martes 9, agosto 2022
spot_img

Arzobispos, políticos y fieles celebran en Roma misa por María de la Purísima

Roma, 17 oct (EFE).- Cientos de peregrinos, obispos y arzobispos, así como políticos españoles, asistieron hoy en Roma a una misa en memoria de la beata española María de la Purísima, superiora general de la Congregación de las Hermanas de la Compañía de la Cruz, que será canonizada mañana en el Vaticano.

El arzobispo de Valladolid, el cardenal Ricardo Blázquez, fue el encargado de oficiar esta Misa del Peregrino en Roma, horas antes de que la religiosa española sea declarada santa.

A la ceremonia también asistieron el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, y el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, entre otros, así como personalidades políticas como el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Mañana, a la canonización que tendrá lugar en el Vaticano, está previsto que asista el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz.

La ceremonia de hoy fue un acto emotivo, que duró unas dos horas, en las que el arzobispo Blázquez destacó de María de la Purísima su «rostro transparente», capaz de «transmitir una sensación de gozo», su «servicio abnegadísimo» y su «mirada compasiva».

«Eligió ser pobre, vivir entre los pobres», destacó en varias ocasiones el arzobispo de Valladolid.

Una opinión similar compartió con Efe la cuñada de María de la Purísima, Mercedes Ojembarrena.

«Tenía un gran amor por los pobres, una gran serenidad, unos ojos que transmitían paz», afirmó Ojembarrena, al tiempo que subrayó «su espiritualidad y su alegría».

También Concepción de la Cámara Gasset, que fue amiga de María de la Purísima, recordó su «carácter alegre y sonriente» y contó a Efe algunas anécdotas vividas juntas en su juventud, como cuando fueron a la estación de Cercedilla, en Madrid, para vender magdalenas y después fueron castigadas por sus padres con tres días sin poder verse.

El caso de María de la Purísima es singular, pues será canonizada solo once años después de comenzar la causa para proceder a su elevación a los altares y solo diecisiete años después de su muerte, un proceso más rápido del que suele requerir la Iglesia Católica.

Mañana será canonizada por el milagro obrado a un hombre que estaba en estado de coma y que despertó sin secuelas gracias a su intercesión.

Nació en Madrid el 20 de febrero de 1926 con el nombre de María Isabel Salvat Romero y falleció en Sevilla el 31 de octubre de 1998.

El 27 de marzo de 2010, el papa Benedicto XVI firmó el decreto que reconocía un milagro atribuido a la intercesión de la que fue superiora general de la Congregación de las Hermanas de la Compañía de la Cruz por el que fue declarada beata.

La Congregación de las Hermanas de la Compañía de la Cruz se dedica, desde su fundación en 1876, a atender a pobres y necesitados y a personas con discapacidades.

María de la Purísima será declarada santa junto a otros tres beatos: el sacerdote diocesano italiano Vincenzo Grossi, fundador del Instituto de las Hijas del Oratorio (1845 -1917); el laico y padre de familia Ludovico Martin y su mujer, la laica y madre de familia Maria Azelia Guérin. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias