viernes 12, agosto 2022
spot_img

Vuillermoz derriba el Muro de Bretaña, Froome conserva el maillot amarillo

Muro de Bretaña (Francia), 11 jul (EFE).- El francés Alexis Vuillermoz (Ag2r), un especialista de bicicleta de montaña, se coló en la fiesta de los favoritos para derribar a pura fuerza el Muro de Bretaña, meta de la octava etapa que comenzó en Rennes, de 181,5 kilómetros, en la que Chris Froome conservó el maillot amarillo y Vincenzo Nibali perdió 10 segundos.

Mientras se marcaban los gallos de la general, Vuillermoz, de 27 años, quien ya fue tercero en el Muro de Huy, arrancó con fuerza a 600 metros de la cima del «Alpe D’Huez bretón» para cerrar el debate por la victoria. Inapelable su latigazo, que hizo inútil el esfuerzo de Dan Martin, Alejandro Valverde y Peter Sagan, que entraron 10 segundos después.

En el mismo de Valverde cruzaron Froome, Alberto Contador y Nairo Quintana, que firmaron tablas en la misma meta donde en 2011 el australiano Cadel Evans frustró al madrileño. El palo se lo llevó Vincenzo Nibali, que reventó en el momento que se desataron las hostilidades a 1.000 metros de la línea.

El siciliano, defensor del título, regaló en vísperas de la cronometrada por equipo 10 segundos a sus rivales directos, y 14 a Valverde, que sumó 4 de bonificación como tercer clasificado.

Al murciano se le escapó la victoria de las manos. «Tenía piernas para ganar», dijo, pero no salió a cazar a Vuillermoz cuando éste atacó y cedió un espacio precioso que le anuló una clara posibilidad de estrenar su casillero. Era un final hecho a su medida.

Como mandaba el guión, la etapa iba a ser un paseo cómodo, con escapadas consentidas, y al final, en los dos kilómetros de repecho del Muro de Bretaña al 6,9 por ciento, a la batalla por un puñado de segundos.

El botín no daba para mucho más, pues eso del «Alpe D’Huez» es solo una forma cariñosa de llamar a la cota en Bretaña, tierra de campeones. De esta tierra son originarios cuatro vencedores del Tour: Petit Breton, Robic, Bobet e Hinault. La subida no es de las de asustar a nadie.

No obstante, en el Tour se pelea palmo a palmo. El Sky entró a toda maquina al ascenso con Froome con ganas de hacer algo grande. El británico, muy seguro y ambicioso, arrancó en el último kilómetro, y ese arreón, que no le valió para encontrar la etapa, dejó en evidencia a Nibali, que «reventó», circunstancia que comentó Contador en meta.

Un empujón más al italiano en la general a un día de una contrarreloj por equipos que pondrá en ventaja al británico en la antesala de los Pirineos. Por el momento, Froome acometerá el esfuerzo colectivo con Contador a 36 segundos, Valverde a 1.47 minutos, Quintana a 1.56 y «Purito» Rodríguez a 2.

Etapa tranquila que salió de Rennes sin el italiano Luca Paolini (Katusha), eliminado por dar positivo por cocaína. Pronto salieron Chavanel (IAM), Huzarski (Bora), Sicard (Europcar) y Périchon (Bretagne-Séché) a buscar una suerte más que improbable, hecho que comprobaron en sus propias carnes en el kilómetro 69, cuando el pelotón les dio caza.

Luego lo intentaron Golas (Etixx), de nuevo Huzarski y Bak (Lotto-Soudal), pero el Cannondale se encargó de alcanzarlos para que el irlandés Daniel Martin conquistara el Muro. A ocho de meta se desató la locura por coger buen sitio para el ascenso.

El BMC de Van Garderen aplico el martillo pilón para terminar de seleccionar el grupo definitivo, el Tinkoff puso a trabajar a Rogers pensando en Sagan, pero el Sky marcó el territorio en la «Hora H».

Debían salir los ilustres a batirse el cobre, pero Vuillermoz voló en busca de la gloria, de su estreno en el Tour. Y logró su sueño. Premio a la ambición, se la jugó con antelación, para evitar la mala experiencia en el Muro de Huy.

«Estoy K.O, pero feliz con mi tercera victoria en ruta. En Huy esperé mucho y me quedé con la miel en los labios. Esta me lo jugué a todo o nada», señaló Vuillermoz, especialista de la especialidad de montaña hasta 2013. Con la ruedas «gruesas» fue campeón mundial de campo a través por equipos en 2008.

Vuillermoz representa un caso curioso en el ciclismo profesional, ya que su ficha la sufraga un empresario de su pueblo, ubicado en Saboya. El Ag2r cerró el presupuesto y no tenía dinero para pagar a este corredor, que sucede en el palmarés del Muro de Bretaña a Evans, también procedente de la bici de montaña.

Este domingo llegará otra etapa clave, la cronometrada por equipos entre Vannes y Plumelec, de 28 kilómetros. Un recorrido ‘rompepiernas’ y ascenso final de dos mil metros que puede establecer diferencias. Luego, descanso y Pirineos.EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias