viernes 19, agosto 2022
spot_img

CE ordena a Luxemburgo y Holanda recuperar 30 millones de Fiat y Starbucks

Bruselas, 21 oct (EFE).- La Comisión Europea (CE) dio un serio aviso a Luxemburgo y Holanda por haber dado ventajas fiscales selectivas a Fiat y a Starbucks, al exigirles que recuperen entre 20 y 30 millones de euros de cada multinacional y enviar un mensaje a otros países miembros de que este tipo de arreglos son ilegales.

El Ejecutivo comunitario determinó, tras abrir una investigación en profundidad en junio de 2014, que ambos países han respaldado a través de resoluciones tributarias -conocidas como tax rulings- «métodos artificiales y complejos para crear ventajas fiscales» para estas multinacionales «que no reflejan la realidad económica».

Las resoluciones tributarias son legales y se trata de cartas emitidas por las autoridades tributarias para dar claridad a las empresas sobre cómo se calcularán sus impuestos de sociedades o sobre la aplicación de provisiones fiscales especiales.

Sin embargo, en este caso Luxemburgo y Holanda han permitido unas artimañas fiscales o abusos por parte de las multinacionales que les han permitido reducir sustancialmente sus bases imponibles.

Esto se ha hecho al fijar precios para bienes y servicios vendidos entre las propias empresas de los grupos Fiat y Starbucks, los llamados precios de transferencia, una de las principales herramientas para trasladar beneficios.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, reconoció que los hasta 30 millones de euros que deben recuperar Holanda y Luxemburgo no son «sumas espectaculares».

Sin embargo, recalcó que el mensaje no es éste, sino que «el principio de que autoridades tributarias no pueden respaldar precios de transferencias que son artificiales o no tienen ninguna relación con la realidad».

Según la comisaria, el año pasado Fiat no pagó ni siquiera 400 mil euros en el impuesto de sociedades y Starbucks, solo 600 mil euros.

Las ventajas fiscales concedidas en 2012 por Luxemburgo a Fiat afectan al negocio financiero del fabricante automovilístico, Fiat Finance and Trade, y las otorgadas a Starbucks en 2008 por parte de Holanda a su negocio manufacturero en Europa.

Como resultado de los acuerdos, la mayoría de los beneficios de la empresa de Starbucks que tuesta café son trasladados al extranjero, donde tampoco están sometidos a impuestos, mientras que el negocio financiero de Fiat pagó impuestos sobre beneficios «subestimados».

En el caso de Fiat, la CE calcula que la multinacional tendría que haber declarado en Luxemburgo beneficios imponibles «20 veces más elevados» si los cálculos sobre capital y remuneraciones se hubieran correspondido con las condiciones del mercado» y se hubieran calculado como se hace por ejemplo con los bancos.

Fiat ha asegurado que no ha recibido «ninguna ventaja que no estuviera a disposición de contribuyentes simulares» en Luxemburgo, y que el propósito del acuerdo con el Gran Ducado era «únicamente aclarar las normas de transferencias de precios» aplicados a las actividades financieras de su filial.

El Ministerio de Finanzas de Luxemburgo, por su parte, explicó que «está en desacuerdo con las conclusiones alcanzadas por la CE en el caso» y que se «reserva todos sus derechos», al considerar que Bruselas ha recurrido a criterios «sin precedentes» y no ha establecido «de ninguna manera que Fiat haya recibido ventajas selectivas con respecto al marco legal nacional».

La CE también investiga a Luxemburgo por presuntas ventajas fiscales concedidas a Amazon.

En lo que respecta a Starbucks Manufacturing, la única empresa de la multinacional que tuesta café en Europa, ésta ha reducido artificialmente los impuestos mediante dos vías.

Una consistía en pagar regalías a Alki, una empresa basada en el Reino Unido de Starbucks, por utilizar su conocimiento a la hora de tostar café, trasladando así una «gran parte» de impuestos imponibles a esa compañía, que no tiene que pagar impuesto de sociedades en el Reino Unido ni tampoco en Holanda.

Otro método era pagar un «precio inflado» para granos de café verde a Starbucks Coffee Trading, con sede en Suiza, indica la CE, que señala que desde 2011 el margen aplicado sobre los granos «se han más que triplicado».

El secretario de Estado de Finanzas de Holanda, Eric Wiebes, se mostró «sorprendido» por la decisión de la CE, y recalcó, al igual que hizo hoy Luxemburgo, que el país aplica las directrices de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) sobre los precios de transferencia.

La CE también investiga un caso similar con Apple en Irlanda y un régimen fiscal belga. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias