miércoles 28, septiembre 2022
spot_img

De los imbéciles, líbrame señor, que de los otros me libro yo

Con motivo del día de la diversidad, que se conmemora en algunos países con alegría y en otros con manguerazos, gases lacrimógenos y hasta balas, utilicé los colores del arcoíris en un montaje fotográfico que permitía Facebook en señal de solidaridad, como cientos de millones de personas en todo el mundo. Y cual sería mi sorpresa al percibir que una persona que no aparece en mi lista de amigos, realizó un comentario señalando que ello no estaba permitido según la palabra de Dios.

Entonces, me dije, esto amerita unos cuantos comentarios de mi parte, pues no puedo permitir que cualquier imbécil realice comentarios de esta índole, cuando en realidad lo único que estaba haciendo era solidarizándome con tantos seres humanos discriminados, perseguidos, dejados a un lado del goce de los derechos humanos fundamentales.

Y no hablo solamente de aquellas personas sexualmente diversas, no, hablo de la discriminación de la gente de color, por su color; de los que practican otras religiones, por sus creencias; por su pensamiento político, por ir en contra de los establecido (que, por cierto, ya ha demostrado que no funciona); por los niños y niñas explotados sexualmente, especialmente por la pederastia de los sacerdotes y monjas; por las mujeres que trabajando igual que los hombres no reciben igual remuneración;  por los imperios descerebrados que andan buscando agua en Marte, a un costo de miles de millones de dólares, cuando existen extensas zonas del planeta que están sedientas y se podría solucionar este problema con cifras enormemente menores, con lo cual se demuestra una vez más que en este planeta ya no existe vida inteligente; y así muchas cosas más.

Pero, lo que más me molesto fue aquello de “la palabra de Dios”, pues significa que quien realizó el comentario considera (en su infinita ignorancia) que el libro que narra la historia del pueblo judío y su relación con el monoteísmo, que por cierto está lleno de parajes bastante poco edificantes, considera que lo allí escrito, que es un  texto redactado por muchas personas y deformado a través de los siglos, se expresa la voluntad de Dios. ¡Nada más lejos de la realidad!

Dios no necesita del concurso de los hombres para escribir absolutamente nada, sobre todo cuando estos necios y majaderos interpretan las cosas según sus propias pasiones y las circunstancias de los tiempos. La palabra de Dios está escrita en el universo todo, en la maravilla de la incomprensión de nuestra propia naturaleza y de todo lo que nos rodea.

Respeto a todos aquellos que necesitan una religión y unos textos que denominan sagrados, sean judíos, cristianos, católicos, mahometanos, hindúes, chinos, mayas, aztecas, incas, o lo que sea, para poder soportar el terrible peso de la ignorancia y la comprensión de la vida misma, así como respeto el que practiquen rituales y ceremonias que los elevan de su estado natural de animales a lo que consideran espíritu; pero no permito ni acepto que nadie, absolutamente nadie, trate de imponerme sus propias creencias religiosas, irrespetando mi inteligencia y mi libre albedrío.

La palabra religión significa atar rápido. Procede de la palabra latina religare. Dicho término se asocia, comúnmente, aunque no siempre, con tradicionales (mayoritarias, minoritarias o nuevas) creencias religiosas en alguna deidad o deidades. En sede de Derechos Humanos, sin embargo, el uso de este término, normalmente, incluye también, el derecho a creencias no religiosas. En 1993 el Comité de Derechos Humanos, un cuerpo independiente de 18 expertos seleccionados por NU, describe religión o pensamiento como “creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia”.

La religión y otras creencias brindan esperanza y dan consuelo a billones de personas y, sostienen un clima propicio para la paz y la reconciliación. Sin embargo, han sido, también, fuente de tensiones y conflictos. Esta complejidad, así como la dificultad de definir “religión” y “creencia”, se ponen de manifiesto a través del desarrollo histórico, que sigue vivo en la actualidad, de la protección de la libertad de religión y creencia en el contexto internacional de los Derechos Humanos.

Actualmente una persona puede decidir en qué religión creer, considerar si existe o no un Dios, cambiar de religión o de creencias, así como manifestarla, tanto en público como en privado, individualmente o colectivamente. Pero ello no le concede libertad para tratar de imponer a otros sus propias creencias, pues es un irrespeto a la libertad de conciencia de cada quien.

La libertad de culto o libertad religiosa es un derecho fundamental que se refiere a la opción de cada persona de elegir libremente su religión o de no elegir ninguna, sin ser víctima de opresión, discriminación o intento de cambiarla. Muchas personas consideran que el creer o encomendarse a un ser supremo, que ampare, proteja y vele por la persona, ante un problema, y que si hay suerte se solucione, consideran que es engañarse así mismo; este tipo de personas creen en sí mismas, en la ciencia, en la vida, en lo que les rodea sin dejar de respetar el culto de otras personas hacia alguna religión. Estas mismas personas consideran que es incomprensible que gran parte de población siga los designios de un Dios nunca visto, un Dios que consiente guerras y destrucción sobre los más pobres y desfavorecidos, que consiente enormes diferencias sociales; y que aún hoy se mata en nombre de Dios.

En cambio existen personas que darían su vida por su Dios o por su religión sin importar cuál sea este (Jesús, buda, gadhi, Jehová, la santa muerte) o su religión (católicos, testigos de Jehová, evangelistas, budistas, judíos, mahometanos, etc..) ya que estos les dan elementos de la filosofía de la vida, una manera de vivir, con respeto a los demás y en armonía con el entorno; estas personas consideran que el Ser supremo cualquiera que este sea, le dará una solución para su problema sin importar la gravedad de este, solo con rezar o encomendarse a El este se solucionara pronto.

Aunque exista diferencias de creencias es importante mencionar que la libertad religiosa es un derecho internacional en el que se garantiza a las minorías y mayorías religiosas el derecho de confesar y practicar su religión, al igual toda… Pero hay que tener muy presente que la libertad personal termina donde comienza la de los demás.

La conciencia constituye el núcleo central y básico de la personalidad del ser humano, ella estructura la conformación ética de la persona humana, posibilitando la integridad moral del individuo y el libre desarrollo de su personalidad.

La libertad de conciencia protege el proceso racional, reflexivo, la elaboración intelectual del ser humano y su adhesión o no a concepciones valóricas o creencias, sean estas religiosas, filosóficas, ideológicas, políticas o de cualquier otra naturaleza, como asimismo a rechazar aquellas que considera erróneas; proceso que corresponde al fuero interno de la persona que tiene un carácter inviolable, el cual plantea una exigencia de comportarse exteriormente de acuerdo con tales concepciones. En definitiva, es la facultad de toda persona para formarse su propio juicio, sin ningún tipo de interferencias; el derecho de pensar con plena libertad, lo que posibilita la propia selección o determinación de valores de acuerdo con los cuales formula su proyecto de vida y la conformación a dicho pensamiento de su actividad externa personal y social.

La libertad de conciencia protege el fuero interno de la persona humana, la integridad de su conciencia, como un derecho de defensa frente a las intromisiones de cualquier tipo que pretendan violentarla. La conciencia constituye con el individuo una unidad indisoluble, la persona «es» tal con su conciencia, a diferencia de otros derechos, como la libertad de creencias, en que el individuo «adhiere» a una religión, filosofía, ideología o cuerpo de ideas. La libertad de conciencia exige asimismo al individuo una actuación externa conforme a sus propios juicios morales.

Garantizando la libertad de conciencia el Estado constitucional democrático se legitima. ¿Cuál sería la legitimidad de un Estado que no permitiese ser a la persona ella misma? ¿Qué derecho protegería un Estado que no asegura el contenido esencial y básico de la personalidad humana? ¿Dónde encontraría su raíz la libertad de creencias, la libertad religiosa, la libertad de enseñanza, la libertad de opinión e información?

Por ello digo, con toda la autoridad que me concede mi libre albedrio: “de los imbéciles, líbrame señor, que de los otros me libro yo”.

Alfonso J. Palacios Echeverría

Más noticias

11 COMENTARIOS

  1. Toda persona debiera leer comentarios como este para que se plantee si lo que nos han impuesto como creencias tiene algún asidero para considerarlo verdad. Dios nos ha creado a su imagen y semejanza o hemos creado a Dios a nuestra imagen y semejanza?.

  2. El Nuevo Testamento, que a diferencia del Antiguo no cuenta la historia del pueblo judío, tiene esta cita:
    1 Corintios 6, 9-10.
    »¿No saben ustedes que los que cometen injusticias no tendrán parte en el reino de Dios? No se dejen engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que se entregan a la prostitución, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los estafadores, ni los borrachos, ni los maldicientes, heredarán el reino de Dios.»
    Queda en cada uno decidir si cree o no en esta cita, y se respetan las creencias de cada uno.

    • Senor Andrey: se salio Usted por la tangente. La palabra homosexual fue inventada en el siglo 19, asi que es imposible que se utilizara en la carta de Pablo a los Corintios. Y por cierto, Pablo era misogino y homosexual. El mismo lo dice. en uno de sus textos.

  3. Felicito a este periódico por tener comentaristas como don Alfonso Palacios Echeverría, el cual tengo el gusto de conocerle sólo a través de sus profundos y acertados comentarios/enseñanzas. Pero me permito una breve acotación. El humano que ya goza de ese estado de consciencia que lo ha llevado a esa libertad de conciencia, comprende y no ve como “imbéciles” a quienes aun no han tenido la dicha de llegar a ese nivel de libertad interior. Y que lamentablemente actúan como bien ud. lo señala. Porque la libertad interior es la que impulsa y rige nuestra libertad exterior (verbo, acciones, actitudes, etc) pero se rige por la atinada senda del respeto que te enviste de esa genuina y sabia autoridad que propicia en forma inteligente el cambio que se anhela. Gracias!

  4. Felicito al señor palacios por sus acertados comentarios. Creo que las personas que escriben citando textos bíblicos no son más que fanáticos religiosos que aún no han entendido que dichos textos están para observar en que estoy fallando yo mismo, no en que fallan los demás. De juzgarnos ya se encargará Dios y será el quien decida que sea salvo.
    Esos que escriben dichos textos:¿ son acaso dioses para juzgar y condenar?
    No son más que dignos de lástima porque de ellos también hay muchos pasajes bíblicos que les condenan.

  5. Concuerdo con el comentario. Lo único que acoto es que el autor no tiene ninguna necesidad de utilizar adjetivos ofensivos para hacer sus planteamientos. Qué necesidad tiene de hablar de imbéciles u otro adjetivo de estos para desarrollar su planteamiento? Hay que respetar para ser respetado.

    • Senora: olvida Usted que el articulista fue primero insultado y se le falto el respeto a «reganarsele» porque actuaba en contra de la «palabra de Dios». Por favor no sea majadera.

      • Mire señor, el que dice haber sido insultado es el articulista, eso no me consta. Pero aunque así fuera, no debería rebajarse al mismo nivel en su lenguaje. Ello lo esperaría del señor Palacios, porque está claro que de usted, señor Villaforte (suponiendo que usted realmente existe) no se puede esperar semejante comportamiento.

  6. Primera carta del apóstol Pablo al pueblo de Corintios cap. 3 vers. 19 Porque a los ojos de Dios la sabiduria de este mundo es locura.. … El atrapa a los sabios en su propia astucia»…… libro de Isaias cap 29 ver 14 …perecerá la sabiduria de los sabios y se desvanecerá la inteligencia de los entendidos»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias