miércoles 28, septiembre 2022
spot_img

Argentina ganó en los penales una clasificación que se le negó en los 90 minutos

San José, 27 Jun (Elpaís.cr) – ¡Si no se sufre no vale! Ese parece ser el dicho de Argentina en esta Copa América, en la que no ha podido terminar con holgura ningún partido pese a ser en gran parte del tiempo superior a sus rivales. El viernes en Viña del Mar ante Colombia, tras un 0-0 necesitó de los penales para sentenciar una clasificación a semifinales que tenía que sellarse en el tiempo regular.

La ‘Albiceleste’ fue mucho más que los colombianos, que fueron a lo largo del torneo un equipo muy distante de lo que supieron dar por ejemplo, en el pasado Mundial de Brasil. Sus mismos jugadores y técnico no dudaron en reconocerlo.

Pese a esto, en el balompié mandan los goles, y a Argentina le ha costado mucho hacerlos en esta Copa, de acuerdo a la gran cantidad de ocasiones que han generado, además,  puntualmente en este partido hay que destacar al inmenso David Ospina, clave para que su seleccionado fuera a los penales.

«Es terrible lo que me cuesta hacer un gol en la selección. Hoy tuve dos clarísimas y no las pude meter. Pero lo importante es que el equipo hizo un partidazo y, pese a que fue en los penales, merecíamos seguir”, dijo Leo Messi tras el partido, en una síntesis de lo que le pasa a su equipo de cara al arco rival.

Al principio, en los primeros minutos parecía que Colombia saldría a buscar el juego, a ofender a los argentinos, sin embargo, sobre la marcha tuvo que modificar y se dedicó a tratar de contener a una Argentina intensa, con buena presión y que obligó a su rival al error con la pelota. A dividirla ante la incapacidad de retenerla.

Una prueba del mal partido de los ‘Cafeteros’ fueron las varias modificaciones tácticas que se vieron obligados a hacer durante el desarrollo del cotejo. Todo esto claro está, ocurrió por las bajas de sus dos hombres clave en la recuperación: Carlos Sánchez (suspendido) y Edwin Valencia (lesionado).

El mediocampista Alex Mejía se plantó en la contención, donde no tuvo un compañero fijo sino que a lo largo del partido fueron rotando.

En menos de 10 minutos Ospina salvó un remate en el área de Pastore, quien dio un buen primer tiempo como conductor del equipo, asociándose con Messi y algunas veces con Di María.

A los colombianos les costaba tener la pelota por lo que el sacrificado fue Teo Gutiérrez a los 23’, para que entrara el volante Edwin Cardona a ponerse al lado de Mejía tanto para dar una mano en la marca como para hacerse de la pelota.

Sin embargo, en un fallo del joven mediocampista en un pase largo de Mascherano a Pastore, que el colombiano midió mal, el ‘Flaco’ arrancó solo por derecha, entró al área, metió el centro y Ospina se alzó con un doble tapadón, sin dudas la mejor de la Copa, primero al ‘Kun’ Agüero y luego a Messi, en un cabezazo a quemarropa que el golero con su potencia de piernas se alcanzó a levantar y poner las manos para enviarla al córner.

En el juego hubo bastante de Messi, quien a pesar que encaró muchas veces y perdió varias, nunca dejó de intentar ponerse el equipo al hombro e incluso, yendo a luchar, a trabar y a chocar con los duros defensas colombianos.

Asimismo, también Di María estuvo participativo, pero poco efectivo en sus traslados de balón, varias veces se complicó por hacer una de más y está en una versión muy lejana de aquel zurdo picante que gana por velocidad en el mano a mano y mete centros peligrosos. Esta vez, sus servicios desde la izquierda fueron casi siempre forzados y despejados por la zaga rival.

El 0-0 en el primer tiempo fue un premio para los colombianos, que no se acercaron al arco de Sergio Romero. Les fue imposible hacerse del balón, poco de James y Cuadrado, este último de más batalla que de rapidez y fantasía por el carril derecho. Todo se resumía a balonazos largos para Jackson Martínez, la apuesta de Pekerman por sobre el ‘Tigre’ Falcao, pero Nicolás Otamendi se “devoró” al espigado artillero con una excelente marca.

En la complementaria fue menos claro el juego de Argentina, se apagó Pastore, Di María aunque trató de aportar su velocidad no pesó, a Agüero no le llegaron muchos balones y sí Messi intentaba liderar a su selección pidiéndola y encarando siempre.

Los colombianos mejoraron su marcaje, sufrieron un poco menos, pero su llegada al área contraria fue nula. Su primer remate recién llegó a los 66’, en un cabezazo sencillo de Zapata tras un córner de James.

Sin embargo, para los de Pekerman era importante mantener el resultado y buscar en los penales la victoria que difícilmente podrían lograr en el tiempo regular.

Ya estaban Falcao, Bánega, Tévez en cancha para sus respectivas selecciones, que abogaban por llevar frescura a su juego para conseguir el triunfo.

Las mejores ocasiones de Argentina llegaron en los 12 minutos finales con un derechazo desde la frontal de Bánega que se estrelló en el ángulo de mano derecha de Ospina, un remate de Otamendi tras un tiro de esquina de Di María, que entre el arquero, el poste y la defensa despejaron y, por último, una acción que por poco termina en autogol de Zapata, pero su compañero de zaga Jeison Murillo la sacó casi en la línea.

Todo quedaba para los penales. El tercer semifinalista del torneo saldría de los cobros desde el ‘manchón’ blanco.

Hubo de todo en los 14 lanzamientos. Desde buenos cobros, remates desastrosos y la tapada de algún golero. De los primeros ocho, seis fueron con éxito contra el palo derecho: James, Messi, Falcao, Garay, Cuadrado y Lavezzi. Mientras el volante Éver Bánega lo tiró ajustado sobre el paral izquierdo y Luis Muriel la reventó a la tribuna.

El ‘Cafetero’ Edwin Cardona contó con mucha fortuna para que Romero no le tapara su flojo disparo y, Lucas Biglia desperdició la oportunidad de darle la victoria a Argentina tirándolo por fuera.

En la muerte súbita Romero se avivó, adelantándose un par de pasos para detenérselo a Zúñiga, pero Marcos Rojo tampoco aprovechó y la estrelló en el travesaño. Fue el turno de Jeison Murillo que la voló y el fútbol quiso que definiera Carlos Tévez con un remate a la segura: al medio del arco para terminar con un 5-4 el sufrimiento.

Con el pase a semifinales, la selección Argentina jugará el próximo martes 30 de junio a las 5:30pm en el estadio Municipal Alcaldesa Ester Roa Rebolledo, de Concepción, a la espera de un rival que se conocerá este sábado en el último duelo de cuartos de final entre Paraguay y Brasil.

[mom_video type=»youtube» id=»dghurn0ug9g» width=»416″ height=»447″]

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias