miércoles 1, diciembre 2021
spot_img

Dejar todo no alcanzó: Selección Femenina se despidió dignamente del Mundial

San José, 18 Jun (Elpaís.cr) – Esta vez fue insuficiente… Correr, meter, trabar y dejar la máxima entrega sobre el césped no le alcanzó a la ‘Tricolor’ Femenina para seguir con vida en el Mundial de Canadá, del que se marchó con el rostro en alto, su dignidad entera y la satisfacción de haber dejado el alma en cada juego.

En los partidos anteriores Costa Rica se repuso a la adversidad, al marcador en contra y alimentó su sueño mundialista con base en las ganas, la garra y el esfuerzo. En correr sin titubear los 90 minutos y siendo contundente claro está. Generó poco, pero convirtió las que tuvo.

Sin embargo, este miércoles y con la ilusión en lo más alto por la posibilidad de alcanzar los octavos de final, a la ‘Sele’ no le bastó con aguantar los embates de su rival, un equipo difícil y con mucha tradición como lo es Brasil.

El partido se jugó en gran parte del tiempo en campo costarricense. Hubo que sufrir mucho, y si por casualidad no salvaba una defensora nacional, la arquera Dinnia Díaz entraba en acción para apagar el fuego. Y así mantuvo viva a Costa Rica hasta el final. Sacando todo lo que le llegaba. Fue por lejos la figura del partido.

La ‘Tricolor’ llegaba a este cotejo con dos puntos y dependiendo de sí misma para clasificar a la siguiente ronda. Un triunfo le daba el boleto directo, mientras un empate obligaba a sacar cuentas y comparar los terceros de otros grupos, esto siempre y cuando hubiera un ganador en el duelo entre Corea del Sur y España. Si ambos cotejos terminaban con paridad, Costa Rica pasaba.

La selección de Amelia Valverde no se salió del libreto conocido: mucha pelea, defensa férrea, cierre de espacios con un bloque corto, y por supuesto Dinnia Díaz.

El primer tiempo fue un monólogo de llegadas de Brasil desde el primer minuto. Pese a no contar con Marta y Cristiane, sus dos figuras que se quedaron en el banco descansando, la ‘Verdeamarelha’ tuvo a Darlene y Gabi en ataque. Ambas fueron una complicación para la defensa nacional.

Costa Rica soportó en la inicial, peleando con fuerza en el mediocampo, bloqueando las orillas y también intentó en algún momento salir de contra, mas hubo mucha imprecisión en los pases. Si hay una cuestión que deberá trabajarse en el futuro será el manejo efectivo de la pelota. Le costó mucho la generación de juego, no solo ante Brasil sino a lo largo del Mundial.

No obstante, producto de una gran combinación de las nacionales, Raquel Rodríguez casi vence la portería contraria con un cabezazo al final bien controlado por la golera Luciana.

El primer tiempo le salió bien a la nacional, debido a que logró llevarse el 0-0 al descanso, entre Dinnia Díaz, los remates desviados y alguna acción defensiva mantuvieron silenciada a la ‘Canarinha’.

En la segunda parte, el acecho por mucho fue más grande. Las llegadas brasileras más claras. Costa Rica adelantó líneas para buscar algo más en el partido y por lo tanto dejó espacios para los ataques brasileños.

Una y varias veces más Dinnia se interpuso en los planes de Beatriz con un tapadón a un zurdazo en el área, también de Rosana, quien disparó un centro de Poliana en el área chica y la golera con sus piernas le negó el tanto, mientras que posteriormente se enfrascó en un duelo con Raquel Fernandes.

Tres veces consecutivas se vieron las caras. En las primeras dos ganó la arquera: en un intento por arriba de la brasileña tras un regalo atrás y en un remate cruzado contra el palo derecho, pero en la tercera la mediocampista rival se llevó el duelo.

Cuando el juego estaba mano a mano, con la ‘Sele’ yendo y tratando de manejarle la pelota a Brasil amparada en la capitana Shirley Cruz, en busca del gol que les diera la tranquilidad, fue cuando Brasil encontró los espacios para hacer daño y no desaprovechó.

Faltaban ocho para el final y el empate ya no servía. Las surcoreanas derrotaban a España 2-1, por lo que había que ir a buscar el partido, que además con todo el sufrimiento de por medio aún estaba 0-0.

Sin embargo, las ilusiones murieron cuando en un gran pase de Andressa desde mitad de cancha, habilitó a Fernandes a la espalda de la defensa tica y esta vez en el área sí vulneró la resistencia de Díaz con un derechazo cruzado que la arquera apenas pudo rozar.

El gol obligaba a matar o morir. Costa Rica tuvo el empate al 88’, que hubiera sido el premio a un gran esfuerzo en su primera Copa del Mundo, pero el control de Melissa Herrera fue largo, las defensoras rivales le cerraron el camino en el área y la arquera Luciana se quedó con el balón.

El sueño se esfumó con el pitazo final de la griega Thalia Mitsi, pero quedó intacto el orgullo tico por el coraje y la valentía de estas jugadoras que jugaron sin complejos en el escenario más importante del fútbol, en el que despertaron la admiración internacional y sobre todo, porque defendieron con dignidad la camiseta y el nombre de Costa Rica.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias