jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Monjes tibetanos reciben clases de contraespionaje del Gobierno chino

Pekín, 13 nov (EFE).- Monjes y monjas tibetanos reciben clases de contraespionaje con las que el Gobierno chino quiere combatir el independentismo tibetano en los centros religiosos y contrarrestar la influencia del Dalái Lama en el exilio, reveló hoy el diario oficial Global Times.

El medio informa de una clase de este tipo en la zona de Nyingchi (al sudeste de la región del Tíbet), a la que asistieron 22 monjes de ambos sexos provenientes de tres templos de la zona, cercana a la frontera con India.

En la clase, que se extendió durante tres horas, se explicaba como cumplir con la Ley de Contraespionaje y las consecuencias que puede tener violar esa norma, detalla el periódico.

Esta ley fue aprobada en noviembre del año pasado y busca perseguir a organizaciones extranjeras o personas que cometan delitos de espionaje en este país, los instiguen o los patrocinen.

Un funcionario de Nyngchi, Cui Shixin, explicó al Global Times que este tipo de clases buscan «salvaguardar la unidad nacional» y hacer que los monjes puedan distinguir «el bien del mal».

Otro funcionario entrevistado, del que solo se cita su apellido (Chen), explica que en la ciudad de Nyingchi se ha llevado a cabo este tipo de «educación legal» en «templos y lugares religiosos», por lo que esta no sería la única clase que se ha impartido a monjes tibetanos sobre contraespionaje.

Esta zona del sudeste del Tíbet cuenta con diversos puestos militares y está próxima a la frontera con India, motivos añadidos para una mayor acción de Pekín en el lugar.

El director del Centro de Investigación sobre el Tíbet de China, Lian Xiangmin, afirma al diario que estas clases de contraespionaje podrían estar enfocadas a «contener» las actividades de espionaje que supuestamente realizaría el «gobierno en el exilio» del Dalái Lama.

El Tíbet es, junto a Xinjiang (noroeste, hogar de la minoría uigur), uno de los polvorines étnicos de China, y las autoridades comunistas acusan de las tensiones a los independentistas tibetanos, liderados por el Dalai Lama, exiliado en Dharamsala (India) desde 1959.

Los tibetanos, por su parte, denuncian las restricciones a su religión y cultura y el fuerte control que se vive en todas las zonas de esta etnia en China.

Pekín defiende que la soberanía de China sobre el Tíbet se remonta a varios siglos atrás y que la migración de etnia han (la mayoritaria en el país) es una apuesta por la convivencia étnica y el desarrollo económico de la zona. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias