jueves 1, diciembre 2022
spot_img

Ticos involucrados en escándalo de corrupción en CICIG sacude Guatemala

San José, 2 Dic  (Elpaís.cr) – Un nuevo escándalo de supuesta corrupción ha estremecido las bases del sistema político guatemalteco esta semana, luego de que el diario «El Periódico» sacara a relucir la información de que dos de los antiguos abogados del Comité Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), consolidaron un bufete aparte en el que asesoraban a los empresarios que estaban siendo investigados por este órgano.

Esos dos abogados, precisamente, son los costarricenses Christian Ulate y Cristian Gamboa quienes llegaron al país del norte para trabajar en el órgano de las Naciones Unidas y luego decidieron quedarse «porque se enamoraron de Guatemala», según señala El Periódico.

La investigación señala que al menos dos gerentes bancarios y un alto ejecutivo de una multinacional pueden corroborar la historia de que el bufete de estos dos juristas los contactaron por medio del abogado guatemalteco Roberto López Villatoro, conocido como «El Rey del Tenis» un empresario y abogado, cuyo nombre salió a la luz luego de que se un informe de la CICIG lo acusara en 2009 redes de tener vínculos con redes de adopción ilegal es, intereses con el narcotráfico y con funcionarios militares vinculados con abusos a los derechos humanos y políticos corruptos y quien, además, se casó con Zury Ríos, la hija del general retirado Efraín Ríos Montt.

La oferta que realizaba López, según, el diario, señalaba que sus amigos, los dos ticos, podían ayudar a las empresas «con los temas legales prioritarios» en la CICIG, luego de que estos se independizaran el organismo.

Este «apoyo» con estos temas significaba desde ofrecer acceso a información privilegiada, hasta mover contactos dentro de la CICIG para «hacer desvanecer» cualquier investigación contra los clientes y, si así lo pedían, también litigar en el juicio cobrando $70 mil. La oferta no fue aceptada por ninguno de los dos bancos, pero un tercero sí concedió contratarlos y es a partir de ahí donde el escándalo salió a la luz.

La investigación ha hecho que surgan dudas profundas sobre la fiabilidad de este órgano de Naciones Unidas cuya finalidad es apoyar al Ministerio Público, la Policía Nacional Civil y a otras instituciones del Estado, tanto en la investigación de los delitos cometidos por integrantes de los cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos de seguridad, como en general en las acciones que tiendan al desmantelamiento de estos grupos, mediante el apoyo a la investigación y persecución penal de un número limitado de casos complejos, así como mediante otras acciones dentro de su mandato, destinadas a fortalecer a las instituciones del sector Justicia para que puedan continuar enfrentando a estos grupos ilegales en el futuro.

Al ser consultados al respecto, los costarricenses aseguraron que «se alejaran de los casos que conocieron durante su trabajo en el CICIG» pero aceptaron que no hay forma de probar que lo harán, más que la promesa de realizar su trabajo «acorde a principios éticos».

Esta semana trascendió también que el CICIG le quitó a los dos abogados la visa de trabajo que les permite ejercer en tierras guatemaltecas luego de surgido el escándalo sobre este tema.

Por este motivo, ambos abogados están imposibilitados a seguir laborando en el país centroamericano que ahora duda de ellos y de la institución que hasta hace unos cuantos meses representaron como jefes de direcciones, entre ellas la de información que conoce todos y cada uno de los casos que ve la CICIG.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias