuestras deudas externas hasta hacerlas impagables. De esa educación que, en el rincón más alejado de la tierra, sirve para reproducir el orden de la agresión, la violencia, el terror, la corrupción, la impunidad, de quienes lo establecieron y manipulan en nombre de la libertad y la democracia judeo cristiana”.

Resumen:

“Este libro da cuenta de la relación existente entre la institucionalidad pensante del orden mundial capitalista, y la institucionalidad financiera y de cooperación técnica internacional, encargadas de imponer las políticas y estrategias para la vida económica, social, política e ideológica de nuestros pueblos. Enfatiza sobre la imposición de “paquetes” de educación y de educación a distancia orientados a la reproducción del orden mundial capitalista, en poblaciones rurales con carencias de capital cultural.

Plantea que el orden mundial capitalista, tiene:

• En la institucionalidad de los thinks tanks o “gabinetes estratégicos”, su capacidad pensante y decisoria para el dominio mundial.
• En las instituciones financieras y de cooperación y asistencia técnica de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la garantía de su estabilidad y hegemonía para la manipulación mundial en nombre de la democracia y la libertad.
• En los Estados Unidos, al país que se reserva la “iniciativa ideológica” en los sistemas educativos de América Latina y el Caribe, en base al mito de la herencia intelectual común del continente americano asentada en la cultura griega, la ley romana y la moral judeo-cristiana.

Sostiene, que los “paquetes” de educación y de educación a distancia:

• Se instrumentalizan a través del Banco Mundial, el BID, la USAID, la NED, el IRI, las
Freedom House, la ISOA, la OCDE, la OMC y la UNESCO en América Latina y el mundo.
• Sirven a los intereses económicos de “inversionistas” norteamericanos, europeos y asiáticos, convocados por esas instituciones para hacer “lucrativos negocios” con cargo al financiamiento que imponen, y el incremento de nuestras deudas externas.
• Carecen de potencial pedagógico para construir aprendizajes y producir conocimientos. Situándose, por esto, en la perspectiva de lo educativo, como proceso de ideologización”.

Señores diputados, ¿de dónde surgen esos informes sobre un estado de la educación a los que ponen atención? ¿De dónde surgen los diseños de investigación o, en otras palabras, quién dice lo que se debe investigar y lo que no? ¿Cómo se financian esos informes? ¿Constituyen esos informes la “evidencia científica” con la que buscan justificar la aprobación de leyes?

Señores diputados, ¿cuál es la opinión de ustedes sobre lo planteado acá? En esa comisión sobre “Ciencia” y etc., ¿cuál es la metodología para el “análisis” científico? ¿Qué buscan ahora con el “análisis” de la educación nacional? ¿Justificar los manuales OCDE…, para obtener quizás otros 30 años de mala educación?

Tienen la palabra…

(*) Gerardo Barboza
17 de junio de 2015
Educador
www.englishincostarica.org

Más noticias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias