miércoles 8, diciembre 2021
spot_img

El papa advierte contra el control del agua por las multinacionales

Copias de la encíclica del papa Francisco.

Roma, 18 jun (EFE/Elpaís.cr).- El papa Francisco advirtió del peligro que comporta la privatización o control del agua por parte de las multinacionales, porque el agua es un derecho humano básico, dice en su Encíclica «Laudato si» publicada hoy.

«Mientras se deteriora constantemente la calidad del agua disponible, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso escaso, convertido en mercancía que se regula por las leyes del mercado», denunció Francisco en este texto cuyo tema central es la protección del medioambiente.

Para el pontífice, «el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la supervivencia de las personas».

Aseguró que el mundo tiene «una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable, porque eso es negarles el derecho a la vida radicado en su dignidad inalienable».

El papa advirtió del peligro de que «el control del agua por parte de grandes empresas mundiales se convierta en una de las principales fuentes de conflictos de este siglo».

En este documento pontificio Francisco menciona los que llama los «pulmones del planeta» repletos de biodiversidad que son la Amazonía, la cuenca fluvial del Congo o los grandes acuíferos y los glaciares y su «importancia de esos lugares para la totalidad del planeta y para el futuro de la humanidad».

Pero subraya que «no se pueden ignorar los enormes intereses económicos internacionales que, bajo el pretexto de cuidarlos, pueden atentar contra las soberanías nacionales».

«Revolución cultural» contra «el suicidio» del planeta

En el documento, el papa pidió  una «valiente revolución cultural» contra el comportamiento «suicida» que destruye el medioambiente y el planeta y criticó la «especulación» del actual sistema económico mundial.

El pontífice aseguró que «es insostenible desde diversos puntos de vista» un sistema mundial que los poderes económicos «continúan justificando» y que busca el beneficio financiero ignorando sus efectos «sobre la dignidad humana y el medioambiente».

«El estilo de vida actual, por ser insostenible, solo puede terminar en catástrofes, como de hecho ya está ocurriendo periódicamente en diversas regiones», dijo Bergoglio en su encíclica sobre protección del medioambiente «Laudato si».

El papa aseguró que la «contemplación de la realidad en sí misma ya nos indica la necesidad de un cambio de rumbo y nos sugiere algunas acciones» para ayudar a salir de lo que calificó como «espiral de autodestrucción».

«Lo que está ocurriendo nos pone ante la urgencia de avanzar en una valiente revolución cultural (…) Nadie pretende volver a la época de las cavernas, pero sí es indispensable aminorar la marcha para mirar la realidad de otra manera», dijo el papa en el documento.

Y aseguró que «cuidar y mejorar el mundo» conlleva «cambios en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad».

«Sabemos que las cosas pueden cambiar», opinó el papa, quien identificó en su encíclica «el desafío urgente de proteger nuestra casa común (…) de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral».

«Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos», agregó.

Calificó de «largo y rico camino» el realizado por «el movimiento ecológico mundial» pero lamentó el «rechazo de los poderosos» y su «falta de interés» e invitó a «buscar otros modos de entender la economía y el progreso».

«El ser humano todavía es capaz de intervenir positivamente», escribió el papa en su encíclica, para después criticar las cumbres mundiales sobre el ambiente de los últimos años, que «no respondieron a las expectativas porque, por falta de decisión política, no alcanzaron acuerdos ambientales globales realmente significativos y eficaces».

La publicación de esta su primera encíclica en solitario -en la precedente Bergoglio completó el trabajo de su predecesor, Benedicto XVI- se hace, como el pontífice prometió, antes de la nueva cumbre internacional contra el cambio climático que se celebrará en diciembre en París.

 

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias