lunes 26, septiembre 2022
spot_img

España, bloqueo político y división en la izquierda

Moscú, 8 mar (Luis Rivas, Sputnik). – «Hay algunos tan de izquierdas que son capaces de votar contra los socialistas para que la derecha siga en el poder». Estas palabras, pronunciadas por el Secretario de Organización del Partido Socialista Obrero Español, (PSOE) contra la formación de Pablo Iglesias, Podemos, forma parte de la serie de reproches que los líderes del PSOE hacen al nuevo partido de izquierda, tras el rechazo de este a apoyar en el Congreso un Gobierno dirigido por el líder socialista Pedro Sánchez.

Tres meses después de las elecciones generales, España sigue sin poder formar un nuevo Gobierno sustentado en los resultados de las urnas. Mariano Rajoy, líder del conservador Partido Popular (PP), sigue pues en el poder, aunque de forma provisional.

Rajoy, cuyo partido fue el más votado el 20 de diciembre, renunció a intentar obtener el apoyo del Congreso para formar Gobierno, argumentando que no tenía los apoyos suficientes dentro de la cámara. El PP, recordemos, perdió nada menos que 63 diputados con relación a los últimos comicios, donde obtuvo 186, diez más de la mayoría absoluta.

El líder de los socialistas, Pedro Sánchez, con solo 90 escaños de los 350 del Congreso, sí aceptó la proposición del Rey Felipe VI para intentar recabar apoyos del resto de formaciones políticas.

Sánchez y su partido insistieron antes y después del voto en la posibilidad de unir sus fuerzas a las de las organizaciones situadas a su izquierda, como Podemos, tercera fuerza electoral con sus aliados autonómicos, y Unidad Popular. La principal incompatibilad entre el PSOE y Podemos es, en teoría, el desacuerdo en la celebración de un referéndum en Cataluña para pedir a los ciudadanos de ese territorio su opinión sobre la independencia de la región.

Esa era, al menos según el PSOE, la principal línea roja que no estaban dispuestos a pasar. Podemos, por su parte, insistía en que no podían renunciar a esa consulta. El partido de Pablo Iglesias, que ha obtenido resultados espectaculares en Cataluña y el País Vasco, no puede, por su parte, aparcar una propuesta que precisamente le ha producido un buen rédito político en esas autonomías. Pero las diferencias entre las dos principales formaciones españolas de izquierda no se paran ahí.

LOS SOCIALISTAS CAMBIAN DE PAREJA DE BAILE

Tras los resultados del 20 de diciembre, Podemos sorprendió al PSOE proponiéndole formar un Gobierno de coalición en el que Pablo Iglesias ocupara el cargo de vicepresidente, y otros miembros de su partido se hicieran cargo de las principales carteras del Gabinete. Podemos incluía en la propuesta la inclusión de ministros de otras fuerzas minoritarias de izquierda, en proporción a los votos obtenidos.

Los socialistas no podían aceptar una idea que para ellos significaba un control sobre su propia política y una cesión de los principales resortes del poder, incluidos los económicos y los servicios de inteligencia.

Los iniciales ánimos de Pedro Sánchez por formar un Gabinete de coalición con la izquierda empezaron a apagarse. A ello ayudaron también las principales figuras históricas de su partido y los denominados ‘barones’ regionales, asustados ante la posibilidad de convertirse, según ellos, en marionetas guiadas por un partido de la izquierda radical, como consideran a Podemos.

El PSOE se encontraba en la disyuntiva de llegar al poder apoyado en la izquierda de su izquierda, renunciando a muchos de sus principios, o arriesgarse a que Podemos le supere en las urnas en una nueva convocatoria anticipada de las elecciones. Los analistas, interesados o no, no dejan de insistir en que Podemos solo busca empequeñecer al PSOE y convertirse así en la principal formación de izquierdas del escenario español.

Después de semanas de acercamientos aderezados de reproches mutuos, el minoritario partido Unidad Popular-Izquierda Unida, lo que queda del antiguo Partido Comunista, logró celebrar una reunión de todas las fuerzas de izquierda. Y cuando las fuerzas más conservadoras de la sociedad empezaban de nuevo a temblar, el PSOE destapó un acuerdo negociado con la formación centrista Ciudadanos, con la que firmó una serie de 200 medidas como base de sustento de un eventual Gobierno «progresista y reformista».

Así se llegó al voto de investidura en el Congreso de los Diputados. El PSOE, que con sus 90 diputados más los 40 de Ciudadanos no llegaba a la mayoría, intentó obtener la abstención de Podemos en una segunda votación donde la mayoría simple le llevara al poder. Podemos subrayó su negativa a dejar la vía libre a un Gobierno de centro-izquierda e insistió en que hubiera sido más fácil para el PSOE intentar la gestación de un Gabinete con todos los grupos de izquierda, apoyados por algún partido nacionalista.

PABLO IGLESIAS UTILIZA LA ‘CAL VIVA’

Pedro Sánchez reprochó a Iglesias que impidiera con su voto negativo el final de la era Rajoy y el fin de un Gobierno de derechas. El líder de Podemos insistió en que Sánchez no era libre de tomar decisiones propias dentro de su propio partido y puso como ejemplo la negativa del exjefe de Gobierno y principal referente del socialismo moderno español, Felipe González, a formar un Gobierno con Podemos. En su argumentación, Pablo Iglesias se refirió a González como quien «tiene las manos manchadas con cal viva «, en referencia a la llamada ‘guerra sucia’ contra el terrorismo de ETA, de la que se acusó al Gobierno del PSOE durante el mandato de Felipe González.

El ataque verbal de Iglesias ante uno de los tótems del socialismo español, y, por supuesto, el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, agrietaron aún más los débiles lazos entre las dos formaciones de izquierda. El PSOE acusa a Podemos de haber impedido un Gobierno de izquierdas que hubiera apartado del poder a Mariano Rajoy. Le acusa, también de ser el responsable de que muchas de las medidas socioeconómicas incluidas en el plan firmado entre socialistas y centristas no puedan ponerse en marcha por la cerrazón de Pablo Iglesias.

En un aumento del duelo dialéctico, el PSOE ha amenazado a Podemos con retirarle su apoyo en los ayuntamientos que la formación de Pablo Iglesias o sus aliados regentan, como Madrid, Barcelona o Zaragoza, por ejemplo. A su vez, Podemos responde que harían lo mismo en las comunidades autónomas donde los socialistas gobiernan gracias a su apoyo.

Tras la primera investidura fallida en la historia de España, el Rey debe proponer de nuevo el intento de algún partido por obtener una mayoría en el Congreso. También podría, en teoría, convocar ya elecciones o proponer a un ‘independiente’ o a un ‘técnico’ la formación de un Gobierno. Algo que pocos analistas ven factible.

Las posibilidades que se abren para evitar nuevos comicios en junio existen, pero parecen abocadas al fracaso si los principales partidos siguen sin ceder en sus planteamientos.

La gran coalición, es decir, un Gobierno que incluya a PP, PSOE y Ciudadanos, con Rajoy al frente, es la propuesta del actual inquilino de la Moncloa. El PP insiste en que como partido más votado, no puede autoeliminarse de la competición para ceder el poder a una coalición de centro-izquierda encabezada por Sánchez. Rajoy asegura que no se retira, como incluso le exige una parte de los militantes de su partido. Para estos, sería mejor que el PSOE gobernara con Ciudadanos, antes de que llegara a acuerdos con Podemos. Y, para ello, estarían incluso dispuestos a ceder el poder.

Esa gran coalición, con Rajoy o sin él a la cabeza, es impensable para los socialistas y también para el líder de los centristas de Ciudadanos, Albert Rivera, que machacó al primer ministro en funciones durante las sesiones de investidura.

El PSOE insiste en no desligarse de su pacto con Ciudadanos y, por lo tanto, la posibilidad de un Gabinete puramente de izquierda parece imposible. Un Gobierno de transición con un centrista como Rivera a la cabeza es otra posibilidad, pero el PP, que compite con él en las urnas por el voto centrista, no lo apoyaría, siempre en teoría.

Así, los españoles, que creyeron desde el 20 de diciembre pasado en iniciar una nueva etapa política, con la renovación de sus parlamentarios y con la introducción de aire fresco en el hemiciclo legislativo, se ven algo perdidos en un juego político considerado más bien como politiquería, donde la mayoría de las formaciones no están dispuestas a ceder un milímetro para facilitar la formación de un nuevo Gobierno.

El juego político ha pasado de los escaños de las Cortes a los platós de televisión, el lugar preferido por los líderes políticos para hacer pasar sus mensajes y sugerir o rechazar propuestas. La ciudadanía empieza a estar harta de ese juego y la principal consecuencia podría ser una mayor abstencion en el caso de una nueva convocatoria a las urnas. Con la seguridad, además, de que unos nuevos comicios no variarían en mucho los resultados del 20 de diciembre. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias