miércoles 30, noviembre 2022
spot_img

Hotel Riu enfrentará audiencia preliminar ante Justicia por daños ambientales

Fotografía muestra el entubamiento de la quebrada que discurría entre los dos edificios de Riu en Matapalo y alimentaba el manglar secado. Foto de Carlos Salazar/Elpaíscr.

San José, 28 Jul (ElPaís.cr).- La empresa SF Costa Rica Hotelera de Guanacaste S.A. propietaria del Hotel RIU, de capital alemán y español, irá este miércoles y jueves a una audiencia judicial por daños ambientales en Matapalo de Sardinal, Carrillo, Guanacaste.

Hotel Riu está acusado de destruir un manglar, cortar árboles produciendo cambios de uso de suelo, corta de árboles en áreas de bosque; invasión de zona de protección y extracción de arrecifes; daño a los mojones de Zona Marítimo Terrestre, corta de árboles en zona de playa pública; daño a quebrada de dominio público; entre otras.

El 30 de marzo anterior -después de casi seis años-, la Fiscalía Adjunta Agrario Ambiental del Ministerio Público presentó una acusación contra la empresa en el II Circuito Judicial de Gocicoechea.

Involucra a la empresa en falsedades y delitos que posibilitaron la destrucción del bosque en la zona donde se construyó el hotel, destrucción y rellleno de manglar de un manglar.

Sin embargo, para el dirigente de la organización ambientalista Confraternidad Guanacasteca, Gadi Amit, el meollo del asunto es comprobar la responsabilidad directa del hotel en los citados daños.

Además de Confraternidad Guanacasteca participa, desde inicios del 2009, como parte denunciante Edgar Cantón Pizarro, del Consejo EcoCivil de Carrillo.

Confraternidad interpuso un recurso de Amparo ante la Sala Constitucional (expediente 09-9625), así como denuncias administrativas y penales.

Cabe recordar que, los vecinos y vecinas de Sardinal, Nuevo Colón y Artola resistieron al intento de cerrar el acceso público a la playa, mientras que ecologistas y vecinos hicieron dos campamentos en febrero de 2010 y marzo de 2011 como lo registró Elpaís.cr oportunamente.

Entre los impactos que generó la primera etapa de este hotel todo incluido de 701 habitaciones, se destacan las siguientes: la destrucción del manglar que había en la zona; el uso intensivo del agua en una región con escasez; la destrucción con dinamita del arrecife en la playa frente al hotel; la tala y entierro de árboles además del desvió del cauce de la Quebrada Huesera, la invasión de su área de protección y su posterior entubamiento.

Igualmente, se denunció la muerte por secamiento de árboles dentro de la zona marítima que estorbaban la vista a la playa. Además, el fallecimiento del trabajador Rafael Antonio Pérez en circunstancias poco claras durante las obras de construcción de la primera etapa.

Luego, en el 2011 se llevó a cabo la segunda etapa del hotel conocido como Ríu Palace, de 538 habitaciones para un total de 1239 habitaciones unos de los más grandes de Centroamérica.

De acuerdo con la Confraternidad Guanacasteca, la obra se construyó usando mano de obra extranjera inmigrante, la mayoría sin derechos laborales básicos, seguro social, vacaciones o liquidación. Esta situación contrasta con el discurso económico de “desarrollo” y “progreso” que se ha usado por los gobiernos para justificar el auge inmobiliario de Guanacaste.

De acuerdo con la Federación Ecologista Costarricense (FECON), la playa Matapalo ha sido un territorio de anidación de tortugas marinas, que se ha visto severamente afectado por las actividades del hotel. Entre las afectaciones que podemos mencionar están la contaminación lumínica y sonora que interfiere en el proceso de desove. Según vecinos, el Hotel Riu se apropió de los sitios donde antes desovaban estos animales en peligro de extinción,

Según las autoridades del Área de Conservación Tempisque (ACT), “se realiza inspección ocular donde se observa relleno y eliminación del manglar entre los mojones 149 y 160; además hay eliminación de vegetación arbórea entre los mojones 160 a 26…” Oficio ACT-OSRSCC-147 de marzo de 2010.

El ACT cuantificó que el área cortada y rellenada correspondía a un manglar de aproximadamente 8000 metros cuadrados, mientras que una porción de árboles -con una extensión cercana a los 5000 metros cuadrados- situados contiguo al estero y dentro de la zona pública, fueron talados casi en su totalidad.

Por su parte el Tribunal Ambiental Administrativo (expediente Nº 174-09-03-TAA) tras una inspección realizada en la zona aledaña al hotel Riu, detalló que preliminarmente encontraron el desvío y eliminación del cauce de una quebrada, la corta de vegetación, el relleno de áreas de manglar y la introducción de especies vegetales exóticas.

Además, en Resolución 1404-10-TAA llegó a la comprobación de que en la finca inscrita G-983216-05 se dio permisos para corta de casi 3000 árboles en una finca de solo 42 hectáreas, por lo que: “superó en 137 árboles a la cantidad mínima que debería haber en la finca. Por lo que el área donde se otorgaron los permisos para la corta de árboles si es bosque.”

En esa oportunidad, Amit dijo a Elpaís.cr que “no entendemos y nos molesta, es que a continuación de esa conclusión deciden levantar la Orden Cautelar que paraliza las construcciones en esa finca, donde se pretende levantar un segundo hotel, más grande aún que el RIU”.

Luego, en el 2011, la Fiscalía de Santa Cruz y el Organismo de Investigación Judicial intervinieron el departamento de permisos ambientales de la Municipalidad de Carrillo, la cual mantuvo  estrechos vínculos con el Hotel Riu y sus representantes legales.

Finalmente, fue intervinido el Ministerio del Ambiente (MINAET), de Santa Cruz de Guanacaste, específicamente por los permisos otorgados para la construcción del mencionado hotel.

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Yo no le creo a los que se hacen llamar ecologistas, la mayoría son activistas de izquierda disfrazados, ecologistas de verdad como Jairo Mora hay muy pocos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias