viernes 19, agosto 2022
spot_img

¿Por qué en Guatemala todos sueñan con ser conserjes?

Guatemala, 7 feb (ACAN-EFE).- Mientras más del 60 por ciento de los 16 millones de guatemaltecos apenas consiguen dinero para subsistir con tortillas y fríjoles, otros, como los conserjes del Congreso y un exentrenador de la selección de fútbol, se embolsan mensualmente unos suculentos salarios que han suscitado debate.

Las escalofriantes cifras, reveladas en los últimos días, demuestran que para ganar jugosos salarios no se necesita estudiar varios años para luego matricularse en la Universidad.

Solo basta, a veces, con tener «cuello» (influencias) y conseguir un trabajo de conserje en el Organismo Legislativo para devengar más de 20.000 quetzales (2.614 dólares) cada mes.

Y si la suerte le sonríe, podría obtener hasta 76.365 quetzales (9.982 dólares) mensuales si es la contadora general del Congreso o 64.927 quetzales (8.487 dólares) si consigue la plaza de director de protocolo del mismo organismo.

Pero si la divulgación de estos sueldos que hizo públicos el presidente del ente, Mario Taracena, levantó la polémica, el que devengó el exentrenador de la selección nacional de fútbol de Guatemala, el argentino Iván Franco Sopegno, hasta diciembre pasado, dejó a la población asombrada.

Según datos divulgados por medios locales, el técnico gaucho se embolsó un promedio de 156.000 quetzales mensuales (20.392 dólares).

El argentino llegó al equipo Azul y Blanco en mayo de 2014 y renunció el pasado mes de diciembre, cuando los máximos dirigentes de la Federación se vieron envueltos en el escándalo de corrupción conocido como «FIFAGate».

Durante ese período, Sopegno dirigió 23 partidos con la selección, de los cuáles sólo ganó 8, empató 5 y perdió el resto.

Ante esta situación, profesionales consultados por Acan-Efe tildaron de «indignante» los abultados sueldos que tienen algunos empleados en el Parlamento.

«¿De qué me sirve ir a la Universidad, tener maestrías y doctorados?», se preguntó irónico el abogado Mynor Alvarado, quien reconoció, con cierto pesar, que para devengar el salario que tuvo Sopegno cada mes le llevaría, nada más y nada menos, que todo un año.

«A mí me llevaría dos años», remarcó otra jurista, Karla Campos.

Un trabajador común que gana el salario mínimo establecido en Guatemala de 2.747,04 quetzales (359,09 dólares) cada 30 días, necesitaría de 7,2 meses para lograr el monto de un conserje del Parlamento.

También tendría que trabajar 27 meses paga ganar el salario de la contadora general del Congreso y 4 años y 6 meses para devengar lo que Sopegno se embolsó cada mes.

A un agente de la Policía Nacional Civil (PNC), esos hombres que velan por la seguridad de la ciudadanía a cambio de arriesgar, en muchos casos la vida, le llevaría 39 meses ganar el sueldo de Sopegno. Cada mes cobra unos 3.919,44 quetzales (512.34 dólares).

Y lo que es más indignante, según Alvarado, es que la selección de fútbol ni siquiera haya llegado a un mundial.

El excanciller y abogado constitucionalista Gabriel Orellana Rojas califica de «desmedidos» estos salarios y asegura que no existe ningún tipo de lógica entre lo que se produce y lo que se devenga.

La Procuraduría General de la Nación presentó esta semana una denuncia penal en el Ministerio Público (MP-Fiscalía) contra quienes resulten responsables de haber negociado el pacto colectivo de trabajo en el Congreso, que permite a sus empleados ganar estos jugosos sueldos.

Luego de destapar la nómina de salarios en el Organismo Legislativo el pasado 17 de enero, Taracena admitió que como presidente del ente está pasado «un trago amargo».

Sin embargo, el político opositor explicó que la divulgación forma parte de su estrategia de transparencia en el Parlamento: a quien no le guste que se publiquen los montos pues «que no trabaje en el Congreso».

Esta es la realidad de unos pocos. Mientras, un limpiabotas, debe surcar las calles y avenidas de la capital para agenciarse, si bien le va, unos 50 quetzales al día (6,5 dólares). Con ellos deberá comprar sus alimentos y ahorrar para pagar la renta. Eso si no tiene hijos a los que mantener y criar. ACAN-EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias