viernes 2, diciembre 2022
spot_img

Pérez Molina niega ante juez implicación en corrupción que le sacó del poder

 

Guatemala, 4 sep (EFE).- El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina negó en su primera declaración ante el juez Miguel Ángel Gálvez ser miembro de la red de defraudación aduanera «la Línea», caso que le obligó a dimitir al cargo.

«Quiero decir que no reconozco, niego lo que empezó a decir ayer el Ministerio Público», que le imputó el jueves tres delitos por supuestamente ser uno de los lideres de la trama, exclamó Pérez Molina.

«Soy una persona recta, comprometida con Guatemala. No soy perfecto, puedo cometer errores y los he cometido, pero en su mayoría fueron errores de buena fe y no premeditados como lo quieren hacer ver, y menos para robarle dinero a los guatemaltecos, no lo he hecho y no lo voy a hacer», afirmó el expresidente.

A juicio del exmandatario «hay mala intención» al quererlo involucrar en la red, y recordó que la decisión de investigar el caso fue el resultado de una reunión que él mantuvo con el titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), el jurista colombiano Iván Velásquez.

«Si yo hubiera tenido conocimiento de la red le hubiera dicho (al comisionado) que no estaba interesado» en que se investigara, argumentó.

Pérez Molina, quien ayer dejó de ser presidente de Guatemala después de que el Congreso aceptó la renuncia que presentó para enfrentar a la Justicia, reconoció que es «importante» que se haya descubierto la red y felicitó al Ministerio Público por el trabajo de encontrar y capturar a sus miembros.

«Quiero decirle que no recibí dinero, más bien se hicieron esfuerzos en este Gobierno, y me tocó a mí, para que la recaudación (tributaria) fuese una realidad», agregó.

El exmandatario dijo que los señalamientos de la Fiscalía en su contra «son inconsistentes», porque los papeles mostrados por el organismo judicial no tienen firmas.

El general retirado afirmó, además, que son «especulaciones» del Ministerio Público (MP-Fiscalía) la especie según la cual él y su exvicepresidenta Roxana Baldetti, quien renunció al cargo en mayo pasado y permanece en prisión preventiva, se hayan repartido el 50% de los sobornos cobrados por la red de corrupción.

«Yo no voy a poner mi dignidad por ninguna cantidad de dinero (…)», afirmó el expresidente y rechazó haber recibido algún beneficio económico de la red.

Según las investigaciones de la Fiscalía y de la Cicig, un organismo de la ONU, la red «La Línea» habría obtenido 28.556.000 quetzales (3,70 millones de dólares) entre mayo de 2014 y abril de 2015.

Durante su intervención, de poco más de 50 minutos, Pérez Molina dijo al juez que le molestó que el fiscal del caso, José Morales, haya violado su derecho de presunción de inocencia al señalarlo ayer de recibir dinero de la corrupción aduanera y de ser culpable.

«Yo sigo teniendo el derecho de inocencia, para eso estoy dando la cara», expresó.

Pérez Molina también se refirió a unas fotos presentadas por la Fiscalía como pruebas de los supuestos vínculos del exgobernante con miembros de la red de corrupción, y explicó que no solo como candidato, sino como presidente, se tomó «cientos de miles de fotografías con gente que ni siquiera conozco».

El general retirado aseveró que confía en que las autoridades de justicia de Guatemala no se dejarán llevar por la presión mediática y popular para decidir sobre su destino.

Desde hace varios meses miles de guatemaltecos han salido pacíficamente a las calles para exigir la renuncia de Baldetti y Pérez Molina, así como el fin de la corrupción y reformas legislativas.

Pérez Molina fue imputado el jueves por la Fiscalía de los delitos de cohecho pasivo, asociación ilícita y caso especial de defraudación aduanera.

El exjefe de Estado pasó su primera noche en prisión provisional, una medida dictada por el jueves por el juez Gálvez para garantizar la continuidad de la audiencia y resguarda la vida de Pérez Molina, según explicó el magistrado. EFE

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Como en los 50s el siglo XX, me late que en el 2015 igual se usa el poder de las teorías de Freud para dar un golpe de estado en Guatemala. Hoy son las mismas familias estadounidenses las que utilizan el poder, solo que se suman mayores intereses del área narcotráfico, quizá si puede haber variación en las familias latinas que ponen administrar en sus feudos de América Latina. Unos segundos con una noticia que por accidente me topé en CNN mientras caminaba, son suficientes para saber “por dónde anda la procesión”. El tipo de medio y manejo lo relata todo. Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud, cuya influencia se equipara -aunque en la sombra- a la de su tío; como la primera persona -y la más importante- en utilizar las ideas de su tío para la manipulación de masas, para que las corporaciones norteamericanas pudieran hacer a la gente desear cosas que no necesitaban. Bernays fue empleado en el Comité de Información Pública de este país, para promover en la prensa la entrada de EEUU en la guerra europea, era un especialista de la propaganda, palabra que luego luego decidió llamar «relaciones públicas». Logro (por encargo del presidente de la Corporación Americana del Tabaco) persuadir a las mujeres para que fumasen rompiendo los tabúes que había en aquel momento. Rapidamente Bernays sacó la conclusión; podía hacerse que la gente se comportara de forma irracional si se enlazaban productos con sus emociones y deseos. Los objetos, podrían ser poderosos símbolos sobre la forma en que querrías que otros te vieran; la compra del producto no debería apelar a motivos racionales, sino a las emociones. Podrías sentirte mejor comprando esta o esa cosa. Esto fascinó a las corporaciones norteamericanas. La política era el siguiente paso lógico, ayudo con propaganda a candidatos y presidentes de Estados Unidos. La teoría de Freud para controlar las masas llevaría a la conclusión de que la idea principal de la democracia estaba equivocada; que no se podía confiar en las personas para tomar decisiones racionales. Un político de muy alta influencia sugirió, que esto podría solucionarse con una élite que controlara los sentimientos inconscientes de las masas a través de la psicología. Bernays, fascinado por estas declaraciones estaba creando una nueva manera de manejar los impulsos irracionales de los humanos. Lo llamó «ingeniería del consenso», considerando que era «la esencia de la democracia» (la gente debía ser guiada desde arriba,… ya que podría votar a la persona equivocada, tomar la decisión equivocada…). tan efectivo era el engaño de Bernays que en una de sus inspiraciones Goebbels afirmaría a un periodista norteamericano, fueron los escritos de Edward Bernays. Freud, proféticamente, afirmaba como una advertencia en su psicología de masas que en un caso como este las fuerzas libidinales inconscientes eran rendidas al líder (y con ellas hacia él la admiración y el amor), y los instintos agresivos serían descargados contra aquellos que se encontraran fuera del grupo. Sobre el comunismo Bernays decía que no se debía reducir el miedo al comunismo de la gente, sino que había que alimentar y manipular ese miedo; pero de tal forma, que se convirtiera en un arma en la Guerra Fría. Uno de los principales clientes de Bernays era la United Fruit Company, con plantaciones en Guatemala, que había controlado el país a través de dictaduras; el modelo de lo que conocemos como «república bananera». Sin embargo, en 1950 un gobierno democráticamente elegido había prometido acabar con el control de la United Fruit Company, anunciando en 1953 la expropiación de las tierras inutilizadas de la compañía. Para librarse del gobierno guatemalteco, la United Fruit Company recurrió a Bernays. Debía cambiarse la percepción del gobierno guatemalteco como elegido popularmente que hacía cosas por la gente, para convertirlo en una amenaza para EEUU, la «amenaza comunista». Sacar a la United Fruit Company de la percepción de lo que sucedía en Guatemala, y convertirlo en una cuestión política que concernía a la democracia (capitalista) en su lucha contra el comunismo (aunque no hubiera relación alguna entre el gobierno democrático guatemalteco y Moscú).
    Bernays organizó un viaje a Guatemala para periodistas influyentes en EEUU, los cuales en su mayor parte desconocían la situación política del país. Organizó encuentros con golpistas en Guatemala, que les hablarían del control soviético sobre el gobierno. Se llevó también a cabo una violenta manifestación antiestadounidense en aquel momento, que se especula por las declaraciones de antiguos empleados de la United Fruit Company que estuvo también organizada por Bernays. Creó también una falsa agencia de noticias independientes en EEUU, la «Middle American Information Bureau», que bombardeaba a los periódicos norteamericanos sobre informaciones acerca de cómo la Unión Soviética pensaba utilizar Guatemala como cabeza de playa para atacar EEUU. Lo que Bernays estaba haciendo aquí, no era sólo intentar derrumbar el régimen democrático guatemalteco para la United Fruit Company; seguía teniendo como cliente al gobierno norteamericano, con Eisenhower parte de toda esta operación. Se dieron instrucciones a la CIA para dar un golpe de estado; entrenando un ejército rebelde, y proporcionando ayuda militar directamente operada por EEUU. Bernays estaría mientras tanto en EEUU preparando la propaganda que vendería este asalto como la «liberación de Guatemala», organizada por luchadores por la libertad, y a favor de la democracia. Tras derribar el gobierno democrático en Guatemala en 1954 y la visita de Nixon para justificar al nuevo régimen, continuaría la propaganda preparando panfletos marxistas «encontrados» en el palacio presidencial. «Esta es la primera vez en la historia del mundo», diría Nixon en su visita pública a la nueva junta militar, «que un gobierno comunista ha sido derribado por la población. Y por esto, les felicitamos a ustedes y a la gente de Guatemala». En Guatelama, se seguiría una guerra civil de 30 años en la que el gobierno militar sería responsable según la «Comisión de la Verdad» de la ONU al respecto del 90% de las violaciones de los derechos humanos, y de la limpieza étnica de la población de origen maya, considerada una de las mayores sucedidas en Latinoamérica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias