miércoles 28, septiembre 2022
spot_img

Un 20 % de hogares uruguayos puede regresar a la pobreza, dice estudio de ONU

Montevideo, 23 jun (EFE). Un 20 % de los hogares uruguayos pueden regresar a la pobreza pese a haber aumentado sus ingresos, según un estudio sobre la clase media en Uruguay, financiado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) y presentado hoy en Montevideo.

«Lo que hicimos fue ver qué pasó con las personas que salieron de la pobreza. Ha salido mucha gente de la pobreza, pero esas personas necesitan otra focalización de políticas para evitar que vuelvan a ser pobres», destacó a Efe Helena Rovner, una de las autoras del informe «Clases medias en Uruguay, entre la consolidación y la vulnerabilidad».

A su juicio, hay quienes piensan que la misión está cumplida porque ocho de cada diez hogares uruguayos ya no son pobres, pero en el contexto económico actual un 20 % de la clase media es vulnerable y puede volver a cruzar la línea de pobreza.

Considerando una situación de crisis económica extrema, ese índice alcanzaría a la mitad de la población, señaló.

«Hoy es hora de pensar cómo nos cuidamos para que ese estrato no se vuelva a caer. La misión no está cumplida porque esas personas tienen características que les pueden hacer volver a la clase baja, como bajos niveles educativos, por ejemplo», explicó Rovner.

En ese sentido, el estudio auspiciado por el Pnud hace referencia a la necesidad de pensar políticas de consolidación de la clase media, que vayan más allá del aumento de ingresos y permitan el acceso a la calidad de vida.

«Esa clase media vulnerable ha aumentado sus ingresos pero sigue teniendo problemas básicos de vivienda, transporte y educación. Aumentó su ingreso pero sigue gastando tres horas de su tiempo en el transporte público, sigue teniendo que abandonar los estudios», resaltó la autora.

De acuerdo con el informe, datos de 2012 sugieren que los cabeza de familia de clase alta suman casi el doble de años de estudio que los de hogares pobres, lo que puede «poner en cuestión la resistencia de los logros alcanzados» respecto al crecimiento de la clase media.

El texto defiende que, en última instancia, dicha realidad compromete el propio concepto de desarrollo humano en la medida que la «riqueza es imposible de concebir sin un aumento constante e igualador de las capacidades educativas de todas las personas».

Por otro lado, el documento también analiza cómo las personas se ven en la esfera social y apunta a que «hay cierta predisposición hacia las políticas de igualación», en las palabras de Rovner, puesto que los grupos «mejor posicionados en la escala» se perciben como tales.

«Cuando hay una percepción distorsionada puede haber gente que se considera más pobre de lo que es por lo que entonces no quiere contribuir con impuestos, pero vimos que se consideran en una clase que les corresponde y eso podría legitimar más fácilmente las políticas de redistribución. Es una buena noticia», sostuvo la autora.

En otras palabras, Rovner celebró la posible existencia de un «colchón de legitimidad» hacia la idea de que Uruguay es de clase media y «que la clase media es deseable» al punto de que se acuerde «mejorar las condiciones de los menos favorecidos» mediante políticas de contribución y redistribución.

«Esto podría contribuir a legitimar políticas de solidaridad interclase», concluye el estudio de Rovner y Fedora Carbajal, presentado este martes como el sexto cuaderno sobre desarrollo humano, parte de la serie «El Futuro en Foco» que el Pnud edita en Uruguay desde 2013. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias