domingo 5, diciembre 2021
spot_img

Educación dual alemana… ¿en el Gobierno del “no a la discriminación”?

En la cuenta del señor Solís Rivera en Twitter aparece el siguiente mensaje: “Un mundo sin racismo, discriminación, xenofobia e intolerancia”. (14:05 – 28 de mar. de 2015).

No obstante ese mensaje, el Sr. Solís Rivera, a menos de tres meses del tuit, con entusiasmo anuncia que la educación dual alemana debe implementarse con “rapidez”. (El Financiero, 11/6/15).

Una experta alemana –pero experta demostrada, no como el estribillo sobre “expertos”, “especialistas” y “notables” que utilizan ciertos medios de desinformación- sostiene que la educación dual alemana es “rígida y discriminatoria”.

Ese punto de vista científico pertenece a la Dra. Heike Solga, Directora de la Unidad de Investigación de Wissenschaftszentrum Berlin für Sozialforschung (Centro de Investigación en Ciencias Sociales de Berlín).

En “The social stratification of the German VET system” (La estratificación social del sistema de formación profesional alemán) (Protsch & Solga, 2015), se señala que (se aporta el destacado):

“Alemania es ampliamente conocida por su sistema de educación y formación profesional (EFP) y su sistema de aprendizaje dual en particular. Lo que se pasa por alto a menudo, sin embargo, es la estratificación vertical dentro del sistema de formación profesional alemán… Nuestro análisis muestra que el sistema de formación profesional, al igual que el sistema escolar alemán, es muy estratificado, dando lugar a grandes diferencias en las oportunidades del mercado laboral”.

Solga, además, en University of Bath, en la conferencia “Is Germany Working?: The social stratification of the German VET system – developments, problems, and challenges” (¿Alemania funciona?: La estratificación social del sistema de formación profesional alemán –desarrollos, problemas y desafíos) (abril, 2015), apunta:

“El sistema de formación profesional, al igual que el sistema escolar alemán… genera desigualdades en las oportunidades del mercado de trabajo y bloquea la movilidad ascendente intergeneracional”.

A los criterios científicos por Protsch y Solga, se une el del Dr. Karl Ulrich Mayer, de Yale University: “Alemania es una de las sociedades más rígidas dentro de las más avanzadas”.

Por su parte, la jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Elizabeth Odio Benito, ha manifestado que “‘En el país hay xenofobia, antisemitismo, homofobia y racismo’, y en 2015 ‘esto no debería ocurrir’”. (ElPaís.cr, 20 de junio de 2015).

A las aseveraciones de la jueza, debe agregársele, entre otros:

1. En su sentido más general aportado por el Diccionario de la Real Academia Española: “clasismo. 1. m. Actitud de quienes defienden la discriminación por motivos de pertenencia a otra clase social”; en otras palabras y para el caso en discusión, el “clasismo” generado por “la estratificación vertical dentro del sistema de formación profesional alemán”; sistema que se busca implementar con “rapidez”.

2. Lingüicismo. “Creencias, actitudes y acciones mediante el cual las diferencias de idioma sirven para estructurar la desigualdad entre grupos lingüísticos; ideologías, estructuras y prácticas utilizadas para legitimar, efectuar, regular, y reproducir una división desigual del poder y los recursos entre los grupos definidos sobre la base de la lengua”. (Tove Skutnabb-Kangas y Teresa L. McCarty en “Key concepts in bilingual education: ideological, historical, epistemological, and empirical foundations” (Conceptos clave en la educación bilingüe: fundamentos ideológicos, históricos, epistemológicos y empíricos). Ejemplo claro de lingüicismo es la falta de oportunidades de trabajo decente y bien remunerado en un país cuya lengua oficial es el castellano, por favorecer el trabajo anglófono para ciertas transnacionales. Para quienes no “hablen” inglés, en el país del “no a la discriminación”, las oportunidades laborales son escasas.

Aún se desconoce el propio criterio del Sr. Solís Rivera. ¿Rehúye a contestar?

Aún se desconoce las credenciales científicas, tecnológicas y educativas de los miembros de una comisión precisamente de “Ciencia, Tecnología y Educación” que busca “dictaminar” sobre esos temas. ¿Es posible que sobre un tema médico-científico dictaminen quienes no sean, al menos, médicos?

Aún se desconoce los criterios fundados de un ministerio de trabajo en torno a la “urgencia” de que la comisión legislativa sobre “Ciencia” y etc., retome el proyecto de “Ley para la regulación de la educación o formación profesional-técnica en la modalidad dual en Costa Rica”, en razón de que ese proyecto pasó a otra comisión… ¿con credenciales?

Lo que infortunadamente sí se escucha es, por ejemplo, a una señora sin credencial alguna ante un micrófono vociferando de que la “educación dual va” y de “¡qué irá a decir doña Angela Merkel de nosotros”!… De verdad… criterio fundado…, micrófono en mano…

¿En manos de quiénes se encuentra el empleo, la educación, la ciencia, la tecnología, el país completo, el país con el que “no se juega”, pero, al parecer, sin criterio alguno mejor “se la juega” con un modelo educativo colmado de falencias?

¿Nos encontramos, en lenguaje más vernacular, ante un “de tin marín de do pingüe” en torno a la discriminación en el país? “Digamos ‘no’ a cierto tipo de discriminación y, a otros tipos,… silencio absoluto…, no digan nada…”.

(*) Gerardo Barboza
21 de junio de 2015
Educador
www.englishincostarica.org

Más noticias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias