domingo 5, diciembre 2021
spot_img

Mauricio Macri, el niño mimado de la oposición argentina

Buenos Aires, 20 oct (EFE).- Empresario de clase alta y fanático del fútbol y del grupo Queen, el conservador Mauricio Macri se mantuvo alejado de la esfera política gran parte de su vida, hasta que llegó a la Alcaldía de Buenos Aires y la convirtió en su trampolín para aspirar a la Presidencia argentina.

Líder de Propuesta Republicana (Pro) y candidato del opositor frente Cambiemos, Macri gobierna la capital argentina desde 2003 y hoy está segundo en las encuestas para las presidenciales, en las que busca entrar en una eventual segunda vuelta frente al candidato oficialista Daniel Scioli.

Con el apoyo de buena parte de la histórica Unión Cívica Radical y de la centroderecha de la Coalición Cívica, Macri se ha convertido este 2015 en el niño mimado de la oposición argentina, que ve en él una oportunidad para arrebatarle el gobierno al kirchnerismo después de 12 años.

Nacido en la ciudad bonaerense de Tandil el 8 de febrero de 1959, le debe su fama inicial y su fortuna al imperio fundado por su padre, el italiano Franco Macri, cuyas empresas llegó a dirigir en la década de 1990.

Confeso fanático del fútbol, Macri fue presidente, entre 1995 y 2007, reconocido Boca Juniors, un período de oro para la historia del club argentino.

Durante su gestión, el equipo obtuvo 11 títulos internacionales en solo 8 años, y 17 en total, lo que consagró a Macri como el presidente de Boca Juniors que más torneos futbolísticos conquistó.

Tras cosechar fama y fortuna en el mundo de los negocios y el del deporte, fundó en 2003 Compromiso para el Cambio, que sirvió como base para el origen de Pro.

Durante años, muchos analistas identificaron este salto al terreno de la política como una forma de demostrarle a su padre que podía ser presidente, pero Macri niega.

«Si yo no hubiese sido secuestrado, tal vez mi vida pública no hubiese existido», dijo recientemente en una entrevista con el portal Infobae, en referencia al secuestro de 15 días que sufrió en 1991.

Su primera experiencia como candidato llegó en 2003, cuando se presentó a las elecciones para la Alcaldía de Buenos Aires.

Aunque perdió en la segunda vuelta frente a Aníbal Ibarra, quedó posicionado como uno de los referentes opositores de la capital argentina y logró en 2005 una banca como diputado nacional con Pro.

Dos años después, obtuvo su revancha en Buenos Aires y logró imponerse en la segunda vuelta, por el 60,7 por ciento de los votos, al candidato del kirchnerismo.

En 2011, consiguió la reelección en territorio porteño con el 64,25 por ciento de los votos.

Acusado como partícipe de una asociación ilícita en una causa por espionaje ilegal, Macri intentó que este año la Justicia argentina lo sobreseyera durante la campaña, pero no lo consiguió.

El juez no encontró pruebas para llevarlo a juicio oral pero tampoco para sobreseerlo, por lo que, actualmente, continúa procesado.

Ahora, Macri compite por la Presidencia contra el oficialista Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, con quien comparte más de una característica.

Como su rival, el saliente alcalde porteño fue alumno de una universidad privada, la Católica Argentina, en la que obtuvo el título de ingeniero civil.

También está casado desde 2010 con una figura de la moda argentina, la diseñadora Juliana Awada, su tercera esposa, con la que tuvo a su cuarta hija, la pequeña Antonia que tiene casi cuatro años.

Dice que, con ella, es un «padre abuelo» y que disfruta de los detalles con una capacidad que no tuvo con sus otros tres hijos, Agustina, Gimena y Francisco, frutos de su primer matrimonio.

Macri es un conocido admirador de la banda inglesa Queen, un fanatismo que lo ha llevado a imitar a Freddy Mercury en televisión y hasta en su propia fiesta de boda con Awada, en una actuación que pudo terminar en tragedia.

Durante la fiesta, Macri se tragó el bigote postizo que utilizaba para imitar al líder de Queen, comenzó a ahogarse y tuvo que ser socorrido por uno de sus funcionarios.

En una reciente entrevista, Macri recordaba el incidente: «Dije: ¿Me estaré muriendo el día de mi casamiento? ¡Qué patético!».EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias