sábado 27, noviembre 2021
spot_img

«Hemos venido a votar, pero nuestros hijos no», reconocen votantes egipcios

Alejandría (Egipto), 18 oct (EFE).- «Hemos venido, pero nuestros hijos no», dijo hoy a Efe la votante Nahed al Sayid, en la ciudad septentrional egipcia de Alejandría, para reflejar la escasez de participación entre los jóvenes en esta ciudad, claramente visible durante las primeras horas de la primera jornada electoral.

Al Sayid, funcionaria jubilada del ministerio de Sanidad, lamentó «la abstención de los jóvenes» tras votar en el colegio electoral situado en el Instituto Mustafa Kamel, en el céntrico barrio de Sidi Yaber, aunque se alegró por la «transparencia del proceso».

«Hemos votado por la coalición Por el Amor de Egipto (que respalda la línea política del actual presidente, Abdelfatah al Sisi)», aseguró mientras señalaba a su compañera, de unos sesenta años de edad.

Al Sayid destacó su rechazo a los candidatos del antiguo régimen de Hosni Mubarak o de los Hermanos Musulmanes (el grupo del derrocado mandatario islamista Mohamed Mursi), aunque estos últimos no se presentan de forma oficial ya que fueron declarados grupo terrorista.

En las calles de esta ciudad mediterránea es difícil saber que hoy es una jornada electoral. La vida prosigue de forma normal, aunque en la mayoría de las avenidas y las plazas principales se observa la presencia de carteles electorales de los candidatos.

Los cafés están llenos de clientes, algunos indiferentes fumando su «shisha» (pipa de agua) o pendientes de su móvil, mientras otros siguen la transmisión en directo del proceso electoral en la televisión nacional, que emite también anuncios propagandísticos que instan a una participación masiva.

Según pudo constatar Efe, la participación en los comicios, que se desarrollan en un ambiente de calma, es media y ha estado dominada por votantes ancianos, tanto en los barrios acomodados como en los más populares.

«No participo en esas elecciones porque no estoy de acuerdo con el actual sistema político en Egipto. Es un régimen golpista», dijo a Efe Ibrahim Basiuni, de 31 años de edad, no lejos de la puerta de un colegio electoral.

Basiuni destacó: «Yo no soy islamista, pero tampoco estoy a favor del régimen actual. Yo estoy a favor de la democracia».

La escasez de participación de los jóvenes fue denunciada también por el miembro de la organización noruega Red Internacional de Derechos y Desarrollo (GNRD, con sus siglas en inglés) Salam Jaled quien destacó una menor participación en comparación con las consultas celebradas en Egipto después de la revolución del 25 enero 2011.

Sin embargo, precisó a Efe que la votación que se celebra en esta primera fase en catorce provincias del país, se desarrolla en un ambiente de calma y sin que se registren ningún tipo de problemas.

El analista del Centro al Ahram de Estudios Políticos y Estratégicos Wahid Abdelmayid también se mostró convencido de que la participación será escasa, en general, y aún menor, entre los jóvenes.

Por su parte, el juez Sabri al Ganam, que preside uno de los centros de voto exclusivo para hombres, la escuela pública Mariscal Ali Gad de Idiomas, en la plaza Sidi Bishr, insistió a Efe en que la participación es «mediana».

Según Al Ganam la participación aumentará a última hora del día, tanto entre los votantes ancianos como entre los jóvenes.

Tras ejercer su derecho a voto, el médico jubilado, Mohamed Shair, aseguró a Efe que se había decantado por un candidato que «puede acabar con la pobreza y con los barrios construidos de forma ilegales. Y que puede mejorar la enseñanza y la sanidad».

Por el contrario, Muhi al Din Ahmed, un jubilado de 65 años, explicó tras depositar su papeleta que no sabe cuáles son los programas electorales de los candidatos y que había ido a votar para elegir a una aspirante, porque es la hija de un antiguo compañero de trabajo.

El presidente, Al Sisi, instó el sábado a los egipcios, en un discurso televisado, a participar de forma masiva en esta primera fase de las elecciones parlamentarias, y se dirigió, en particular, a los jóvenes y a las mujeres.

A menos de cien metros de un colegio electoral, en el acomodado barrio de Samoha, en el sur de la urbe, una persona distribuye papeletas de un candidato, a pesar de la prohibición. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias