lunes 16, mayo 2022
spot_img

El desmoronamiento político y moral de la sociedad panameña

Desde la llegada de los españoles al istmo de Panamá, llamada por ellos mismos Castilla del Oro, ha sido sometida a un saqueo permanente de sus riquezas y recursos naturales, por foráneos y nacionales, como bien dijera Rufino Cuervo“ El que quiere conocer a Panamá, que venga porque se acaba“. Ese cúmulo de riquezas, atrajo piratas, y corsarios, a llevarse nuestros tesoros.

Entre los que llegaron al istmo, está, Henry Morgan, que parece que los genes de esos filibusteros quedaron no solo en lo físico, sino que se ha trasmitido al inconsciente colectivo, de apropiarse de lo ajeno. Todas las religiones, señalaban el castigo capital por semejante acción, y el código penal nuestro también lo contempla.

Hago esta reflexión porque nuevos vientos soplan en Panamá, sobre los acontecimientos graves que le ha ocurrido a la nación panameña, que están saliendo a la luz pública, y que desborda lo inimaginable, para el hombre común. El Estado cayó rehén de una banda delincuencial, que aprovechando el sofisma, y la miseria humana desbordó todos los límites legales, y de decencia política con el fin de delinquir, todo ello en un país basado se supone en el estado de derecho, cuya pobreza raya el 40%. Y una prueba de ello, es que no se ha cumplido con ningún objetivo del milenio.

Me pregunto yo ¿Qué habría pasado, si ese partido repite en el 2014 en el gobierno?. Sencilla la respuesta, le habrían echado tierra a todo ese desgreño administrativo, legal, penal, y financiero al erario. y asunto arreglado. Pero no contaron o despreciaron la sabiduría popular, que no comió del cuento, y les pasó raya en las pasadas elecciones.

Afortunadamente el nuevo ministerio público, ha agarrado el toro por los cuernos, y no se ha dejado intimidar, de grupos poderosos y personajes siniestros, que han tenido a este país y a la democracia secuestrada, porque no hay piedra que levantes, que no aparezcan los nombres de los mismos señores. Pero los delitos se remontan a gobiernos anteriores en menor escala.

Pero ¿cómo le afecta al pueblo u hombre de a pie, los delitos de peculado, y corrupción?, porque hay gente ingenuamente que cree, que eso no le afecta, pues déjeme decirle que está equivocado. Veamos algunos ejemplos, para nuestra un botón:

“Cuanto no hay medicinas y especialistas en los hospitales y centros de salud, cuando las calles están llenas de huecos, cuando la inseguridad y el crimen tiene azolada a la población, cuando todavía hay escuelas ranchos y salones que cuestan $ 70,000 dólares, cuando persisten los maestros multigrados, en deterioro de la educación y perjuicio de la niñez, cuando el agro está abandonado”. Entonces es que debe tomar conciencia, de que si le afectan los robos a la nación, realizados por esta banda de pillos.

Entonces uno se pregunta ¿Dónde han quedados los valores éticos inculcados por más de un siglo de vida republicana?, por nuestros padres, las iglesias, clubs cívicos, organizaciones no gubernamentales como los Scouts, y las muchachas guías, y la propias leyes del Estado, que han luchado por forjar un hombre pulcro éticamente hablando. Al parecer todo se lo ha llevado la corriente. El propio Papa Francisco ha denunciado la corrupción. Gandhi dijo “Que cuando no hay coherencia entre lo que el hombre piensa, dice y hace, se convierte como en un demonio “.

Por eso las autoridades judiciales están en la obligación de esclarecer todo ese desgreño y defalco a la nación, para que sus ciudadanos e inversionistas vuelvan a tener confianza en sus instituciones.

(*) Domingo Espinosa G.
Docente-Escritor- Ing. Agr.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias