viernes 19, agosto 2022
spot_img

El expresidente brasileño Lula da Silva detenido en la Operación Lava Jato

Río de Janeiro (Brasil), 4 mar (Sputnik).- La Policía Federal de Brasil inició en la madrugada de este viernes la 24ª fase de la Operación Lava Jato, que en esta ocasión tuvo como objeto el expresidente de la República, Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo domicilio en la localidad de Sao Bernardo do Campo, en el Estado de Sao Paulo, fue registrado durante toda la mañana.

Según informó la Policía Federal en un comunicado, el líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT) fue llevado al Aeropuerto de Congonhas y se espera que sea conducido hasta la ciudad de Curitiba, sede de las investigaciones de la Operación Lava Jato en el Estado de Paraná, donde deberá prestar declaración ante los comisarios de la Policía Federal.

Frente a la casa de Lula decenas de manifestantes favorables al líder del PT lanzaron consignas contra la Policía Federal, e incluso llegaron a las manos con los curiosos que aplaudieron a los agentes durante el registro efectuado en busca de pruebas relacionadas con los apartamentos de Guarujá y la mansión de Atibaia, dos lugares que relacionan a Lula con la empresa OAS.

Junto a Lula da Silva, el presidente del Instituto Lula, Paulo Okamoto, también resultó apresado debido a su estrecha relación con los hechos atribuidos al expresidente.

En total, 44 personas son objetivo de esta nueva fase de la Lava Jato bautizada como «Aletheia», un término griego que viene a significar «búsqueda de la verdad».

Cabe recordar que en la jornada del miércoles el exlíder del PT en el Senado de Brasil, Delcidio de Amaral, afirmó según un artículo en la revista Istoé que la presidenta, Dilma Rousseff, y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, no solamente tenían conocimiento de la corrupción en Petrobras, sino que intentaron interferir en las investigaciones de la Operación Lava Jato.

Sobre las presuntas acusaciones al expresidente Lula da Silva, Amaral habría explicado que el líder histórico de PT le «pidió expresamente» gestionar un soborno al exdirector del área Internacional de Petorbra, Nestor Cerveró, para que evitase citar a los altos cargos del PT, entre ellos el propio Lula y Rousseff, en sus declaraciones pactadas con la Justicia Federal sobre la compra de Petrobras de la refinería en Pasadena, Estados Unidos. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias