sábado 1, octubre 2022
spot_img

Hernández y su diálogo sobre corrupción que rechazan los «Indignados»

Hondureños del «Movimiento Indignados» participan en la «marcha de las antorchas» hoy, viernes 26 de junio de 2015, en Tegucigalpa (Honduras). La marcha de las antorchas se celebró simultáneamente en Tegucigalpa y en San Pedro Sula para exigir que cesen la corrupción y la impunidad en Honduras. EFE/Gustavo Amador

Tegucigalpa, 26 jun (EFE).- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, inició el miércoles un «diálogo social sin condiciones de ninguna naturaleza» para tratar temas de país como la corrupción y la impunidad, el cual es rechazado por un movimiento de «indignados» que le sigue pidiendo la renuncia al mandatario.

Hernández convocó al diálogo en momentos en que el «Movimiento los Indignados» exige la renuncia de los presidentes de los tres poderes del Estado, del fiscal general, que cesen la corrupción y la impunidad, y la creación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICI), similar a la de Guatemala.

El gobernante ha propuesto, además, un «Sistema Integral Hondureño de Combate a la Impunidad y la Corrupción» que, en su opinión, sería mejor que la CICI que proponen los «Indignados», un movimiento que comenzó a tomar fuerza en mayo pasado convocando a «marchas de las antorchas» para exigir que cese la corrupción.

Según Hernández, el «Sistema Integral Hondureño de Combate a la Impunidad y la Corrupción» que ha propuesto, contaría con una Unidad de Supervisión y Apoyo al Ministerio Público que estaría integrada por fiscales hondureños e internacionales de reconocido prestigio y comprobada experiencia para el acompañamiento técnico y científico.

Las masivas «marchas de las antorchas» se celebran en las principales ciudades del país y son aprovechadas por políticos de oposición, entre ellos el expresidente Manuel Zelaya, quien fue derrocado y expulsado del país el 28 de junio de 2009, cuando promovía reformas constitucionales que la ley no le permitía.

Zelaya, quien ahora es coordinador general del Partido Libertad y Refundación (Libre), surgido tras su derrocamiento, y diputado ante el Parlamento, también exige la renuncia de Hernández.

Según el canciller hondureño, Arturo Corrales, Zelaya está siendo apoyado en su campaña contra el presidente Hernández por Venezuela, que le ha facilitado apoyo logístico en Washington durante una reciente visita del exmandatario a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Ante esa situación, Corrales dijo el jueves que envió una nota de protesta a la Cancillería de Venezuela, por la supuesta injerencia en asuntos de Honduras, aunque reconoció que Zelaya tiene derecho a fijar su posición política.

Venezuela, que en los años del expresidente Hugo Chávez apoyaba las reformas constitucionales que impulsaba Zelaya, no ha respondido a la carta de protesta enviada por Corrales por la supuesta «intromisión en los asuntos internos del Estado de Honduras».

Según Corrales, Venezuela, país con el que Honduras mantiene «relaciones cordiales», le ha brindado a Zelaya en Washington «facilidades materiales y logísticas» para que el expresidente siga exigiendo la renuncia de Hernández.

Hernández considera que las exigencias de los «Indignados» son justas y aunque ese sector de la sociedad hondureña ha dicho que no asistirá al diálogo propuesto por el gobernante, este ha reiterado que «nadie quedará sin ser convocado».

«Nadie quedará sin ser convocado, es un proceso sin exclusión y sin condiciones», enfatizó el viernes Hernández en la Casa Presidencial antes de viajar a Guatemala para asistir a las Cumbres del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, que se celebró en Guatemala.

En ese sentido, dijo además que el «diálogo social sin condiciones de ninguna naturaleza» continuará en los próximos días «con quienes quieran participar» y dijo que su deber es «garantizar la paz y la tranquilidad del país».

Analistas locales consideran que en el diálogo propuesto por Hernández, del que Estados Unidos ha dicho que es «muy interesante», también deben participar los «indignados», lo que hasta ahora pareciera ser algo imposible.

El embajador de EE.UU. en Honduras, James Nealon, dijo a través de la red social Twitter que su país «encuentra la propuesta de JOH (Juan Orlando Hernández) muy interesante y digna de un profundo estudio» y que «un proceso adecuado debe ser creíble, enfrentar impunidad y asegurar transparencia y amplia participación».

Hasta ahora Hernández se ha reunido con representantes de organizaciones de sociedad civil aglutinadas en una federación, empresarios, agricultores, ganaderos, cooperativistas, alcaldes, periodistas, cámaras de comercio y turismo; universidades públicas y privadas y cuerpo diplomático, entre otros sectores.

Lo que no se sabe es por cuánto tiempo se mantendrá la protesta que inició en mayo el «Movimiento los Indignados», ni lo que saldrá del diálogo que promueve el presidente Hernández en un país donde la corrupción apesta desde hace muchos años, pero muchos corruptos se siguen burlando de la Justicia en sus mansiones y autos de lujo. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias