sábado 27, noviembre 2021
spot_img

¡Viva el valiente y ejemplar pueblo de Grecia!

Dicen quienes saben de esas cosas que, en la Grecia Antigua, allá entre los años 625 a.C y 507 a.C, vivió Tales de Mileto, considerado el fundador del pensamiento filosófico y científico, siendo entonces, su principal aporte, el empezar a separar el mito -que asignaba a dioses y fuerzas incomprensibles por el ser humano el origen, gobierno y explicación de todo lo que existía y acontecía- del logos, esto es la razón que le permite a sus dueños, los seres humanos, explicarse claramente todos estos fenómenos y, lo que es mejor, gobernarlos y ponerlos a su servicio.

Por la misma época Dracón (620 a.C y más tarde Solón (593 a. C) le dan a los atenienses las primeras leyes (normas) fundamentales que le permiten a a su pueblo empezar a gobernarse como polis esto es como ciudadanos, con total autonomía de las anteriormente dictatoriales leyes, de aparente origen sobrenatural, manipuladas por sacerdotes y autoproclamados nobles, para la defensa de sus personalísimos privilegios.

Esta recuperación por parte del pueblo griego -por desgracia no incluía este concepto a los esclavos y extranjeros- de su capacidad de darse racionalmente el tipo de gobierno que quisiese generó, poco tiempo después, la aparición de la democracia como «demos»: pueblo y «kratos»: gobierno.

Este tradicional deseo de darse siempre un gobierno «del pueblo, por el pueblo y para el pueblo» como lo definiese Lincoln muchos años después, lo ha mantenido y fortalecido siempre este maravilloso pueblo, pero no gratuitamente, pues ha tenido que luchar, a costa de mucho sudor, llanto, sangre y vidas, parar rescatarlo muchas veces de manos de imperios, tiranos y dictadores asesinos, que se lo han arrebatado con desmesurada crueldad en diferentes épocas y con la desgraciada y maldita complicidad de traidores internos.

En lo que va de este tercer milenio, diferentes gobiernos neoliberales capitaneados por estos desleales y alevosos vendepatrias, le han entregado Grecia a la mafia del imperialismo capitalista neoliberal, vigente en Estados Unidos y Europa que, empleando como caballo de Troya a la maldita TroiKa constituida por el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea y al Banco Central Europeo, han amarrado hasta reducirlo a la miseria más cruel al pueblo griego, mediante la entrega de préstamos atados a condiciones súper explotadoras y esclavizantes que han pasado a manos de los grandes capitalistas y banqueros griegos y en última instancia, a las arcas de los megabancos alemanes y franceses y gringos pertenecientes a los grandes multimillonarios de esas nacionalidades. El mecanismo ha sido tan perverso que al pueblo griego sólo le ha llegado el diez por ciento de esos dineros, el resto se ha ido a las instituciones capitalistas ya mencionadas y, eso sí, la deuda le ha quedado al pueblo, para que la pague sacrificando para ello salarios justos, todo tipo de derechos laborales, pensiones, y todos los servicios que, como salud, educación, vivienda, alimentación, vestimenta etc. constituyen las condiciones básicas de sobrevivencia digna.

¡Ah! pero la garra, el coraje y, ante todo la rebeldía y la dignidad típica del pueblo heleno para recuperar su esencia humana, ha empezado a renacer con la fuerza avasalladora de siempre, como ejemplo para el resto de la humanidad.

Ya en febrero de este año, mediante elecciones libres y en contra de la propaganda capitalista, las y los griegos llevaron a Alexis Tsipras con su partido de izquierda Syriza, a la conducción de la República Parlamentaria de Grecia y, lo primero que hizo este auténtico gobierno popular fue empezar a exigirle a la Troika condiciones dignas para renegociar la deuda externa -eterna- de manera tal que se evitasen las condiciones inhumanas y humillantes a que se había sometido al pueblo heleno. La TroiKa se mostró implacable y más bien endureció las condiciones. Entonces Tsipras convocó a un referéndum, esto es a una consulta popular en la que el pueblo decidiese democráticamene si aceptaba o no estas degradantes condiciones. Toda la maquinaria capitalista interna y externa se le vino encima al pueblo pronosticándole todo tipo de desgracias si votaba No («Oxi» en griego) Ayer cinco de julio, día por cierto en que otro dignísimo y ejemplar pueblo, el venezolano, celebra su independencia) el invencible pueblo Griego dijo ¡NO! de manera tan contundente que esta posición ganó por más de un millón de votos -61.31% contra el 30.9%- dejando muy claro que las y los helenos han decidido liberarse totalmente de la esclavitud y recuperar su país para su propio beneficio.

El ejemplo es claro para nuestra ciudadanía costarricense pues, nuestra nefasta argolla capitalista, también cómplice de la gringa y de la europea y empleando como mentor al Fondo Monetario Internacional, ha decidido someter a nuestro Pueblo a la misma ruina y humillación que ha venido sufriendo el griego, basta para comprobarlo escuchar atentamente los argumentos de sus peones en nuestra Asamblea Legislativa unidos en la alianza PLN, PUSC, ML, pseudocristianos, PASE, etc, que hoy la dirige y que, un día si y otro también, presionan de todas maneras y con la complicidad de los medios de «comunicación» -radio, prensa y televisión, por ejemplo- para que se rebajen los salarios, las pensiones, y todas las garantías sociales CCSS incluida, para favorecer al máximo, tanto la precarización de los costos de la mano de obra y el sector trabajo en general, como la privatización de bienes y servicios.

Ante esta arremetida criminal contra la esencia humana misma de ticos y ticas debemos oponer la concientización, la unidad, la movilización y las luchas de todos nuestros sectores populares para, al igual que lo hizo ayer el mil veces heroico y digno Pueblo Griego, mandar al basurero de la historia a toda esta mafia pirata capitalista neoliberal y sus cómplices ticos.

¡VIVA EL PUEBLO GRIEGO Y VIVA EL PUEBLO COSTARRICENSE!

Luis Ángel Salazar Oses es profesor de Filosofía, Universidad de Costa Rica.
Correo: panga07@gmail.com

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. Para un pais que lo unico que produce es queso de cabra y vive del turismo aleman,salirse de este embrollo no sera nada facil.
    Contrario a lo que argumenta el articulista.que como griego es gran filosofo,la debacle viene de la cantidad de privllegios,pensiones a corta edad,y poco trabajo, si muy poco trabajo,de un pueblo que quiere ganar como aleman ,pero vivir como mediterraneo,Viva la pepa !
    En Costa Rica donde el estado no produce nada,solo gasta,la izquierda pretende llevarnos al precipicio donde todos seremos pobres,igualiticos,menos los pudientes empleados publicos y profesores universitarios,que llueva ,truene o haga sol reciben en sus cuentas bancarias su abultado cheque mensual.No en balde los estudiantes universitarios en su mayoria desean ser empleados publicos….y no hay cama pa’ tanta gente.

  2. Todavía no le conozco a Vallecillos ningún comentario que asome siquiera una señal de su propia »sapiencia», sólo se vive contrariando a los colaboradores, columnistas y periodistas de este gran medio digital. Pero, lo peor es que sus comentarios
    -cuando no cargados del más enfermizo anticomunismo- son copias casi literales de pasquines como La Nazi-ón , La Teja y Al día.

Responder a Pepe Vallecillos Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias