martes 30, noviembre 2021
spot_img

La difícil cruzada del «Padre Mateo» a favor de la salud en Bolivia

La Paz, 19 jun (EFE).- El sacerdote español Mateo Bautista abandera una campaña para que Bolivia aumente su presupuesto sanitario con el fin de mejorar su maltrecho sistema de salud, uno de los más precarios de Suramérica, aunque sus esfuerzos han topado estos días con ataques del Gobierno.

«En Bolivia el mundo de la salud está muy enfermo», afirmó el «padre Mateo» en una entrevista con Efe, a propósito de su cruzada.

En estos días, la labor del religioso ha acaparado el interés de los medios ante las graves estadísticas en materia de salud, pero también porque su campaña, inesperadamente, se convirtió en blanco de los ataques del Gobierno que preside Evo Morales.

A Bautista, los ministros bolivianos le acusan de mentir y desinformar y el propio Morales ha sostenido que «responde a la derecha, a la oposición», aunque el sacerdote rechaza las denuncias y ha replicado que el Ejecutivo no da prioridad al gasto en sanidad.

La campaña del padre Mateo propone que se apruebe una ley para que el Gobierno, las gobernaciones y las alcaldías destinen un 10 % de su presupuesto para el sistema de salud y para que cada año aumenten esos fondos.

El ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ironizó estos días con que Bautista quiere «matar» a los bolivianos.

Según el ministro, establecer el 10 % de inversión sanitaria que propone el sacerdote implica bajar el presupuesto actual en la materia, que según el Gobierno llega al 11,5 %.

No obstante, según los datos que esgrime el sacerdote español, ese porcentaje para salud apenas supera el 6 %.

La polémica entre el Gobierno y Bautista se centra en esos porcentajes del presupuesto, ya que no parece haber diferencias sobre la gravedad de los problemas en salud que atraviesa el país.

La airada reacción gubernamental llegó cuando movilizaciones callejeras dejaron patente el creciente respaldo a la campaña de Bautista que explica «las 10 razones del 10 % en salud».

La campaña sostiene que Bolivia tiene las más altas tasas de Suramérica en mortalidad infantil de menores de un año (42 muertes por mil nacidos vivos), de uno a cuatro años (55 muertes por mil nacidos vivos) y mortalidad materna (180 por 100.000 nacimientos).

El Gobierno realiza desde 2014 una nueva encuesta de salud, pero a falta de nuevos datos cita en sus informes cifras de 2008, que son incluso peores que las de Bautista: 50 muertes de menores de 1 año por mil nacidos y 63 muertes de menores de 5 años por mil nacidos vivos.

Sobre mortalidad materna, el Gobierno y Naciones Unidas han establecido que la mortalidad materna es de 226 por cada 100.000 nacimientos pero según un estudio de salud del 2003, ya que el de 2008 arrojaba una cifra muchísima más alta, que hizo dudar sobre la técnica empleada.

Bautista, que lleva 13 años en Bolivia trabajando en salud, también sostiene que en Bolivia están las tasas de densidad de médicos y de camas de hospital más bajas de Suramérica, así como también la de inversión en salud por persona.

El país no aporta los factores VIII y IX para la coagulación en el tratamiento de niños hemofílicos y carece de un centro hemato-oncológico especializado, de un banco de córneas y de aceleradores lineales para tratar tumores.

Desde que llegó a Bolivia en marzo del 2002, el padre Mateo Bautista ha logrado cambiar la realidad en la medida de sus posibilidades y del compromiso que logra de autoridades y de donaciones privadas.

Más allá de los porcentajes, según el sacerdote, Bolivia debe invertir cada año 3.000 millones de dólares para registrar cambios reales en el sector salud. El Gobierno asegura que invierte unos 2.000 millones anuales en salud.

La labor del padre Mateo en Bolivia ha sido reconocida, entre otros factores, por los cambios positivos logrados en el Hospital del Niño de Santa Cruz (este).

El religioso recuerda cómo quedó impactado al ver que en ese centro las carencias eran tales que en una sola cama se hacinaban, de costado, cuatro niños con sus respectivas madres, o que en la sala de emergencias dos niños vivos compartían camilla con otro pequeño, ya sin vida.

Nacido el 12 de abril de 1960 en la localidad de Alba de Tormes en la provincia de Salamanca (oeste de España), Bautista ingresó a los 10 años en el seminario de Navarrete, en La Rioja (noreste de España).

Como miembro de la Orden de los Padres Camilos sirvió 29 años en España y 13 años en Argentina, donde hizo amistad y trabajó a las ordenes del entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco, y con quien espera volver a verse cuando éste visite Bolivia en julio, para explicarle en persona su cruzada por la salud. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias