domingo 4, diciembre 2022
spot_img

Prioridades de Santos avanzan con tropiezos en primer año de segundo mandato

Por Cynthia de Benito, Bogotá, 7 ago (EFE).- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cumple este viernes el primer año de su segundo mandato en el que los tres pilares de Gobierno, la paz, la equidad y la educación, han avanzado aunque con algunos tropiezos.

«Estamos comprometidos con una visión que nos hemos propuesto: que Colombia sea un país en paz, un país con más equidad y un país mejor educado», declaró ayer el mandatario en una alocución en la que repasó este primer año de su segundo cuatrienio.

Santos ya había fijado esas metas en su investidura el siete de agosto de 2014, una jornada cargada de simbolismo que traía consigo la promesa de cambios de calado en medio de una negociación de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para terminar medio siglo de conflicto armado interno.

Reiteró que la paz es y debe ser «una prioridad no solo del Gobierno sino del país entero» porque Colombia «no tiene por qué resignarse a vivir otro medio siglo de guerra».

Sin embargo, el camino hacia la paz no ha estado exento de sobresaltos en los últimos doce meses por diversos incidentes que han puesto en peligro la continuidad de los diálogos con las FARC en Cuba.

Las negociaciones empezaron en noviembre de 2012 con una agenda de cinco puntos que incluye participación política, política de desarrollo agrario y solución al problema de drogas ilícitas, entre otros.

Uno de ellos ocurrió en noviembre pasado cuando el general del Ejército Rubén Darío Alzate fue secuestrado por esa guerrilla en una zona selvática del departamento de Chocó (oeste), lo que causó una suspensión temporal de las negociaciones.

También hubo en este periodo hechos positivos, como un alto el fuego unilateral e indefinido de la guerrilla que duró cinco meses.

No obstante, un ataque de las FARC al Ejército que dejó once militares muertos en abril pasado llevó a Santos a reanudar los bombardeos que había suspendido en marzo, por lo que la guerrilla acabó la tregua en mayo.

Después de dos meses de ataques, las FARC iniciaron el pasado 20 de julio un nuevo alto el fuego unilateral al que el Gobierno respondió con otra suspensión de bombardeos y la orden a sus negociadores de avanzar más deprisa en los diálogos para llegar cuanto antes a un acuerdo y a un alto el fuego bilateral y definitivo.

Según reiteró Santos en su alocución de ayer, es «posible un país en paz» en el «que la guerra y las bombas queden en los libros de historia».

Al referirse a los otros pilares de su segundo mandato, el jefe de Estado dijo: «todo nuestro compromiso está con la educación, con lograr una educación de calidad que no sea solo para los de mayores recursos sino para todos».

Para lograrlo, su Gobierno destinó a la educación este año la mayor partida del presupuesto, de 29,4 billones de pesos (unos 9.994 millones de dólares), lo que representa un 7,5% más que lo asignado para 2014 y un 3,6% del Producto Interior Bruto (PIB) del país.

Además, Santos se ha planteado la meta de que Colombia sea el país más educado en 2025.

Sin embargo, el Ministerio de Educación pasó por una dura prueba a finales de abril cuando maestros de las escuelas públicas dejaron durante 16 días sin clases a nueve millones de estudiantes para exigir mejoras salariales y la eliminación de una pruebas sobre sus conocimientos que consideraban injusta.

En el tercer pilar, el de la equidad, el mandatario reconoció que «persisten enormes desigualdades, hay todavía mucha pobreza, hay zonas donde no hemos sido lo exitosos que quisiéramos».

«Colombia, después de cinco años, tiene 4.400.000 pobres menos», recordó Santos, quien se refirió a esa masa poblacional como «millones de compatriotas que ya comienzan a consolidarse como clase media».

No obstante, en 2014 el 10,3% de la población colombiana se encontraba en pobreza multidimensional, indicador que evalúa la situación educativa de la niñez y la juventud, el trabajo, la salud, los servicios públicos y las condiciones de vida en los hogares colombianos.

Según datos de marzo de la Agencia Nacional para la Superación de la Pobreza Extrema (Anspe), el indicador Gini, que mide la desigualdad del ingreso en el mundo, se mantiene en Colombia al registrar 0,538 en 2014, frente al 0,539 de 2013.

Este índice varía de cero a uno y mientras más cerca de uno esté más inequidad hay en un país.

«Nuestra obsesión, en estos cinco años, ha sido avanzar en mejorar las condiciones de vida para los colombianos más pobres, los más vulnerables, para generar más equidad», afirmó el presidente. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias