viernes 12, agosto 2022
spot_img

Las dos caras de Guatemala frente a frente en protestas en Congreso

Por Andrea Sosa Cabrios (dpa), Ciudad de Guatemala, 1 sep (dpa) – Las dos caras de Guatemala se encontraron hoy a las puertas del Palacio Legislativo: los que apoyan que el presidente Otto Pérez Molina termine su mandato y los que quieren verlo en la cárcel, en una jornada clave para los destinos del mandatario acusado de corrupción.

«Exigimos al Congreso destitución de OPM», decía una cartulina alzada por estudiantes de la Universidad de San Carlos. «Queremos 105 votos. Háganlo, Don Pueblo, su jefe, se los exige», esgrimía otro cartel, sostenido por Ronald Castellanos, estudiante de derecho de 21 años, en la entrada principal del Palacio Legislativo.

En otro de los tres accesos de la sede del Congreso, en el centro de la ciudad, mujeres, hombres y niños, muchos de ellos indígenas que apenas hablaban español, se apostaron con banderas y palos para pedir lo contrario.

Las manifestaciones empezaron desde horas antes de que los 158 diputados guatemaltecos se citaran para analizar el pedido de que se le retire la inmunidad a Pérez Molina por la tarde.

El general retirado, de 64 años, está acusado por la fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), organismo de las Naciones Unidas, de haber encabezado una red de evasión fiscal, a cambio de sobornos, en las importaciones aduaneras.

«El debe permanecer y después, si se lo quieren llevar, que se lo lleven», dijo a dpa una mujer de mediana edad, activista de la Unión de Acción Sindical y Popular (UASP), que no quiso dar su nombre. «Que haya elecciones. Y después, que pague lo que tenga que pagar», afirmó.

En la sociedad guatemalteca hay distintas posturas. Están los que quieren la salida de Pérez y las elecciones según lo previsto, los que quieren renuncia y aplazar los comicios del domingo y los que quieren elecciones y que el presidente finalice su periodo de cuatro años, que concluye el 14 de enero.

En la radio se escucha al cantante Joan Manuel Serrat con «Hoy puede ser un gran día» y en el país hay expectativa por lo que pueda suceder cuando sólo faltan cinco días para las elecciones generales.

Las campañas políticas están en un segundo plano en la Guatemala actual. El favorito es el candidato Manuel Baldizón (derecha), con menos del 30 por ciento de intención de voto, lo que anticipa que habrá segunda vuelta el 25 de octubre.

Pérez Molina finaliza su mandato de cuatro años el 14 de enero y no aspira a la reelección.

Pero en las calles desde hace meses hay una fuerte presión para que renuncie -algo que ha descartado- o para que se le levante la inmunidad, situación que podría llevarlo a la cárcel con o sin renuncia y a corto plazo, como ocurrió con su exvicepresidenta Rossana Baldetti.

Con banderas y palos, miembros de la UASP, considerada afín a los intereses del gobierno, cercaron el Congreso para impedir la entrada de los empleados. Sin embargo, el dirigente Nery Barrios aseguró que permitirían a los diputados ingresar a la sesión del pleno.

«A nosotros no nos importa si le quitan o no la inmunidad», dijo Barrios a dpa. «Estamos acá por otra cosa, para que los diputados traten la ley de desarrollo rural y la ley de agua, entre otras iniciativas que le presentamos», dijo, mientras desde altoparlantes sonaba música de marimba.

«No compartimos el criterio de quienes quieren aplazar las elecciones con el único fin de querer dar un golpe de Estado», agregó, y afirmó que Pérez Molina debe llegar hasta el final de su mandato constitucional.

La Unión Europea (UE), la Organización de Estados Americanos (OEA) y otras instancias internacionales se ha pronunciado por un desarrollo en paz de la situación en Guatemala.

La oficina de la alta representante para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, hizo hoy un llamado en nombre de la UE a todos los involucrados a comprometerse «de una manera constructiva para el fortalecimiento de la democracia y la justicia y para garantizar un proceso electoral abierto, en paz y en fecha, de acuerdo con la Constitución».

«Confiamos en que los actuales casos de corrupción serán llevados a la justicia de manera imparcial y limpia», afirmó.

Para Castellanos, el estudiante de la Universidad de San Marcos con la pancarta de cartulina, no se trata de hacer un «golpe de Estado», como dicen los que defienden que termine su mandato, sino de garantizar que sea llevado ante la Justicia. «Ya todos estamos cansados de la corrupción», resumió.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias