viernes 27, enero 2023
spot_img

Ian Gillan, la voz de Deep Purple, cumple 70 años con miedo escénico

Por Teresa Dapp (dpa), Londres, 17 ago (dpa) – El vocalista de Deep Purple Ian Gillan lleva sobre los escenarios desde 1962, pero pese a su larga experiencia no ha logrado quitarse de encima el miedo escénico.

«A la hora de comer (antes de los conciertos) me entra miedo escénico», asegura el cantante y compositor británico, que el año pasado tocó en 54 países diferentes. Al fin y al cabo, uno nunca sabe lo que le espera.

A punto de cumplir los 70 años este miércoles, sigue disfrutando cada concierto, compone con lápiz y papel y confiesa que las redes sociales no son para él.

«Es una fase bizarra», dice por ejemplo sobre el uso de smartphones, que prohíbe a sus fans durante sus conciertos. «Hacer una foto se ha convertido en algo más importante que el suceso en sí».

Pero hay algo que nunca falla: ningún concierto termina sin que el grupo haya tocado «Smoke on the Water», que incluye uno de los «riffs» de guitarra más conocidos de la historia del rock.

¿Les molesta tener que hacerlo? Al contrario. «Es una bendición, estoy agradecido por esa canción», afirma Gillan. Y cuenta la envidia que le provocaba a Luciano Pavarotti, con quien ha trabajado, que el tema sonase cada vez un poco diferente, incluso después de décadas.

«Si él hubiese cambiado una sola nota de una aria, la gente habría querido crucificarle. Nosotros improvisamos mucho, sino yo ya lo habría dejado hace años. Me aburro rápidamente».

Pero en realidad el cantante de Deep Purple no ha tenido muchas oportunidades de aburrirse en su larga carrera. Dejar el grupo Episode Six en 1969 para unirse a Deep Purple fue la mejor decisión de su vida, explica el artista, que nació en Londres en el seno de una familia sencilla y con tradición musical.

«También fue la única decisión que tomé, el resto fue sencillamente ocurriendo». Entre otras cosas, su despedida de la banda en 1973, su carrera en solitario, su papel como Jesús en la ópera rock de Lloyd Webbers «Jesucristo Superstar», su paso por Black Sabbath y sus dos regresos a Deep Purple.

¿Hay algo que lamentar? Gillan reflexiona un rato. «En alguna ocasión quise pegar a alguien y no lo hice», y añade riendo: «No era Richie Blackmore». Y es que la mala relación entre el vocalista y el guitarrista es un secreto a voces.

«Los dos tenemos un carácter muy fuerte», dijo en una ocasión Blackmore sobre su «mejor enemigo». Gillan bebía mucho y hacía poca música antes de salirse transitoriametne de la banda en 1989, contó el guitarrista.

Gillan no celebrará su cumpleaños y tampoco piensa en la jubilación. En lugar de eso, los británicos comenzarán una gira por Europa a finales de mes, en la que actuarán principalmente en Alemania.

«Alemania es mi patria espiritual», confesó el cantante. Antes de Deep Purple, en «tiempos prehistóricos», tocó mucho en Fráncfort, Hamburgo, Múnich y Colonia. De esa época le quedan amigos y algo del idioma. «Mi casera en Colonia no me dejó la llave hasta que no pude pedírsela en alemán».

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias