domingo 14, agosto 2022
spot_img

Exmandatario salvadoreño sabrá en diciembre si va a juicio por corrupción

San Salvador, 6 nov (EFE).- El expresidente salvadoreño Francisco Flores, acusado de corrupción, conocerá el próximo 3 de diciembre si será sometido a juicio, según determinó hoy el juez de su caso tras una audiencia de dos días caracterizada por los conflictos entre la parte querellante y la Fiscalía.

Flores es acusado por la Fiscalía salvadoreña de peculado y enriquecimiento ilícito por apropiarse y desviar 15 millones de dólares donados por Taiwán a El Salvador entre 2002 y 2003.

El ente fiscal sostiene que el exgobernante se apropió de 5 millones de dólares que incorporó a su patrimonio y transfirió otros 10 hacia un banco en Costa Rica que posteriormente pasaron a una cuenta a nombre del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), ahora en la oposición y que lo llevó al poder.

Al mandatario, quien guardará arresto domiciliario hasta la fecha de la notificación en diciembre de este año, se le suma el delito de desobediencia de terceros por negarse a comparecer ante una comisión especial de la Asamblea Legislativa que investigaba el destino de esos fondos.

Los dos días de audiencia estuvieron marcados por los constantes señalamientos entre la querella, formada por las organizaciones Iniciativa Social para la Democracia y la Fundación de Estudio para la Aplicación del Derecho (FESPAD), y la Fiscalía.

Dichas organizaciones fueron las primeras en denunciar los supuestos delitos de Flores, en 2014, lo que fue secundado por otras asociaciones ciudadanas.

Este grupo solicita que se agregue a los cargos el delito de lavado de dinero, mientras la Fiscalía se opone, al punto de que el organismo y la defensa pidieron al juez la «expulsión» de la querella del proceso.

Durante la jornada matutina de este viernes, la abogada de FESPAD Berta de León acusó al ente fiscal de favorecer a Flores con la negativa de investigar el delito de lavado de dinero y por no procesar a miembros de su partido, ARENA.

«El papel de la Fiscalía en este caso ha sido precario» y no imputar el delito de lavado de dinero es «un acto claro de favorecimiento al acusado», explicó durante la etapa de alegatos.

Añadió que la institución fiscal también ocultó un informe de «inteligencia financiera» de la Agencia contra los Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y uno de «operaciones sospechosas» del International Bank of Miami, que hubiesen servido como pruebas de cargo.

Pidió además que se inicie una investigación penal contra la «representación fiscal» por el delito de omisión y que el Congreso «certifique» las actuaciones del fiscal general Luis Martínez respecto al proceso, lo que podría desencadenar su destitución.

Martínez se presentó en el juzgado para respaldar al equipo de fiscales, fustigar a la querella y catalogar su papel de «telenovela perversa».

«Hemos escuchado de la querella solo lamentos sin ninguna fundamentación jurídica» y «el acceso a la justicia no les da derecho a ser parte» del proceso, dijo el defensor de Flores, Edgar Morales.

Al cierre del segundo día de audiencia, el juez Argüello, decidió aplazar la audiencia por aproximadamente un mes porque el proceso consta de 143 piezas «que hay que analizar de manera integral», y para valorar el contenido «objetiva y legalmente hay que dedicarle un tiempo prudencial».

«Para contar con el tiempo suficiente, daré la resolución en este mismo lugar (Centro Judicial Isidro Menéndez de San Salvador) el día 3 de diciembre a las 9:00 de la mañana (15:00 GMT)», señaló García Argüello.

Por su parte, Flores autorizó a su defensor para que este escuche la decisión del juez sin necesidad de su presencia, porque existe la posibilidad de que sea intervenido quirúrgicamente por problemas con su vesícula.

Durante el uso de la palabra, Flores señaló que se entregó voluntariamente a la justicia el año pasado, tras pasar casi cuatro meses prófugo, «porque tenía la confianza de que podía encontrar un espacio imparcial» que permitiera una valoración de pruebas, «sin presunciones e imaginaciones».

Después de someterse a la justicia el 5 de septiembre de 2014, un juez le dictó arresto domiciliario, pero dicha decisión fue revocada por un tribunal superior y Flores pasó a una celda policial.

Sin embargo, se le restituyó el arresto después de que en octubre de 2014 estuviera hospitalizado durante 19 días por una trombosis en una pierna.

Flores es el primer presidente de la historia reciente de El Salvador en ser procesado. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias